miércoles, 27 octubre 2021
Inicio Deportes "Fue un triunfo muy buscado"

«Fue un triunfo muy buscado»

JAVIER GUINDANI, TRAS LA VICTORIA DE LA PLATA EN EL TC4000

En su tercera temporada en la categoría, el santarroseño Javier Guindani conquistó el pasado sábado su primera victoria en el TC4000, una de las categorías más competitivas del país, cuya tercera fecha se llevó a cabo el pasado fin de semana en el Autódromo Roberto Mouras de La Plata. El pampeano fue escoltado por Emmanuel Pérez Bravo y Javier Funcia.
Guindani se impuso con un Chevrolet que es preparado en su totalidad en el taller de su familia en Santa Rosa. El motor lo trabaja el propio piloto, mientras que el chasis lo hace su padre, Ricardo, quien supo correr en el Supercar Región Pampeana.
Padre e hijo han formado una dupla que trasciende la Chevy del TC 4000: son los encargados de preparar varios autos del Supercar con singular éxito, cumpliendo con un proyecto que nació hace varios años y que logró consolidarse a base de un intenso trabajo.
«Fue un triunfo muy buscado. Ganar en el TC 4000 significó muchas cosas, sacarnos un peso de encima y demostrar que con trabajo pudimos ir desarrollando un auto en nuestro taller que es competitivo. Dimos un gran paso», manifestó Guindani, que agregó que el triunfo no llegó antes por mala suerte.
Con respecto a la carrera en la que obtuvo la victoria, Javier dijo: «Fue una carrera muy estresante. Fueron 14 vueltas, y desde la sexta que lideré, seguido por Pérez, que estuvo a un segundo o un segundo y medio. No me pude relajar en ningún momento».
«Con mi viejo tuvimos que hacer un millón de cosas para estar a la altura de los demás equipos. Fue una tarea muy dura. Y hoy la verdad que no puedo creer que hemos podido ganar a señores motoristas y chasistas», enfatizó.
El piloto sostuvo que el desembarcar en el TC4000 fue conocer otro mundo en el automovilismo, y que el nivel de los equipos fue el incentivo para que tanto él como su padre comenzaran a exigirse cada día más. «Las categorías nacionales te obligan a querer cada día ser mejores. Uno sabe que no puede darse por vencido, que debe insistir continuamente».

Piloto y mecánico.
Javier dijo que con el tiempo ha podido separar su tarea de piloto y mecánico. «Cuando estoy abajo del auto me concentro en lo que tengo que hacer en el motor para que funcione bien, después, a la hora de ponerme el casco, pienso en correr lo mejor posible. Lo único que hago es ir diciéndole por la radio lo que siento en el auto, para que lo anote».
Javier también destaca la buena relación que ha logrado con su padre a la hora de trabajar. «No fue fácil, pero hoy somos un equipo consolidado. Cada uno sabe lo que tiene que hacer, y se buscan soluciones en conjunto. Trabajar así nos da resultado. También tenemos el acompañamiento de la familia, que es importante».
Javier confirmó que tras la temporada que se está disputando, tiene pensado pegar el salto a otra categoría nacional. «Quizás me vaya al TC Pista Mouras. Este es un tema que lo hablamos cuando regresábamos de La Plata».