Homenaje en Toay

“Me motiva para seguir viniendo, no me quiero quedar en casa porque me entristece mucho”, señala entre lágrimas Héctor “Chori” Angelini, papá de Juan Marcos, el Tati, que falleció hace un par de semanas tras protagonizar un accidente con su avioneta.
A su lado, Luis José Di Palma, Josito, prefiere evitar las referencias a quien era su amigo y concentrarse en su regreso al Turismo Carretera, pero las emociones atraviesan su cuerpo y le impiden sostener la mirada de cara al papá del Tati.
Los dos se apoyan en la Dodge número 3 que hoy tiene pintados en su puerta los nombres de los dos amigos: “Tati Angelini 0+”, quien la manejó hasta hace un par de semanas, y “Josito Di Palma 0+”, quien tomó la posta al menos hasta fin de año y con aspiraciones de continuar en la próxima temporada.
El box del UR Racing emite una vibración especial que parece propagarse por todo el Autódromo Provincia de La Pampa, donde el Turismo Carretera llega para disputar su duodécima fecha del calendario (segunda de la Copa de Oro) y donde el Tati vuelve a vivir como piloto de la mano de su amigo Josito.
“Es una emoción grandísima que un amigo como Josito se haya subido al auto que manejaba el Tati”, dice el Chori Angelini, recordando que la amistad con la familia Di Palma data desde hace más de 35 años, cuando ni Josito ni el Tati habían nacido y el Loco Rubén Luis Di Palma hacía de las suyas en cada autódromo que pisaba.
“Para nosotros es un verdadero orgullo que Josito pueda manejar la Dodge. Ojalá tengamos continuidad; vamos a trabajar para que Josito maneje esta Dodge no sólo este año, sino también el año que viene”, agrega Angelini padre, con lágrimas en los ojos.
Josito intenta evitar las emociones, habla de “una buena clasificación” teniendo en cuenta que había sido su “primer contacto total con el auto” y destaca el “potencial” de cara al resto del fin de semana. “Me bajé del auto, lo vi al Chori y nos dimos un abrazo. Nos hace muy bien que esté acá”, agrega sin soltarle la mano al papá de su amigo.

Un Misil.
En la pista la velocidad se apoderó de la linda tarde toayense y Matías Rossi, el Misil de Del Viso, le hizo honor a su apodo y con una vuelta a puro acelerador se quedó con la primera clasificación de La Máxima.
En un poblado autódromo pampeano, donde el viento atravesaba la impecable pista, el piloto del Nova Racing se quedó con la pole provisoria con un tiempazo de 1m.14s.415/000 (a sólo 77 centésimas del récord del circuito que está en manos de Facundo Ardusso), y de esa manera mostró pergaminos como para defender el primer lugar de la Copa De Oro.
Con el Ford número 15, Rossi volvió a mostrarse como el más rápido, al igual que en las últimas dos fechas (Paraná y La Pedrera), y domina de cara a un sábado en el que se estima que subirá la temperatura, por lo que los tiempos serán difíciles de bajar.
Segundo quedó Alan Ruggiero, con el Torino del Sprint Racing, mientras que Mariano Werner (Ford) terminó tercero y el actual campeón y escolta de Rossi en el play off, Agustín Canapino, terminó cuarto con el mejor Chevrolet.
Quinto terminó Jonatan Castellano (Dodge), sexto Emiliano Spataro (Torino), séptimo José Manuel Urcera (Chevrolet), octavo Facundo Ardusso (Torino), noveno Gastón Mazzacane (Chevrolet) y décimo Guillermo Ortelli (Chevrolet).

Horarios
El Turismo Carretera tendrá hoy su segundo día de actividad en el Autódromo Provincia de La Pampa, con los entrenamientos libres a partir de las 12. Luego, a las 15 comenzará la segunda y definitiva clasificación, que determinará el orden de largada para las tres series de mañana. También hoy continuará la acción de la telonera TC Pista, que ayer tuvo como dominador al Chevrolet de Facundo Della Motta: a las 9 serán los entrenamientos, a las 11 la clasificación definitiva y desde las 14 se disputarán las dos series.