“Fue una carrera muy sacrificada”

KOZAC TIENE SERIAS POSIBILIDADES DE SER ADMITIDO EN EL PROXIMO DAKAR

El motociclista piquense Julián Kozac trazó un balance muy positivo de su reciente participación en la Dakar Series “Desafío de la Ruta 40”, que culminó el fin de semana, en el cual terminó en el sexto puesto en la última etapa y logró ubicarse decimocuarto en la clasificación general. Además subrayó a partir de esta destacada actuación es casi un hecho que será admitido por la organización del próximo Dakar que se disputará en enero del 2016. También destacó que su trabajo fue más meritorio aún porque tuvo que luchar contra los equipos oficiales, siendo que fue el único piloto particular que tuvo la exigente prueba que constó de cinco largas y duras etapas.
“Fue una carrera muy sacrificada y peligrosa, porque había lugares donde competíamos por caminos de montaña, con precipicios de 300 y 400 metros. Vos doblabas a fondo y ahí nomás tenías el precipicio”, dijo.
También señaló que le “fue bastante bien” en esta prueba internacional en la cual compitió contra pilotos experimentados y de primer nivel mundial, y que su actuación colmó sus expectativas personales.
“Nos fue bastante bien, colmamos las expectativas que teníamos, porque pensábamos estar entre los 20 primeros pero después mejoramos y terminamos la última etapa entre los diez mejores”, manifestó el pampeano.

Mejores momentos.
Esta prueba fue muy especial para Kozac y una experiencia nueva, puesto que cuenta con una dilatada trayectoria en el motocross provincial y nacional, y hasta compitió en karting y en TC Pampeano, pero nunca había sido parte de una exigente prueba de larga duración, en la cual prevalece la previsión, la resistencia, y sus conocimientos sobre navegación.
“Yo había hecho cursos de navegación pero esto fue algo muy diferente, pero día a día le iba tomando la mano a la prueba, porque hay un montón de cosas con las que tenés que cumplir. Al tercer día ya me sentí cómodo y empecé a acelerar un poco más y a andar un poco más rápido”, sostuvo.
Uno de sus mejores momentos en la prueba se dio en la cuarta etapa que se llevó a cabo el viernes, en la cual recorrieron el tramo Tinogasta – Chilecito.
“En la cuarta etapa venía octavo, estaba muy bien, me sentía cómodo, no venía cuidando tanto la moto, y entra en las dunas de Fiambalá, que son inmensas, donde perdí mucho tiempo para encontrar algunos waypoints. Ahí gasté mucho combustible y a falta de 2700 metros para el final, me quedé sin nafta”, dijo.

Cerca del sueño.
Kozac analizó que el segundo día de la prueba fue el “más complicado”, porque debió afrontar una etapa de 770 kilómetros, de los cuales 470 de carrera y el resto de enlace.
“El enlace se hizo de noche y llegamos muy tarde. Fue una etapa por la montaña muy dura. Arrancamos 6 y estuvimos más de 12 horas arriba de la moto. Muchos abandonaron”, expresó.
El motociclista, quien contó con la motorización de “Lalo” Martínez, y con la permanente asistencia en carrera de José Luis Bottaso y de Atilio Volpini, contó que es un casi un hecho que será admitido para competir en el Dakar que se llevará a cabo el próximo año.
“Había gente de la FIM (Federación Internacional de Motociclismo” que evaluaba a los pilotos y me dijeron que hay un 90 por ciento posibilidades de que me acepten en el Dakar, que me podía inscribir tranquilo, esta semana nos vamos a juntar para ver como lo afrontamos”, dijo.