Huracán se coronó campeón

Huracán venció ayer a Rosario Central por penales 5 a 4, tras empatar sin goles, se coronó en la Copa Argentina de fútbol, jugará la próxima edición de la Copa Libertadores de América y consiguió el primer título desde el Metropolitano 1973.
La final, jugada en el estadio Bicentenario de San Juan, tuvo como principal figura al arquero de Huracán, Marcos Díaz, quien atajó dos penales. Huracán, que está en la B Nacional y lucha por volver a primera división, se cruzará ahora con River Plate, ganador de la Copa Campeonato, en la final de la Supercopa Argentina.
Huracán dejó en el camino a la instancia decisiva a Boca Juniors (2-0), luego Banfield (2-2 y 3-2 en los penales), Estudiantes de La Plata (2-2 y 3-2 en los penales) y Atlético de Rafaela (2-0).
Central llegó a la final tras superar a Juventud Unida de San Luis (3-1), Tigre (1-0), a los suplentes de River Plate (0-0 y 5-4 en los penales) y Argentinos Juniors (5-0).
El primer tiempo fue jugado con los nervios propios de una final, no tuvo siquiera una llegada clara, y al menos Huracán tuvo más tenencia de pelota y algo de iniciativa, pero sin profundidad en los últimos metros.
Después del descanso, Central salió con otra agresividad, se paró más adelante en el campo.
Cuando más retrasado estaba Huracán y parecía conformarse con la igualdad y los posteriores penales, creó la mejor opción del partido, en una réplica que derivó en un mano a mano de Ramón Abila, pero su remate bajo fue desviado por Caranta.
Sobre el final, el equipo de Parque de Los Patricios volvió a tener cerca el triunfo con el mismo protagonista, Abila, quien definió apenas desviado del poste izquierdo. (Télam)