miércoles, 27 octubre 2021
Inicio Deportes Ganó All Boys

Ganó All Boys

All Boys volvió a ganar. En su quinta presentación en la Zona Norte del Torneo Oficial de la Liga Cultural de fútbol, el Auriazul obtuvo su quinto triunfo y, por quinta vez, terminó con la valla invicta. En este caso fue 2 a 0 como local ante Independiente de Doblas, que llegaba como escolta y al que ya le sacó cinco puntos de ventaja.
Jerónimo Gutiérrez y Jeremías Lucero, de penal, marcaron los goles para los dirigidos por Mariano Ferrero, uno en cada tiempo. En tanto que los conducidos por Ricardo Corcuera, que no fueron menos que su rival, desperdiciaron varias ocasiones claras, entre ellas un penal que Raúl Alomo tiró por encima del travesaño.
El estadio Dr. Ramón Turnes, con un césped impecable y sin público por las restricciones impuestas a causa de la pandemia de coronavirus, fue el escenario ideal para el adelanto de la quinta fecha. En una tarde soleada, sin viento y con una temperatura agradable, el puntero y el escolta de la Zona Norte midieron sus fuerzas ante un puñado de espectadores presenciales (dirigentes, colaboradores y medios), en tanto que los simpatizantes debieron conformarse con escuchar la radio o seguir la transmisión paga vía streaming.
Y el espectáculo cumplió con las expectativas. All Boys mostró la solidez de siempre y le sumó oportunismo y efectividad para marcar la diferencia en los arcos; en tanto que Independiente ofreció su habitual buen trato de pelota y sus buenas intenciones, pero le faltó la contundencia de su rival para llevarse algo de Santa Rosa, como hubiera merecido.

Un golpe.
Independiente fue un poco más en el primer tiempo. Lo terminó perdiendo 1 a 0, pero en el trámite mostró más argumentos que All Boys para ponerse en ventaja. Y solo por esas circunstancias del fútbol y por el valor de sus individualidades fue el local el que se fue al descanso con el resultado a favor.
Luego de un inicio parejo, en el que el Rojo avisó con una linda media vuelta de Daniel Gehl que dio en el travesaño cuando Braian Roston ya no tenía nada para hacer, fue All Boys el que dio el primer golpe para comenzar a comandar las acciones. El gol fue una suma de virtudes de uno y errores del otro: Lucero se metió en el área por izquierda para anticiparse ante la lejana salida del arquero Alomo, giró con categoría para dejar al «1» desairado y habilitar a Gutiérrez, quien controló y definió de frente contra un palo ante el infructuoso cierre de los defensores.
Iban apenas 13 minutos y el local imponía condiciones, ante un Independiente al que le costó reaccionar. Pero con el correr de los minutos la visita encontró su ritmo, comenzaron las conexiones entre Emiliano Cocco, Emilio Ardohain, Eduardo Barcar y Daniel Gehl, y la ya histórica maquinaria del Rojo se puso en marcha, para funcionar a todo vapor en los últimos quince minutos de esa primera etapa.
All Boys, que para ese entonces se había acercado apenas con un disparo lejano de Miguel Desuque, empezó a sufrir en el medio y terminó jugando muy cerca de Roston. Fue justamente el arquero quien salvó su valla con una doble acción a los 32 minutos: paró un lindo remate de Cocco y dio un rebote corto, pero se repuso con una tremenda tapada en el mano a mano dentro del área chica ante Gehl.
Cuatro minutos después, Lucas Vassallo salió lejos y se abrió un hueco en la defensa que fue capitalizado por Julián Burgos con una corrida sobre la línea y un preciso centro atrás para Gehl, quien definió y se encontró con un cruce de Bruno Díaz que evitó el 1 a 1.
La tercera clarísima en ese gran momento de la visita se dio a los 40, luego de que All Boys marcara muy mal en un córner a favor: Cocco encabezó la contra, llevó la pelota hasta el área rival y cedió para el ingreso de Barcar, quien definió por arriba de Roston pero el juvenil Benjamín Portillo puso la cabeza para sacar la pelota sobre la línea.

Penales.
El inicio del complemento fue una especie de prolongación del cierre de la primera parte, con Independiente manejando la pelota, pero en ese caso sin profundidad. La última línea local se fue acomodando, Gehl quedó prácticamente aislado y todos los movimientos de las camisetas rojas se fueron tornando previsibles. Así, esa sensación de zozobra que evidenciaba All Boys ante la imposibilidad de tener el balón, se fue convirtiendo en una cómoda posición, sabiendo que el resultado lo favorecía, que la visita no lo dañaba y que en cualquier momento podía tener la chance de dar otro golpe.
Esa nueva estocada no tardó en llegar. A los 17 minutos Gutiérrez armó una contra, el siempre prolijo y rendidor Tomás Arzer la siguió con un centro que terminaba en la cabeza de Lucero, pero Saúl Araya lo tocó desde atrás y el árbitro Cristian Meritello no dudó en marcar el penal. El propio Lucero, con una definición suave contra un palo, puso el 2 a 0.
El partido se le puso cuesta arriba a Independiente, que pudo sufrir otro gol por un mano a mano del incansable Jonathan Fensel o por un remate frontal de Gutiérrez, en ambos casos controlados por Alomo. Pero en los últimos 15 minutos los de Corcuera volvieron a tomar las riendas, el ingreso de Cristian Baldissoni les dio la presencia en el área que necesitaban y crearon un par de chances como para decorar el resultado.
Sin embargo, Alomo desperdició un penal (falta de Roston a Cocco) con un remate muy alto a los 30 minutos; luego Baldissoni definió apenas desviado tras encontrar un hueco en el área; mientras que al final el arquero contuvo muy bien ante Federico Wilberger tras una linda jugada colectiva de la visita.
Fue un cierre que al menos dejó a Independiente con un sabor menos amargo, sabiendo que se fue con las manos vacías y a la vez consciente de que hubiera merecido algo. Pero enfrente estaba el insaciable All Boys, campeón de las últimas cinco temporadas y ahora puntero perfecto en cinco fechas.