Inicio Deportes El turf espera el regreso

El turf espera el regreso

SE SUSPENDIERON DOS DE LAS CARRERAS MAS IMPORTANTES DE LA PAMPA

El turf es otra de las actividades deportivas que desde marzo se vio afectada por la pandemia de coronavirus. En el hipódromo del Jockey Club Santa Rosa actualmente se encuentran alrededor de 150 caballos, que quedaron al resguardo de los cuidadores que pueden trabajar con todo el protocolo correspondiente.
En La Pampa, ya fueron quedaron postergadas, al menos momentáneamente, dos de las carreras más importantes que se disputan en los hipódromos provinciales: la 65º edición de la Polla de Haras Pampeanas, que se iba a correr en Santa Rosa; y la Polla de Potrillos, que se hace en Catriló.
La tradicional Polla de Haras Pampeanas es la competencia más importante que se corre en La Pampa. La carrera estaba programada para disputarse el pasado 5 de abril, sobre una distancia de 800 metros, en el Hipódromo de Santa Rosa. La prueba está reservada para productos de dos años, debutantes, hijos de sementales radicados en la provincia al momento del servicio correspondiente.
Por su parte, la decimoquinta edición de la Polla de Potrillos estaba prevista que se corriera ayer, con 33 inscriptos, pero la pandemia de coronovirus también llevó a su postergación. Esta carrera, que se desarrolla en el Club Hípico y Social Catriló, en la más importante que se corre en esta pista.
Sin carreras a la vista, el turf argentino sufre, como cualquier otro sector de la sociedad, un parate que aumenta día tras día el nivel de incertidumbre económica en todos sus actores y la angustia de un público que hace de las apuestas un estilo de vida.
La situación actual, de absoluta parálisis, no tiene registro desde los años 70 cuando la organización del turf nacional lanzó un programa de carreras diarias a partir del sistema lumínico instalado en los principales hipódromos (Palermo, San Isidro y La Plata)
De esa manera, la actividad se transformó en una industria para algunos -propietarios de studs, cuidadores y jockeys. La pandemia de coronavirus planteó una compleja realidad para el turf argentino, que de celebrar jornadas diarias en distintos recintos hípicos pasó a más de 50 días sin carreras.
Ante esta situación, y con el objetivo de dar a conocer cómo sobrellevan este momento, las personas ligadas a la actividad destacaron que «el turf es trabajo». «Le da trabajo a un millón de personas en la Argentina. No es un juego de azar. La apuesta es solo el último eslabón de una cadena que une trabajo y productividad» mencionaron en un comunicado.