Inicio Deportes El Xeneize se hizo fuerte en la altura

El Xeneize se hizo fuerte en la altura

COPA LIBERTADORES: BOCA GOLEO COMO VISITANTE A LA LIGA DE QUITO

Boca Juniors goleó ayer 3-0 a Liga de Quito en los 2.850 metros de altura del Estadio Olímpico Atahualpa, por la ida de los cuartos de final de la Copa Libertadores, y quedó muy bien perfilado para la revancha.
Ramón Ábila, Emanuel Reynoso y Luis Caicedo en contra convirtieron los tantos del equipo de Gustavo Alfaro.
A los 47 minutos, fue expulsado Jefferson Orejuela en el local, por lo que el conjunto de la ribera jugó desde el inicio del segundo período con un hombre más.
El Xeneize no pareció sufrir los efectos de la altura, se plantó firme en el campo y manejó los hilos de un partido en el que prácticamente no sufrió sobresaltos.
El visitante ya avisó a los 7 minutos con un remate del santarroseño Nicolás Capaldo que logró despejar con esfuerzo Adrián Gabbarini. Tres minutos más tarde, el pampeano Alexis Mac Allister puso un gran pase largo entre los centrales para que Ábila dejara en el camino al arquero y abriera el marcador.
Tuvo otra «Wanchope», a los 27, tras una buena apilada, pero su definición salió pegada al palo derecho.
La expulsión de Orejuela sobre el final de la etapa mejoró aún más la situación del Xeneize, que arrancó el segundo período con otro golpe para la ilusión de los ecuatorianos.

Goleada.
Tan solo transcurría un minuto y Reynoso clavó un tiro libre perfecto junto al poste izquierdo de Gabbarini, que nada pudo hacer para evitar el 2-0.
Esteban Andrada recién intervino por primera vez a los 15, cuando salió rápido para tapar un peligroso mano a mano.
Liga de Quito no generó nada once contra once, casi nada cuando se quedó con diez y encima cometió graves errores en defensa.
El equipo de Gustavo Alfaro se plantó bien en el medio, descansó con la pelota y pareció no haber quedado afectado por los 2.850 metros de altura de la capital ecuatoriana.
Pudo haber ampliado Boca pero Roldán, a instancias del VAR comandado por el venezolano Jesús Valenzuela, anuló un gol a Eduardo Salvio por una posición adelantada previa.
A los 35, Ábila durmió a Caicedo tras un pelotazo largo de Andrada, Gabbarini le tapó el remate, pero la pelota rebotó en el propio Caicedo y se metió en el arco para darle a Boca una ventaja que lo puso con un pie en semifinales.
El desquite se disputará el miércoles 28 de agosto, en La Bombonera, y el ganador de la serie irá en semifinales
con River Plate o Cerro Porteño, que esta noche en el Monumental abrirán la llave de cuartos de final. (Iam)