El pampeano que ilusiona a Lanús y miran en Europa

DAVID SAYAGO AFRONTA SU TERCERA TEMPORADA EN LANUS Y ASPIRA A GRANDES COSAS

El juvenil santarroseño se destaca con goles en las inferiores del Granate, donde lo hacen jugar con el espejo del artillero correntino. Con un paso por la selección juvenil, quiere ganarse un lugar entre los profesionales y ya es mirado desde Alemania.
“En las inferiores nos hacen jugar con el mismo esquema de la Primera, por lo que yo era el Sand de la sexta… La diferencia es que no hice tantos goles como él”, asegura con una sonrisa David Sayago, uno de los tantos admiradores del correntino José Sand, que a los 37 años tuvo un 2017 inolvidable llevando al Club Atlético Lanús a la final de la Copa Libertadores de América.
El juvenil santarroseño, que ya lleva dos años en el Granate, a fuerza de goles se ha ganado un lugar en la consideración general de las formativas de AFA, con un paso por las selecciones juveniles incluido y con un potencial futuro europeo, a tal punto que desde Alemania ya lo han sondeado de cara a la próxima temporada.
Con voz de hombre y un físico imponente -no son pocos los que se sorprenden cuando lo ven y lo comparan con el chiquilín que a los 15 años debutaba en la Primera de Belgrano de Santa Rosa-, Sayago se ha convertido en uno de esos centrodelanteros con presencia, como si el espejo Granate le devolviera la imagen de un Sand rubio y con 20 años menos.
“Tengo cosas parecidas a Sand, aunque no es que yo juegue así, sino que me hacen jugar así. Lo que buscan es que todas las categorías jueguen como juega la Primera, con el mismo esquema”, explica el joven pampeano, que con la reciente salida de Sand a Colombia (seguirá su carrera en el Deportivo Cali) ahora tendrá en lo más alto de su club a otro “Tanque”, Germán Denis, por lo que los pasos a dar este año en la escalera de las inferiores tendrán el mismo estilo.

Año movido.
El 2017 para Sayago fue intenso. Arrancó el año entrenando en el predio que la AFA tiene en Ezeiza junto a la selección Sub 17 que se estaba preparando para el Sudamericano de Chile, pero en el último corte quedó fuera de la convocatoria luego de que el entrenador Miguel Micó se inclinara por la lógica: lo llevó a Facundo Colidio, el “9” de Boca Juniors que ya fue comprado por el Inter de Milán.
“Fue duro y tuve un bajón, pero ya desde el inicio sabía que iba a ser difícil ir al Sudamericano, porque había llegado hacía poco a Lanús y había jugado pocos partidos en AFA. Aparte peleaba el puesto con Colidio, de Boca, que las metía todas y ahora está en el Inter”, reflexiona hoy el pibe surgido en las infantiles de Sarmiento y que luego hizo las inferiores en General Belgrano.
“Como había estado con la selección, no hice la pretemporada con Lanús, pero igualmente arranqué bien, fui titular casi todo el campeonato de sexta división y metí más de diez goles”, agrega Sayago, quien logró destacarse en el plantel que dirigía el ex futbolista granate Sebastián “El Turco” Salomón.
“En lo personal fue un buen año, aunque terminamos en mitad de tabla y no fue el mejor campeonato con el equipo”, explica el hijo de Mario “Titaco” Sayago, que fue llevado a Lanús por Ariel Paolorrossi, previo paso por Olimpo de Bahía Blanca.

Hacer goles.
Esta semana, David cerró sus vacaciones y se presentó para iniciar la pretemporada (su tercera en el club) con la quinta división del Granate, en un 2018 clave para su carrera porque el próximo 8 de junio cumplirá 18 años, con todo lo que eso significa para un chico que aspira a ser profesional.
“La pretemporada son siete días en los que hacemos triple turno y todos estamos concentrados en el club. La exigencia física es muy grande”, dice el joven pampeano con cara de saber lo que le espera. “La pensión es un lujo y nos tratan muy bien. Sólo tenemos que pensar en jugar al fútbol y esforzarnos todos los días”, añade el delantero.
Y en ese sentido, su objetivo 2018 está más que claro: “Tengo que jugar y hacer goles para llegar a Reserva, que es el paso previo a saltar a Primera División”, equipo que ahora es dirigido por Ezequiel Carboni, quien hasta el año pasado estuvo en la Reserva. “El nos conoce a todos los chicos, iba a todos los partidos de inferiores y sabía quiénes andaban mejor. Es muy bueno para nosotros que Carboni sea el DT de Primera”, agrega con expectativas renovadas.

El sueño europeo.
Desde que Sayago se afianzó en Lanús, uno de sus consejeros -además de su familia- es Mario Suárez, su representante, una figura clave en el fútbol de hoy donde las relaciones y los contactos suelen ser tan importantes como los goles.
Fue justamente su manager quien le acercó en los últimos meses una propuesta tan arriesgada como tentadora: la posibilidad de irse a Europa, particularmente a Alemania, apoyado en que el juvenil tiene antepasados alemanes (su abuelo Marcelo Pundang) y la doble ciudadanía abre puertas gigantes. “La oferta está, pero tengo que esperar hasta junio para cumplir 18 años y ver si me hacen contrato en Lanús”, dice Sayago.
“Hoy estoy en Lanús y no pienso en otra cosa que en la pretemporada. Después, si no puedo seguir y se da lo de Alemania, bienvenido sea. Pero hoy tengo la cabeza en el torneo, en jugar bien y en hacer goles para subir a la Reserva”, cierra poniendo distancia David, el pampeano que ilusiona a los granates con goles a lo Sand.