Inicio Deportes El Zonal 2000 mostró lo mejor

El Zonal 2000 mostró lo mejor

SEGUNDO DIA DE PRUEBAS COMUNITARIAS EN EL AUTODROMO PROVINCIAL

El Zonal 2000 cumplió ayer con las pruebas comunitarias que se realizaron en el Autódromo Provincia de La Pampa, ubicado en cercanías a Toay, que lució impecable y que fue preparado para cumplir con los protocolos correspondientes por la pandemia del coronavirus que armó el Gobierno de esta provincia.
El automovilismo volvió a rugir durante el fin de semana con ensayos que fueron fiscalizados por la Federación Pampeana de Automovilismo Deportivo (Fepad). El sábado fue el turno para las categorías la Fórmula Renault Pampeana, el Promocional, el TC Pampeano y el Turismo Pista Pampeana. Además también fue autorizado a girar el Chevrolet del TC4000 de Javier «Tigrecito» Guindani.
En tanto que ayer la jornada estuvo reservada para el Zonal 2000, categoría que en los últimos años experimentó un notable crecimiento en cantidad y calidad de máquinas, ayudado por el entusiasmo que generó un reglamento que comenzó a incorporar autos de modelos más nuevos.
La actividad de ayer, al igual que el sábado, inició a la mañana y se extendió hasta las 17. Los principales pilotos que fueron protagonistas el año pasado llegaron con sus autos y sus colaboradores con la emoción de poder realizar entrenamientos tras casi nueve meses, primero por el receso y después por la pandemia del coronavirus.
El excelente estado de las instalaciones del autódromo y todo el trabajo que se realizó para cumplir con los protocolos fue destacado por los propios deportistas, y a su vez agradecieron el apoyo por parte del Gobierno. «Para nosotros es una gran alegría estar acá, en este lugar. Volver a sentir el sonido de los motores», enfatizaron.
El principal objetivo de los pilotos fue sentir nuevamente la sensación y la adrenalina que despierta el automovilismo, y a su vez probar varios elementos como parte del desarrollo que siempre necesitan los autos para continuar bajando los tiempos por vuelta.
El campeón de la categoría, el trenelense Matías Hernández, arribó con su flamante Renault Clio, que reemplaza el Fiat Uno que tantas satisfacciones le dio el año pasado. «Cambié el auto porque me gustó el Clio, y porque es un nuevo desafío para el equipo. El hecho de que nos dejaran probar es una oportunidad para saber en dónde estamos parados», dijo el joven en diálogo con LA CHUECA.
A varios metros de Hernández se ubicó el equipo del castense Lautaro Guardamagna, con el Gol que es preparado por su propia familia. El múltiple campeón de kárting, que supo también incursionar en la Fórmula Renault Pampeana, aprovechó al máximo el Gol color rojo.
«Estoy aprendiendo a llevar un auto de tracción delantera. Tenemos que mejorar en el aspecto mecánico y tengo que mejorar yo como piloto. Tenemos que tomarlo con paciencia», señaló.
Cerca de la torre de control, el piquense Mariano Acebal no desperdició ninguna tanda de las pruebas en su Ford Escort, con el que en el campeonato 2019 luchó por los primeros puestos.
«Sabemos que por el momento no habrá competencias, pero teníamos la necesidad de venir a pasar una linda jornada y probar para ver cómo responde el motor. El día que arranque el campeonato tengo pensado disputarlo por completo, y salir a ganar», sostuvo.
También participaron de las pruebas los santarroseños Matías Rojo (Chevrolet), Héctor «Negro» Lotto (VW Gol), Adrián Alcala, Gino Bernardelli (VW Gol) y Liber De Dino (VW Gol), los piquenses Albano Doroni (Ford Escort), Mauro Costan (Fiat Uno) y Cristian Gariglio (Ford Escort), el castense Javier Motta (Opel) y los quemuenses Tomás Asunción y Luciano Mayordomo.