Inicio Deportes Federal A, una incógnita

Federal A, una incógnita

FERRO, ENTRE LA POSTURA DEL "NO SE PUEDE JUGAR" Y LA DEL "QUE LO JUEGUEN TODOS"

El futuro inmediato del Torneo Federal «A» es toda una incógnita. Desde que el Consejo Federal decidió suspender el certamen por la pandemia de coronavirus, aclarando que los ascensos a la Primera Nacional se iban a disputar en cancha cuando la situación lo permitiera, se barajaron muchísimas posibilidades de continuidad, especialmente después de que en el horizonte apareciera una fecha probable para la vuelta a los entrenamientos.
Sin embargo, la postergación de ese regreso por las complicaciones sanitarias en diferentes provincias obligó a recalcular todo nuevamente y, a medida que avanzan los días, las posturas de los equipos de la categoría son muy diversas.
Están los que opinan que ante este panorama será imposible volver a jugar un certamen que finalice antes del 31 de enero, que es la fecha límite que puso la AFA, y también aquellos que se animan a plantear que un campeonato es viable y que no solo lo podrían jugar quienes estaban peleando por ingresar a los hexagonales, sino todos los equipos de la divisional y con posibilidades de ascender para todos, tal cual sucederá con la Primera Nacional.
En el medio, Ferro Carril Oeste de General Pico, el único equipo pampeano en la tercera categoría del fútbol argentino, se mantiene expectante y con los pies sobre la tierra, con la intención de luchar por un ascenso como lo venía haciendo hasta el parate (estaba en zona de clasificación al hexagonal de la Zona 2), pero a la vez evaluando los posibles formatos de torneo para a partir de allí rearmar su plantel.

Posturas.
Desde que la divisional decidió no volver a los entrenamientos el 7 de septiembre, tal cual se había habilitado, las dudas se acentuaron al mismo tiempo que los planteos de los clubes en cuanto a los formatos. En principio, la mayoría había propuesto regresar a las prácticas a fines de este mes, pero ante la situación vivida en algunas jurisdicciones ahora hablan de hacerlo el 5 de octubre, previos testeos de todos los planteles.
Sin embargo, algunos insisten en que no se puede planificar un regreso si no hay un formato de torneo a la vista. Y allí aparecen todo tipo de alternativas.
Entre los equipos encumbrados, la que más adeptos tiene, teniendo en cuenta que el calendario se va acortando, es jugar directamente los hexagonales con los que estaban en zona de clasificación, incluso ampliando esos grupos de seis a ocho, para darle la posibilidad a aquellos clubes que peleaban por un lugar (otros quieren reducir las zonas a los cuatro mejores). Volviendo a entrenar en octubre y comenzando la competencia a mediados de noviembre, en dos meses y medio sería posible cerrar el torneo y definir los ascensos en cancha.
Pero en las últimas horas muchos equipos elevaron propuestas diferentes de cara a una nueva reunión virtual de la categoría. Por un lado -los menos- están los que ven como imposible jugar el torneo y decididamente quieren terminarlo para reanudar todo en 2021.
Por otro, y apoyados en lo que sucedió con la Primera Nacional (todos los equipos competirán por los ascensos, desde los que estaban primeros cuando se paró todo a los últimos), algunos plantean que todos los equipos (30) tendrían que tener la chance de luchar por un lugar en la categoría superior.
Chaco For Ever, un club con historia y buen andar en el Federal actual (está entre los mejores de la Zona 1), es el impulsor de esta postura, que con el correr de los días fue sumando adeptos, especialmente de aquellos que hasta hace poco tenían nulas posibilidades de pelear por algo.
En ese contexto, de cara a la próxima reunión de la categoría (se haría el 15 de este mes vía Zoom) para definir los pasos a seguir, lo único certero es que la incertidumbre crece. Mientras tanto, la pandemia sigue azotando a diferentes regiones del país y las posibilidades de que haya fútbol parecen desvanecerse.