Inicio Deportes Falleció "Catito" Gouts, protagonista de una época de oro del motociclismo

Falleció «Catito» Gouts, protagonista de una época de oro del motociclismo

A los 74 años dejó de existir ayer en Santa Rosa Norberto Carlos Gouts, conocido popularmente como «Catito». Hijo de una reconocida familia de la ciudad, «Catito» fue amante del deporte motor, y sobre todo del motociclismo, actividad en la que supo destacarse desde mediados de los años ’60.
Fue protagonista de notables duelos en speedway junto a otros grandes de la época, como Dante Gariglio, Vasco Beascochea, los hermanos Mazzoni en su último tramo (después Baby), José María Suárez, Carlos Torres, Oscar Sáez y muchos otros.

En el «anillo embrujado».
Eran fantásticas aquellas famosas carreras que se disputaban en el «anillo embrujado» del Club General Belgrano, cuando la cancha de fútbol tenía una disposición distinta a la actual: en torno al rectángulo se formaba un óvalo donde competían los motociclistas.
Pero además «Catito» -junto a una importante camada- se unió con pasión al motociclismo rutero, donde supo ser gran animador, ganando competencias y etapas con su Zanella 105cc., que le preparaba su también recordado hermano Edgar «El Pato» Gouts.

Preparador y dirigente.
Con posterioridad «Catito» no se sumó a los que empezaron a incursionar en competencias en el autódromo santarroseño, pero sí continuó como preparador y sobre todo como dirigente deportivo. «Fue gran colaborador cuando con un grupo compramos motos importadas de Italia. Él estuvo trabajando mucho para hacer que no hubiera inconvenientes en que llegaran a Santa Rosa», lo recordó por estas horas «Tory» Casais.

Sumamente apreciado.
«Catito» fue un protagonista sumamente reconocido -y también el resto de su familia, cabe señalar- por su espíritu solidario que lo mostraba siempre dispuesto a dar una mano a quien lo necesitara.
Su taller -ubicado en Avenida Spinetto y Tierra del Fuego- fue centro de grandes reuniones de los amantes del motociclismo, que lo consideraban un verdadero referente de la mecánica lugareña.
Además «Catito» se desempeñó muchos años como perito -en la parte de accidentología- de la Policía provincial.

La despedida.
Su deceso enluta naturalmente a su familia, a su compañera Sonia Socco; a sus hijos Eric, Gonzalo, Geraldine y Mónica; sus hermanos, primos, sobrinos y nietos. Y por supuesto resulta muy sentida en el ambiente donde resultó tan apreciado como el del motociclismo.
Su sepelio se realizó ayer por la tarde, y sus restos fueron trasladados al cementerio local.