Gremio silenció el Monumental

COPA LIBERTADORES: RIVER PERDIO Y BUSCARA DAR VUELTA LA HISTORIA EN PORTO ALEGRE

En un partido flojo de sus jugadores creativos, River Plate chocó anoche con el oficio de Gremio y perdió 1-0 en el estadio Monumental, resultado que lo obliga a buscar la hazaña dentro de siete días en Porto Alegre si quiere avanzar a la final de la Copa Libertadores de América.
A River le faltó la verticalidad y dinámica de sus últimos compromisos de local, y se encontró con un rival muy bien plantado, que se llevó un triunfazo de Buenos Aires, gracias al gol marcado de cabeza por Michel, y que reservó para el desquite a Luan, su principal figura.
La revancha de la semifinal se disputará el martes 30 de octubre, en Porto Alegre, donde podrán ingresar cuatro mil hinchas riverplatenses.

Parejo.
El partido fue enredado en el comienzo, con Gremio cerrándole los espacios a un River que no tuvo inteligencia para romper ese cerrojo.
Con el correr de los minutos, el equipo brasileño se fue animando y a los 24 tuvo su chance con un bombazo desde fuera del área de Cícero, que sacó muy bien Armani por arriba.
River extrañó en los 45 iniciales a Martínez y Quintero, quienes estuvieron en la cancha, pero no gravitaron. Sobre todo, el “Pity”, jugador que regresó después de un desgarro y volvió después de un mes. Así, el local dependió del sacrificio del colombiano Santos Borré y la precisión del juvenil Palacios.
En los quince finales antes del descanso, el “Millonario” apretó un poco, aunque le siguió faltando juego. A los 30, Palacios probó desde lejos y encontró a un seguro Marcelo Grohe, quien la tiró al córner.
La defensa de Gremio nunca estuvo mal parada y por eso River, al no poder entrar con pelota dominada o filtrada, dependió de disparos de media distancia y otra vez Palacios estuvo cerca en 39 y nuevamente hizo lucir a Grohe.

El gol.
River salió con decisión en el complemento y a los 4 estuvo muy cerca con un cabezazo de Maidana, luego de un córner desde la izquierda de Quintero y una cortina de Montiel.
Pero Gremio aprovechó una pelota parada y cuando iban 17 logró la ventaja con un cabezazo de Michel, luego de un preciso córner enviado desde la izquierda.
El local arriesgó con los cambios, pero siguió sin encontrar los caminos, frente a un ordenado Gremio que casi aumenta en 33, con un derechazo de Leonardo que casi se le mete a Armani.
En los últimos minutos, River empujó, tiró centros, estuvo cerca con un tiro libre de Quintero, pero nunca le encontró la vuelta para lastimar a un serio conjunto brasileño. El cierre encontró a los jugadores de River protestándole al árbitro Carrillo, pero fue el flojo partido del local el que frustró al Millonario. (Iam)