Inicio Deportes "En el ascenso la peleamos todos"

«En el ascenso la peleamos todos»

CRISTIAN CANUHE Y UN PARATE QUE AFECTO DEPORTIVA Y ECONOMICAMENTE A FERRO DE PICO

La pandemia de coronavirus golpeó de lleno a Ferro Carril Oeste de General Pico. El Verde estaba peleando mano a mano con los mejores equipos del Torneo Federal «A» y soñaba con luchar por el ascenso a la Primera Nacional, pero el parate y la posterior suspensión del certamen afectaron directamente a sus ilusiones.
Hay aún una luz de esperanza porque desde el Consejo Federal anunciaron que en septiembre u octubre -si las condiciones sanitarias lo permiten- podría reanudarse el campeonato para disputar los ascensos, pero no hay precisiones ni de tiempos ni de quiénes podrían participar de ese mini torneo por un lugar en la categoría superior. Hasta la suspensión, Ferro estaba entre los seis mejores de la Zona 2 como para integrar el Hexagonal Final por el ascenso.
Y a ese cachetazo deportivo en la que quizás era su mejor temporada en la divisional, se sumaron las complicaciones económicas que la inactividad generó, primero en el club y hoy en cada uno de los integrantes del plantel, que fueron licenciados y viven entre la incertidumbre de cuándo volver a jugar (muchos quedarán libres a mitad de año) y la necesidad de generar un ingreso para superar el día a día.
«En el ascenso la peleamos todos», resume Cristian Canuhé, dejando en claro que son «muy pocos» los futbolistas de Primera División que pueden estar un par de meses sin cobrar, como declaró en su momento Carlos Tevez y armó un revuelto en todo el ascenso.
«Estamos en la tercera categoría del fútbol argentino, que es semi profesional, pero hay muchos muchachos que tienen una necesidad terrible», asegura el experimentado futbolista toayense, que este año se sumó al Verde y en principio tenía un acuerdo hasta fines del próximo mes.
«En mi caso todavía estoy bien, pero hay algunos compañeros que tuvieron que empezar a hacer otras actividades, como delivery, para generar un ingreso para su familia. El futbolista del ascenso vive al día, no le sobra nada», explica el mediocampista ofensivo con pasado en Defensa y Justicia, Audax Italiano de Chile, Atlético Rafaela, San Martín de San Juan, Temperley, All Boys de Floresta y Alvarado de Mar del Plata.

– ¿Estaba al día Ferro con el plantel?
– Nos adeudaban marzo, que es cuando se paró todo, y ahora están tratando de ver cómo solucionan los gastos con nosotros porque no tuvieron más ingresos; sé que están esperando que ingrese una plata. Pero los dirigentes siempre se portaron muy bien, mostraron predisposición cuando pasó todo esto y se mantienen en contacto permanente.

Más cerca.
Kity Canuhé tiene 32 años y el año pasado fue uno de los artífices del ascenso logrado por Alvarado de Mar del Plata a la Primera Nacional. Pero luego de un primer semestre sin mucha continuidad en la segunda categoría del fútbol argentino, decidió regresar a La Pampa para sumarse al interesante proyecto del Ferro de Mauricio Giganti (el DT que logró el ascenso con el Torito marplatense) en el Federal «A», y para estar más cerca de su Toay natal.
«Gran parte de la decisión pasó por estar más cerca de la familia, y además Ferro es un club que está muy bien, ordenado y que armó un equipo competitivo con un técnico muy profesional. Por eso era un combo de estar cerca de casa y seguir en un fútbol profesional», señala Canuhé al referirse a su decisión de ponerse la camiseta del Verde en enero de este año.
Y su apuesta fue muy buena hasta que el coronavirus empezó a derribar ilusiones. Se incorporó de la mejor manera al plantel y aportó su categoría a un equipo que, al momento del parate, estaba entre los seis que lucharían por un ascenso.
«Fue un golpe duro porque se había armado un lindo equipo para esta etapa final. Eramos muy competitivos y además no había ningún cuco en nuestro grupo como para decir que era el señalado para ascender. Estaba todo muy parejo y nosotros muy ilusionados. Fue un bajón cuando se paró todo», se lamenta el futbolista surgido de Guardia del Monte.
Luego de la suspensión momentánea del Federal «A», los jugadores de Ferro continuaron entrenando todos los días de manera virtual, y a la vez grupal, para mantenerse en forma en caso de una inmediata reanudación. Sin embargo, con la expansión de la pandemia el Consejo Federal suspendió definitivamente el torneo, aunque dejó una puerta abierta para que los ascensos se disputen en cancha -si es posible- a partir de septiembre.
«Ahora nos liberaron a todos, los que vivíamos en los departamentos del club los dejamos y en mi caso, que estaba vinculado hasta mitad de año, esperaré a ver qué pasa más adelante. Veremos si podemos jugar por el ascenso y cómo siguen las cosas en Ferro con respecto al plantel», dice Kity desde Toay y con un halo de preocupación.

– ¿Te gustaría seguir en Ferro más allá de lo que pase con este torneo?
– Sí, porque estaba bien, es un club muy profesional y además estaría cerca de mi familia.

– ¿Cómo vivís ahora el día a día sin el fútbol?
– No es fácil. Trato de mantenerme con una rutina, de cuidarme con la alimentación… Yo ya soy grande y tengo que tratar de no perder fuerzas para cuando pueda volver. Pero es todo muy extraño y te sentís raro por la abstinencia de fútbol.

El Nacional es posible.
Cristian Canuhé tiene experiencia en las más altas categorías del fútbol argentino, desde el Federal «A» a la Primera División, y no duda cuando es consultado sobre las posibilidades de Ferro de General Pico para llegar y mantenerse en la Primera Nacional (ex Nacional B). «Sí, se puede estar en el Nacional, sin dudas», afirma.
«Ferro ya lleva muchos años en el Federal, que es un torneo desgastante en todo sentido, y por eso está preparado. La dirigencia ya sabe lo que significa estar en un nivel alto, ya tiene experiencia, y también tiene un cuerpo técnico muy profesional que sabe lo que es un torneo como el Nacional», agrega Canuhé.
«Además, a medida que pasan los años y Ferro se mantiene ahí, mostrando que es un club serio y ordenado, los jugadores ya lo empiezan a mirar de otra manera y se entusiasman con venir. Se va armando toda una rueda que te permite competir. Por eso yo creo que, si hay apoyo, puede llegar y mantenerse en la Primera Nacional», cierra.