El sueño de la piba

“Mi mamá me quería hacer practicar patín, básquet, hockey, de todo…, pero lo mío siempre fue el fútbol”, dice con una sonrisa Luisina Allochis, la zurda de Arata que a los 14 años fue seleccionada por River Plate y acaba de dar un salto gigante en su sueño de ser futbolista profesional.
“Intenté mandarla a hacer de todo, otros deportes, pero ella me decía que quería jugar al fútbol. Y el día que accedí y le dije que podía ir a entrenar fútbol…, la carita de felicidad que puso nunca más se la vi, ni en un cumpleaños ni con cualquier regalo”, asegura su mamá Gaby, feliz por haber tomado la decisión correcta y apoyar a su hija.
Los dos testimonios resumen la pasión de Luisina por el fútbol, un deporte en el que se destacó desde chiquita y que hoy la llevó al club de sus amores, River Plate, donde intentará alcanzar la meta que se puso cuando empezó a patear una pelota.

De Arata a River.
Luchi Allochis comenzó a jugar al fútbol desde que aprendió a caminar en las cales de Arata. Sus hermanos mayores practicaban voleibol, pero ella ya había elegido su deporte y, cuando su mamá le dio el visto bueno, empezó a jugarlo entre los varones, en el Club Rivadavia y de la mano de entrenador Mataco Cahais, quien también insistió para que la familia accediera.
Desde ese primer día no paró de crecer y se fue transformando en una enganche habilidosa y rápida, que también suele jugar como delantera. Pasó por los Juegos Deportivos Pampeanos, los Juegos Evita y la Liga Deportiva Municipal, hasta que Talleres de Córdoba la seleccionó en una prueba y la incorporó a sus planteles.
En los últimos siete meses estuvo viajando a Córdoba cada quince días para entrenar y jugar en la “T”, donde logró destacarse con chicas mayores. Y ese crecimiento le permitió dar un paso más: su actual entrenador, Leonardo Schieda, le consiguió una prueba en River y en el Millonario quedaron encantados.
“Había en total 200 jugadoras. Primero seleccionaron a quince chicas entre Primera División y Sub 17, y al final quedamos cuatro: tres para Primera y yo para la Sub 17”, comentó ayer Luchi en diálogo con LA CHUECA, evitando decir que ya había sido elegida luego del primer corte tras hechizar a los entrenadores con su zurda.

A la Libertadores.
Como ocurría cuando estaba en Talleres, los primeros pasos de Allochis como jugadora de River serán a la distancia, viajando cada quince días, aunque ella no ve la hora de instalarse en Capital Federal para seguir con sus estudios (va a segundo año del secundario) y entrenar cada día en el Millonario. “Ya me quiero ir; un poco voy a extrañar, pero la idea es que mi mamá se vaya conmigo”, comentó la futbolista.
El primer gran examen para Luisina será un torneo Sub 14 que jugará River, con una primera etapa en Buenos Aires, una segunda en Uruguay y las finales en Disney. Después llegará el torneo local y la Liga de Desarrollo Sub 17 que organiza la Confederación Sudamericana (Conmebol), que es una especie de Copa Libertadores femenina de juveniles y para la que la pampeana ya fue seleccionada.
“Es un sueño; soy hincha de River y estar jugando ahí es único”, sentenció la admiradora de Lionel Messi, a quien le copia movimientos en su afán de crecer como futbolista.
“Mi objetivo es llegar a Primera División y voy a hacer todo el esfuerzo necesario para conseguirlo”, cerró la “Messi pampeana”, que empezó a patear una pelota entre los varones de Rivadavia de Arata y hoy ya es jugadora de River, con apenas 14 años.

Todas por un sueño
Las pruebas en River fueron encabezadas por el entrenador del equipo principal, Daniel Reyes, y sus colaboradoras Vanesa Sarroca y Viviana Vázquez Roa. En tres días observaron a 200 chicas de todo el país, de entre 14 y 30 años. Al final seleccionaron a cuatro jugadoras: tres mayores y una Sub 17, la pampeana Luisina Allochis, de 14 años.