Inicio Deportes "Gasta menos que un caloventor"

«Gasta menos que un caloventor»

La semana pasada fue noticia el lanzamiento a la venta de «Tito», el tercer auto eléctrico producido en Argentina por la empresa Coradir, que tiene su sede en la vecina provincia de San Luis. «El concepto es de un coche pequeño y ecológico adaptado a la realidad argentina, y gasta menos energía que un caloventor», aseguró el presidente de la empresa fabricante, Juan Manuel Baretto.
En declaraciones a El Aire de la Mañana, por Radio Noticias, el empresario puntano se mostró conforme con el trabajo realizado a lo largo de muchos años en cuanto a la producción de baterías de litio, indispensables para la movilidad de los autos eléctricos. «Hace muchos años que las fabricamos, cada vez con más potencia, pero para otras empresas», sostuvo.
Y agregó: «Sin embargo hace poco nos dimos cuenta de que había un sector que no estaba atendido y era la electromovilidad. Por eso empezamos una línea de ese tipo de baterías y nos pusimos a diseñar una plataforma que solucione el conjunto de batería, motor y lubricante que se trabajó durante toda la pandemia y cuando nos dimos cuenta habíamos hecho un auto entero».
De esa manera, el empresario resumió la historia del joven auto eléctrico, que es el tercero que se fabrica en el país y que fue lanzado la semana pasada a través de una preventa por 12 mil dólares a cambio oficial, es decir, poco más de un millón de pesos.
«Tito» fue el nombre elegido por la empresa fabricante con la intención de «generar confianza, que la gente lo sienta cercano y que no transmita desconfianza» porque no será importado sino que «se hará íntegramente en las dos plantas que Coradir tiene en San Luis», según contó Baretto en la entrevista radial.

Un concepto adaptado.
Al ser consultado sobre el concepto del auto, Baretto explicó que decidieron tomar la idea de «city-car», es decir, auto de ciudad. Sin embargo le hicieron algunas modificaciones adaptadas a la realidad socioeconómica argentina, que suele ser dispar en muchos aspectos de la europea, donde nació el concepto.
«El concepto de Tito es el de un coche pequeño y ecológico adaptado a la realidad argentina: el usuario del city-car en el resto del mundo es una pareja sin chicos o una persona sola, por lo que son solo de dos asientos. Pero al idearlo vimos que Argentina es mucho más joven y queríamos que fuera una opción de primer auto, por eso le pusimos cuatro asientos», contó el empresario. A su vez, dijo que esos asientos traseros «son mas pequeños, para chicos, niños o jóvenes», aunque «mide 1.84 metros y se puede ir sentado tranquilamente».
Otra de las cuestiones que son importantes a la hora de analizas las especificaciones técnicas de un vehículo eléctrico es la autonomía. Según Barreto, «Tito» tiene una independencia mayor a la del resto del mundo. «Este tipo de autos suelen tener 50 kilómetros de autonomía, pero nosotros al modelo básico le instalamos una autonomía de 100 kilómetros porque tenemos ciudades más extendidas, no tanto edificio», manifestó.
Curiosamente, «cuando llegas a casa, «Tito» se enchufa en el enchufe donde a veces conectas una aspiradora, por lo que no hay que hacer ninguna inversión».

Económico.
Finalmente, el empresario de la marca desarrolladora estableció una comparación para generar conciencia respecto de la reducción de gasto energético que representa el vehículo eléctrico fabricado en San Luis. Dijo que «hay cero daño ambiental y también cuidamos nuestro bolsillo».
«Lo más importante es que moverse en un auto eléctrico como éste es 10 veces más barato que en un auto de combustión. En autos tradicionales uno tiene un presupuesto de $10 mil por mes en nafta, pero cuando te subís a un «Tito» te movés por los mismos lugares y sólo vas a gastar un adicional de $1.000 en la factura de luz, o sea que el ahorro es de 9.000 por mes», completó.