viernes, 18 septiembre 2020
Inicio Deportes "Fueron 10 minutos raros y difíciles"

«Fueron 10 minutos raros y difíciles»

EL VOLANTE DE COSTA BRAVA NICOLAS OVANDO CONTRAJO CORONAVIRUS, SE RECUPERO Y DONO PLASMA

El habilidoso volante bahiense de Costa Brava de General Pico, Nicolás Ovando, se contagió de coronavirus, se recuperó y ya donó plasma en el Hospital Interzonal Doctor José Penna en Bahía Blanca. También se contagió Covid 19 otro conocido del fútbol pampeano: Juan Carlos Nani, quien es abuelo de la esposa del futbolista del club del Barrio Este de General Pico (ver aparte).
Ovando relató ayer que entre «fines de junio y principio de julio» le diagnosticaron el contagio de Covid 19. «Me sorprendió porque cumplimos con todas las pautas que establecieron para prevenir la enfermedad», destacó.
«Fui al médico porque tenía algunos síntomas y tenía miedo de tener algo y contagiar a mi señora y mis hijas. Al día siguiente me hicieron el hisopado. Cuando me avisaron no lo podía creer. Fueron 10 minutos raros y difíciles, porque me agarró desesperación y angustia por mi familia», expresó el futbolista en una entrevista telefónica con Radio DON de esta localidad.
La esposa, Estefanía Iglesias, y sus hijas Emilia (8), Francesca (3) y Faustina (1) no se contagiaron. Y Ovando permaneció 23 días aislados en una habitación de su casa, y ahora ya lleva 10 días de alta médica.
«Cuando me enteré, me comuniqué con mi familia, con los pastores y con oración generamos tranquilidad en mí y en toda la familia, porque también mis viejos y mis hermanos estaban preocupados», relató. «Gracias a Dios, mi mujer y mis hijas no se contagiaron. Y yo estuve tres días solamente con síntomas, pero al quinto día ya no tenía ni dolor de garganta», agregó.

Aislamiento y solidaridad.
En mi casa «me aislé en una habitación» donde «salía solamente para ir al baño y después mi señora hacía la limpieza con lavandina», recordó.
Durante el aislamiento de más de una veintena de jornada, Ovando aseguró que personalmente «fue un tiempo que lo tomé muy personal, como una prueba más de lo que Dios hace en mi vida», pero también pudo «practicar guitarra, siempre alabando a Dios y mucha Biblia». «Fue un tiempo productivo y reflexivo», analizó.
Y cuando ya tenía el alta médica se dirigió al Hospital Interzonal de Bahía Blanca para donar plasma. «Supuestamente se puede donar hasta tres veces. Ya llamé para sacar turno para hacer la segunda donación la próxima semana, porque puede servir para gente mayor y para quienes lo necesitan, y está es también una forma de colaborar», destacó.

«Se portaron muy bien».
El entrevistado destacó que siempre estuvo en contacto con el plantel de Costa Brava, que continuó entrenando vía Zoom ante la posibilidad que se reinicie la competencia del Torneo Regional Amateur. «Los días que estuve aislado hacia lo que podía en la pieza y con los dirigentes siempre estuvimos en contacto y nunca nos soltaron la mano», destacó.
Y ya está analizando el regreso a La Pampa, porque quizás «la próxima semana o la venidera» se instale nuevamente en General Pico, con vistas a la posibilidad de habilitación de entrenamientos.

¿Cómo sobreviven los semiprofesionales?.
Al ser consultado sobre el anuncio de los dirigentes de la AFA, olvidando que el regreso a los entrenamientos sería cuando todas las provincias se encuentren en Fase 4, que la próxima semana se reanudarán los entrenamientos para los equipos que compiten en la Copa Libertadores y fútbol femenino. «Este es un tema largo donde se tendría que analizar la situación de cada provincia, porque hay muchos jugadores que viven del fútbol y la están pasando mal. Sucede que los jugadores de los clubes de Primera siguen cobrando igual y tienen muy buenos sueldos, en el interior se hace difícil, pero afortunadamente tenemos familia, gente que nos ayuda y en este caso Costa Brava que no nos soltó la mano y realizó las cosas muy bien», relató Ovando.
«Tengo amigos -continuó- en otras provincias donde me cuentan que los clubes les soltaron la mano, y también es entendible porque es una situación muy difícil».
«En mi caso estas cosas las analizó mucho porque tengo familia y cuando elegí club este año me incliné por Costa Brava porque vi que se manejaban muy bien, y afortunadamente me respondieron y si hubiera ido a otro lado quizás estaría sin cobrar», dijo.
-Ovando, tiene una familia con tres hijas, ¿cómo atraviesa un futbolista semiprofesional una situación económica de estas características?
-En mi caso, creo en un Dios real y confió en él. Mirá, en el momento menos pensado venía un familiar con una caja llena de comestibles, y ahí vemos lo que Dios pone en el corazón de las otras personas. Y siempre creí en un Dios proveedor, un Dios que me da paz. Y siempre me mantuve tranquilo. La Biblia dice que no hay que preocuparse, sino ocuparse. Me enfermé y el mes pasado no tuvimos que tocar nuestra plata, porque toda la familia nos traía algo sin que pidamos, porque no podíamos salir.
-¿Siempre fue creyente o un determinado hecho lo volcó a la religión?
-Hechos, diría yo. Hace ocho años, pero crecí mucho en los últimos tres años. Dios me llevó a Villa Mitre donde conocí un pastor que se manejaba en el ámbito del fútbol, y me ayudó a crecer y cambiar cosas que estaban mal en mi vida. Y cada año, cuando tengo que ir a un club, me pongo a orar. Este año me paso que tenía varios clubes para ir, y yo oré mucho pidiendo al Señor que me demuestre donde ir, y sentí que era Costa Brava y no me equivoqué porque conozco la situación de otros clubes y no es como Costa Brava.

«Lo superó muy bien»
El ex futbolista y entrenador bahiense Juan Carlos Nani también contrajo Covid 19, y al ser una persona que está dentro de los grupos de riesgos, estuvo internado -algunas jornadas- en el Hospital Interzonal Doctor José Penna de Bahía Blanca. Nani fue entrenador de algunos equipos pampeanos, y como jugador se desempeño en equipos de Bahía Blanca, Boca Juniors, Lanús, pasó por el fútbol español en el Celta de Vigo, y de regres estuvo en Banfield, Chacarita, Lanús y equipos regionales del sur de Buenos Aires. Nani es abuelo de la esposa del mediocampista Nicolas Ovando. El futbolista de Costa Brava recordó que después que contrajo el virus, Nani «a los 10 a 15 días también fue diagnosticado» con el Coronavirus. «Es una persona grande, pero lo supero muy bien. Estuvo internado porque era una persona de riesgo, pero ya tiene el alta médica», relató Ovando.