Inicio Deportes Ex goleador de La Pampa en un partido con tribunas llenas

Ex goleador de La Pampa en un partido con tribunas llenas

SEBASTIAN MERLO Y LA VUELTA A PLENO DEL FUTBOL DE VIETNAM

El delantero Sebastián Merlo, que brillara en Ferro Carril Oeste de Intendente Alvear y con un paso posterior por Ferro de General Pico, experimentó en estas horas el regreso a la actividad casi de manera normal, porque volvió a jugarse el fútbol vietnamita y con asistencia de público en las tribunas, marcando una diferencia con otros países en los que la actividad regresó pero sin espectadores.

Merlo nació hace 35 en Jovita, en el sur de Córdoba, pero tras un paso frustrado por las inferiores de Talleres inició su carrera futbolística en La Pampa, defendiendo los colores del Verde alvearense. A Ferro llegó en 2005 y se destacó como goleador en la Liga Pampeana y en el Torneo Provincial hasta que, luego de ser campeón de La Pampa en 2008, decidió dar el salto al fútbol internacional.

Su destino fue Vietnam, país que lo adoptó desde 2009 y en el que lleva ya once años, con apenas un impasse en 2015 para jugar en Ferro de General Pico. Idolo en el Da Nang, club en el que jugó diez años, en esta temporada cambió de equipo para ponerse la camiseta del Nam Dinh, también de la Primera División vietnamita y de la ciudad que lleva el mismo nombre, a la que se fue a vivir con su esposa (pampeana, de Bernardo Larooudé) y sus hijos.

Pero la pandemia de coronavirus, que se inició en China (uno de los países con los que limita), golpeó de lleno a su nueva aventura, porque apenas pudieron jugarse dos partidos del campeonato de Primera División (hizo un gol en cada uno) antes de la suspensión de la actividad a mediados de marzo.

Regreso a pleno

Más allá de algunas licencias especiales para los futbolistas que tenían familia, Merlo explicó que en Vietnam «nunca se dejó de entrenar» pese al cese de actividades, en tanto que aclaró que a fines de abril se levantó la cuarentena y se volvió a la vida normal, destacando a los vietnamitas como quienes lograron escapar a la pandemia.

«Acá la gente usa el barbijo como parte de su vida normal. No se lo pusieron ahora, se usa de toda la vida, fue algo con lo que no hubo que renegar. Al virus, siempre lo fueron corriendo y ganando», destacó el mes pasado en una nota con Página 12. Y agregó: «Creo que, en un 90 por ciento, lo que se logró fue gracias a la población. La infraestructura sanitaria acá no es la mejor, en los hospitales hay mucho descontrol, y sin esa colaboración de la gente no se hubiera podido lograr esta salida increíble. Quizás estaríamos como en Indonesia, que tampoco son tan fuertes y la están pasando mal. Aquí lo han hecho genial, se esmeraron muchísimo».

Vietnam limita al norte con China, pero los cuidados fueron tales que sólo se contabilizaron 325 casos positivos sobre más de 95 millones de habitantes. No hubo ninguna muerte y su último caso lo registró 40 días atrás.

En ese contexto, y a diferencia de otros países que retomaron el fútbol (como Alemania y Costa Rica) sin espectadores, en Vietnam regresó a pleno con gente en las tribunas y sin respetar la distancia social.

Uno de los protagonistas de este «adelanto mundial» fue el propio Merlo, que la semana pasada jugó dos partidos por la Copa Nacional con mucha gente en las tribunas, y ayer estuvo en el regreso de la Liga V (Primera División), con más de 15 mil espectadores en las gradas.

«Cerca de 15 mil personas ingresaron» al estadio Thien Truong de la ciudad de Nam Dinh, informó ayer la televisora local CAB VTV con respecto al encuentro en el que el equipo local, en el que Merlo jugó los 90 minutos, perdió 2-1 con Viettel.
Según el informe, para este choque por la tercera fecha del certamen, la mayoría de los asistentes -muchos con barbijos- se ubicaron en las dos cabeceras laterales del escenario, que tiene una capacidad de 30 mil espectadores.

Pese a la apertura, para cada partido el público debe cumplir con algunas reglas de prevención, como medirse la fiebre en la puerta del estadio y utilizar alcohol en gel, aunque en las tribunas no es obligatoria la distancia ni el uso de barbijos.