Inicio Deportes Incarguarat denunció agresión a enfermero

Incarguarat denunció agresión a enfermero

UNION ENVIARA NOTA A LA LIGA

La dirigencia de Unión de Bernasconi enviará una nota a la Liga Cultural de Fútbol expresando su desagrado y preocupación por la agresión que sufrió el enfermero del equipo dentro del vestuario por parte de algunos jugadores y el técnico de Pampero de Guatraché, el lunes al término del partido.
Tras finalizar el encuentro en que el «Verde» venció 1 a 0 a la «Estrella», en partido correspondiente a la cuarta fecha del Torneo Oficial Clausura de la Zona Sur, los jugadores de Pampero ingresaron al túnel y al llegar al vestuario visitante habrían agredido al enfermero, que se encontraba en el lugar tras haber sido expulsado unos minutos antes.
El presidente de Unión, Rubén Incarguarat, expresó: «El árbitro expulsa a Nicolás Bergondi que estaba como enfermero en el banco, porque según él estaba haciendo tiempo cuando ingresaba a asistir a algún jugador. A Bergondi lo manda al vestuario y no podía salir debido a que la puerta da para la hinchada de ellos».
Explicó: «Los jugadores de Pampero, uno de ellos Matías Boto, ingresan al vestuario y comienzan a darle trompadas a Bergondi, al igual que el técnico García Barros (de Pampero). Bergondi se cayó adentro del baño de espalda y recibió patadas por todos lados. Cuando logra darse vuelta, pudo defenderse un poco de Boto, porque en ese lugar puede entrar una sola persona al ser angosto».
El dirigente indicó: «Después de que un juez de línea no lo pudo hacer, los jugadores de Pampero salieron del vestuario cuando actuó un policía, quien le dijo a Bergondi que se quedara adentro del baño. Después entraron mis jugadores, que fueron los que me informan la golpiza que había sufrido el enfermero».
Agregó: «Cuando me avisan de la agresión, miro para el sector visitante y había como 50 personas al lado de la puerta del vestuario que ocupamos. Luego sacamos a los jugadores por adentro de la cancha, y en ese momento le pegan una piña a un dirigente nuestro. También se produjeron algunos empujones».
«Lo más grave es lo de Nico. Lo agarraron entre cuatro o cinco personas y lo cagaron a palos dentro del vestuario. Le pedí al árbitro Marcos Gómez que le diga al línea que informe lo que vio cuando entró al vestuario, y le respondió que no vio nada y es mentira. A Bergondi le pegaron por todos lados y quedó con marcas».
Explicó que Bergondi no quiere hacer una denuncia porque trabaja en el hospital. «Lo que sí haremos es enviar una nota a Liga Cultural relatando lo sucedido. No sé tampoco por qué la Policía dejó la puerta abierta del vestuario».