Inicio Deportes Entre los derechos y la biología

Entre los derechos y la biología

EN RADIO NOTICIAS, PUJOL HABLO DE LA PRIMERA FUTBOLISTA TRANS EN LA PRIMERA DE AFA

La delantera platense Mara Gómez, de 22 años, fue anunciada la semana pasada como refuerzo de Villa San Carlos, que juega el torneo profesional de fútbol femenino, por lo que si es autorizada por la AFA se convertirá en la primera jugadora trans en participar del campeonato de Primera División argentino.
El caso de la goleadora, que procede del club Las Malvinas (de la Liga Amateur de La Plata) y que a los 18 años logró cambiar su identidad en el DNI, desató una serie de debates en el mundo deportivo a causa de la supuesta ventaja física que tendría sobre el resto de las futbolistas por haber nacido como varón.
En ese contexto, Ayelén Pujol, periodista especializada en fútbol femenino y género, abrió el juego al hacer énfasis en los derechos que la jugadora tiene como mujer, más allá de que por una cuestión hormonal pueda poseer un físico más potente que el de otras chicas.
«La sociedad en la que vivimos no es binaria, nos quisieron hacer creer que solo era posible ser hombre o mujer y que para cumplir con eso había ciertas formas. Por suerte eso va cambiando», señaló para abrir el tema Pujol, también futbolista y autora del libro «¡Qué jugadora!», en el que hace un repaso de los 100 años del fútbol femenino en nuestro país.
En una charla con Radio Noticias, y citando a su colega Paula Rodríguez, la periodista destacó que «hay una sociedad que avanza mucho más rápido que los reglamentos», y se alegró porque cada día hay una mayor «visibilidad de que nuestro mundo está integrado por identidades diversas».
En ese sentido, puso sobre el tapete los debates que se dan en el deporte «vinculados a cuestiones biologicistas», y aclaró que «no» comparte la posición de quienes afirman que «Mara, porque nació varón, tiene ventajas deportivas sobre las compañeras».
«Aparece como dado o establecido que si naciste o te asignaron el género masculino, porque naciste con pene, tenés más fuerza que las asignadas mujeres. Y no es tan así», explicó Pujol. «Los que lo afirman apelan a los niveles de testosterona y a las reglas del COI, que dice que si superás tal nivel no podés competir con mujeres. Y es una norma discriminatoria porque excluye. Además, en nuestro país hay una Ley de Identidad de Género y Mara está bajo esa ley porque tiene su DNI como mujer», agregó.
«Tiene una ley que la ampara para ir a AFA como mujer y además está haciendo el tratamiento de hormonización, que lo que hace es bajar los niveles de testosterona y genera modificaciones en tu cuerpo», cerró como para posicionar el tema.

¿Sólo lo físico?
En otro tramo de la charla, Pujol se preguntó irónicamente si «en el fútbol sólo se tiene en cuenta la fuerza como destreza a utilizar para competir», o si hay otros valores como «la habilidad o la inteligencia», y fue más lejos al aclarar que, aunque haya parámetros generales, «no todos los varones tienen los mismos niveles de testosterona».
«Esa posición es esgrimida desde la medicina, el mismo lugar que durante mucho tiempo catalogó a la homosexualidad como una patología», disparó la periodista, y en ese sentido habló de la constante discriminación que padecen las personas trans, cuya expectativa de vida en Argentina es de 36 años.
«La mayor problemática es desarrollar su vida; les cuesta mucho conseguir trabajo por la discriminación, y si no podés trabajar no podés desarrollar tu vida», comentó, y describió que por esos motivos lamentablemente «el espacio para las personas trans en nuestra sociedad es la noche, y en general haciendo trabajos con su cuerpo, lo que trae aparejadas enfermedades y eso está directamente relacionado con la corta expectativa de vida».
Y amplió: «Con el acceso al deporte pasa lo mismo, cuando desde la escuela primaria te dividen en mujeres y varones. ¿Qué lugares hay para los otros cuerpos, para los cuerpos diversos? Son necesarios un montón de cambios sociales para romper con el binarismo».

Un derecho.
Para cerrar el tema y abrir aún más el debate, Pujol reconoció que algunas colegas de Gómez se mostraron en desacuerdo con la posibilidad de que ella se sume a la Primera División, esgrimiendo el tema de «la ventaja deportiva» que puede sacar porque nació como varón, lo que implicaría que es más fuerte o tiene mayores niveles de testosterona.
«Yo acepto la postura de la medicina y de los análisis en el alto rendimiento, pero creo que tenemos que preguntarnos si no contrastan con cuestiones vinculadas a los derechos, y qué es lo más importante ahí», planteó la periodista. «Y qué te genera esa postura; si el hecho de pararte en esa posición no te hace excluir a personas o tener cierta transfobia», amplió.
Finalmente, y tras aclarar que «hay antecedentes» de chicas trans jugando en torneos amateurs argentinos, Pujol se manifestó feliz por estar viviendo un momento histórico en cuanto a los derechos ganados por el fútbol femenino. «Es súper interesante poder ser testigo de este momento histórico. Estoy muy contenta porque nunca pensé que iba a ver un fútbol femenino semiprofesional, y con futbolistas comprometidas y hermanadas para igualar la cancha», cerró.

Las “desigualdades” en el deporte.
Elizabeth Gómez Alcorta, ministra de Mujeres, Géneros y Diversidad, anticipó ayer que mantendrá la próxima semana una reunión con su par de Turismo y Deportes, Matías Lammens, para evaluar cómo avanzar en políticas públicas para terminar con las «inmensas desigualdades» que hay en el deporte.
«La semana que viene tenemos una reunión con Matías Lammens y con (la secretaria de Deportes) Inés Arrondo. Tenemos una agenda común y un excelente diálogo con los dos», sostuvo la funcionaria nacional.
En diálogo con CNN Radio Argentina, la abogada advirtió que «hay un trabajo enorme» para realizar en materia de igualdad de género y aclaró que «no sólo con el fútbol».
«En el deporte los estereotipos femeninos y masculinos se agravan, las desigualdades son inmensas», advirtió Gómez Alcorta.
Al ser consultada sobre la decisión de Vélez de incluir cláusulas de rescisión de contratos en caso de que alguno de sus jugadores incurra en delitos de violencia de género, la ministra celebró: «Hay un camino que muy paulatinamente se empezó a recorrer. Celebramos todo lo que cada uno de los clubes haga en relación al tema, porque es central para la práctica diaria».