El Xeneize ganó y sigue en la pelea

SUPERLIGA: RIVER RESCATO UN PUNTO EN SU VISITA A BANFIELD

Boca Juniors continúa a la expectativa para luchar por el título en la Superliga, al derrotar anoche a Lanús, por 2-1, en el partido disputado en la Bombonera por la fecha 19.
El equipo dirigido por Gustavo Alfaro, que está invicto en su corto ciclo de cinco cotejos (tres triunfos, dos empates), todavía no muestra las ropas de candidato y adolece de un funcionamiento colectivo ideal para treparse a una vanguardia que tiene a 10 puntos.
Sin embargo, el conjunto xeneize suma y sigue, apoyándose en la jerarquía de sus hombres de ataque o en la facilidad que exhibe para llegar al gol.
El lateral Emmanuel Más, con un cabezazo, abrió la cuenta a los 10m., del segundo tiempo.
El interminable José Sand (St. 14m.) obtuvo el empate provisorio para Lanús, que interrumpió una racha de cuatro victorias en fila y siete cotejos sin perder.
Pero Mauro Zárate (st. 15m.), con un disparo que se desvió en Gabriel Carrasco y despistó al arquero Matías Ibáñez, le dio cifras definitivas a la pizarra.
Con un partido pendiente (que jugará el miércoles ante Atlético Tucumán), Boca quedó a 10 unidades de Defensa y Justicia, el rival que enfrentará el domingo próximo, en Florencio Varela.
Boca gana mientras busca su identidad. Los simpatizantes xeneizes se entusiasman con pelear hasta el final, más allá de que el rendimiento todavía esté en veremos.

Iguales.
River Plate tuvo que esforzarse para empatarle cerca del final 1-1 a un entusiasta y juvenil Banfield de Hernán Crespo, en el estadio Florencio Sola, por la decimonovena fecha de la Superliga.
El Millonario estuvo lejos de una buena versión colectiva y sumó un punto por los chispazos de sus individualidades. Lucas Pratto marcó la igualdad en el rebote del penal que le atajó el colombiano Mauricio Arboleda.
Banfield dejó buenas sensaciones en sus juveniles y en Jesús Dátolo. El local se había adelantado por un tanto de Agustín Fontana, en una posición adelantada no advertida por el árbitro Silvio Trucco.
A puro entusiasmo, Banfield presionó y acorraló a River en el comienzo, y le generó problemas en su salida. Además, le tapó a los receptores y convirtió en figura al arquero Armani.
El visitante llegó por segunda vez en 22, con una pelota “pinchada” de Quintero para Suárez y el cordobés de primera la tiró apenas afuera.
Cinco más tarde, se cortó la luz en el estadio y se interrumpió el juego por 18 minutos. En la reanudación, Banfield siguió mejor y a diez del final casi anota Fontana con una mediavuelta que sacó Armani.
En el complemento, Banfield encontró el gol en una polémica jugada, porque, tras un córner desde la derecha de Dátolo, la tomó Urzi por izquierda, disparó y la desvió Fontana en posición adelantada no advertida. Ese toque del delantero sorprendió a Armani y terminó con el 1-0.
Pratto habilitó a los 36 a Suárez y el cordobés fue derribado por Bravo dentro del área. Trucco cobró el penal y el Oso se hizo cargo. Arboleda adivinó la intención y atajó, pero el rebote salió al medio y el delantero definió para anotar el 1-1.

Sin goles.
Talleres de Córdoba y Huracán decoraron ayer un atractivo empate sin goles, en el estadio Mario Kempes, en la continuidad de la fecha 19 de la Superliga de fútbol de Primera División.
El conjunto dirigido por el DT Juan Pablo Vojvoda reservó mayoría de titulares, pensando en el compromiso de ida que sostendrá el miércoles ante Palestino de Chile, por la tercera fase de la Copa Libertadores.
De cara a ese importante encuentro, el elenco del barrio Jardín recibió una impensada y desgraciada noticia: el marcador de punta Leonardo Godoy sufrió la fractura del peroné derecho en el entrenamiento a puertas cerradas desarrollado ayer a la mañana.

Sueña Tigre.
Tigre venció 2 a 0 a Central, con un gran primer tiempo y dio un paso enorme en su lucha por salvarse del descenso.
Los goles del “Matador” fueron convertidos por Federico González, a los diez minutos del primer tiempo, y por Lucas Janson, a los 38 de la misma etapa.
Central jugó uno de sus peores primeros tiempos del campeonato, al extremo que pateó dos veces al arco y, en contrapartida, fue un equipo largo, con enormes espacios vacíos en el medio, que corrió poco y se expuso a las réplicas de Tigre cada vez que perdía la pelota, especialmente el uruguayo Washington Camacho, que pasó de ser una de las figuras del complemento con River a otro jugador, literalmente, ayer, en la tórrida tarde del Gigante de Arroyito.