Inicio Deportes En Roland Garros, 16 años después

En Roland Garros, 16 años después

El tenis argentino vivió ayer una jornada de gloria, en la que repitió presencia en semifinales de ambos cuadros de Roland Garros luego de 16 años, gracias a las soberbias actuaciones de la rosarina Nadia Podoroska y el porteño Diego Schwartzman, en el tercer y último Grand Slam de la temporada.
Podoroska tuvo un sobresaliente desempeño para agigantar su sueño, ya que venció a la ucraniana Elina Svitolina (5°) con parciales de 6-2 y 6-4 para convertirse en la primera jugadora de la Era Abierta que se metió entre las cuatro mejores del certamen parisino sobre polvo de ladrillo.
Y cuando todavía el éxtasis por Porodoska se mantenía en el ambiente, Schwartzman regaló un partido de antología contra el austríaco Dominic Thiem (3°), al que venció en una batalla de cinco sets.
Ambos tenistas albicelestes revolucionaron el estadio principal «Phillipe Chatrier», como hace 16 años cuando Paola Suárez, David Nalbandian, Guillermo Coria y Gastón Gaudio se ubicaron en semifinales.
La «Peque» Podoroska necesitó de 1h20m de juego para demostrar un carácter impresionante, dominar con un saque sólido, un drive poderoso -metió 30 winners- y constantes cambios de ritmo y alturas.
Las victorias de Podoroska se trasladarán inmediatamente a su ránking, ya que se aseguró presencia entre las mejores 47 del escalafón de la WTA; y enfrentará mañana a la polaca Iga Swiatek (54º ), que superó a la italiana Martina Trevisan (159º) por 6-3 y 6-1 y también avanzó a semis por primera vez.

Schwartzman.
Diego Schwartzman concretó ayer la mejor actuación de su carrera al instalarse en las semifinales tras imponerse en un maratónico partido sobre el austríaco Dominic Thiem por 7-6 (7-1), 5-7, 6-7 (6-8), 7-6 (7-5) y 6-2.
El «Peque» Schwartzman, ubicado en el puesto 14 del ranking mundial de la ATP, expuso su corazón en una verdadera batalla con Thiem (3), campeón del US Open el mes pasado, y se adueñó de la foto del festejo final tras 5 horas y 9 minutos de juego, en la cancha central Philippe Chatrier, en el complejo ubicado en el coqueto barrio parisino de Bois de Boulogne.
El austríaco, de 27 años y dos veces campeón del Argentina Open, en el 2016 y 2018, había sido finalista este año en Australia (cayó ante el serbio Novak Djokovic), luego ganó el US Open y era candidato al título, pero terminó por claudicar ante Schwartzman, quien recibió una doble recompensa, el pase a semifinales y el acceso al «top ten» que lucirá su ranking a partir del lunes de la semana que viene, cuando ocupará el octavo puesto.
El argentino enfrentará el viernes al español Rafael Nadal, quien en el último partido del día, ya de madrugada, venció al promisorio italiano Jannik Sinner (75) por 7-6 (7-4), 6-4 y 6-1.
Schwartzman, finalista hace dos semanas en Masters 1000 de Roma (perdió ante Djokovic, número uno del mundo), instaló su nombre entre los cuatro mejores de Roland Garros, algo que había logrado por última vez el tandilense Juan Martín Del Potro en la edición del 2018.