Inicio Deportes Elbe campeón Latinoamericano en Chile

Elbe campeón Latinoamericano en Chile

El viernes próximo los integrantes de Elbe (Abogados B) que hace 25 años en Viña del Mar, Chile, consiguieron el Campeonato Latinoamericano de Fútbol para Profesionales del Derecho, celebrarán con una cena un acontecimiento hasta entonces inédito.
Porque cuatro años más tarde lo volverían a hacer, esta vez en Neuquén.
Fue exactamente el 13 de octubre de 1996 cuando disputaron la final en el Estadio El Sauzalito de Viña del Mar el equipo pampeano frente a Río Cuarto, y la definición sería por la vía de los penales.
Iba a ser el primer campeonato obtenido por un equipo de Santa Rosa y de La Pampa en competencias nacionales e internacionales para abogados. Y tenía un sabor especial, porque Abogados había perdido tres finales consecutivas; ’93 Concordia; ’94 Mendoza; y ’95 Montevideo.
Cabe decir que nuestra provincia comenzó a participar en esos torneos a partir de l989 (Nacional en Concordia). A partir de allí ya no dejó de decir presente.

Cosas del fútbol.
El fútbol tiene historias y situaciones que no son fáciles de explicar. Esa vez las cosas y el destino quisieron que del «descarte» de jugadores -esto es la separación de un grupo que se entendía era mejor, y conformaba el equipo A- surgiera Elbe.
Los memoriosos precisan que el predio de ATE (en la ruta 35) fue testigo del origen de Elbe. Alguien, que ya no integraba el equipo más fuerte dijo: «Y vamos a Chile igual». Dicen que alguien les había dicho a varios que no contaba con ellos; y alguno un poco más afectado por esa frase, sostiene hasta hoy que en algunos casos para esas palabras no había razones futbolísticas.

En Chile.
¿Y qué pasó en Chile? Elbé pasó la ronda clasificatoria, levantando un partido con Río Cuarto, que perdía por 2 a 0. «Empatamos 2 a 2 con un gol de cabeza sobre la hora de Mariano Fernández (hoy vicegobernador de la provincia). Ya ahí apareció algo que anunciaba que algo podía pasar», dijo por estas horas uno de los jugadores de aquel Abogados B.
Dicen que en cuartos de final hubo un partido que «fue una verdadera batalla. Le ganamos a Montevideo. Fue 1 a 0 en un típico partido de argentinos y uruguayos… ese día Lichi Ranocchia (arquero de Elbe) sufrió una grave lesión que lo apartó de lo que quedaba del torneo», siguió.

Goleada a el «A».
Por más que algunos -pasado tanto tiempo- elijan palabras más o menos cautelosas para recordarlo, hubo un punto de inflexión. Porque quedaba la semifinal con Abogados A de Santa Rosa.
Y el mismo jugador que ahora relata lo ocurrido continúa: «Se jugó el sábado 12 de octubre en Pucón, hora 18. Ahí estaba el tema: los primeros del abecedario con Elbe. Y nuestro triunfo fue rotundo, terminante, indiscutible. Elbe se impuso 4 a 0 con goles de Rovito, Kalinger, Martínez y Falciola. La mística en el fútbol de abogados decía presente y había más…», dijo el narrador.

Una bisagra.
Se sabe que aquel partido resultó una bisagra en lo que a fútbol de abogados se refiere por estas tierras. Mario Aguerrido aseguró que eso «motivó nervios, roturas de expedientes y enemistades que aún perduran de la mano de aquella goleada y… sí, baile. Los chilenos preguntaban en el curso del partido como era el tema de las letras acá por La Pampa y dado la superioridad de la B sobre la A».
Con respecto a la final cabe decir que fue una típica final de 0 a 0. Hubo que ir a los penales, y Aldo Walter Díaz, «El Gaucho» tuvo el campeonato en sus pies, pero marró su disparo. Si Río Cuarto acertaba el ultimo penal se debía seguir ejecutando hasta decretar el ganador. Pero aparecieron las manos del Negro (José Luis) Orozco (había reemplazado a Ranocchia) y los muchachos de Elbe gritaron que eran campeones latinoamericanos. Contra todos los pronósticos, incluso de los otros abogados lugareños.
Campeón con la valla menos vencida, la delantera más goleadora. Todos los premios y la Copa de Campeón, la primera para abogados de La Pampa.
Eso van a festejar mañana. Porque el campeonato que ganaron en el 2.000 en Neuquén será motivo de otro encuentro. Y estará muy bien que así sea.