Independiente retomó la buena senda

Independiente de Doblas le ganó ayer por 3-1 a Deportivo Winifreda en uno de los encuentros correspondientes a la sexta fecha del Torneo Oficial de la Liga Cultural de Fútbol, lo que le permitió al Rojo continuar como único líder de la zona norte y dejó al Depo en el último lugar de la clasificación.
Eduardo Barcar, Adrián Monsalvo y Federico Wagner, el último de penal, convirtieron para los visitantes; mientras que Marcelo Cisneros descontó para los locales, que tienen un panorama complicado porque quedaron relegados a la última posición y el domingo que viene tendrán fecha libre, por lo que cerrarán la primera fase en la cola, y posiblemente con mayor diferencia de quienes lo preceden en la tabla.
Ayer, en el duelo de extremos, desde el arranque el predominio de Independiente se puso de manifiesto. A los 9′ conquistó la valla defendida por Héctor Oderá gracias a algunos desaciertos en la defensa local: Wagner ingresó al campo contrario y habilitó a Barcar, quien remató y el balón tomó altura, pegó en uno de los palos y se fue al fondo de la red para marcar el 1-0. Tres minutos más tarde, Adrián Monsalvo se encontró con la pelota, quedó sólo frente al arquero y la tocó suavemente a la derecha para rubricar el 2-0.
Los dirigidos por Pablo Ponce empezaron a despertarse, resistieron la embestida y generaron algunas acciones, aunque sin resultado efectivo. Recién a los 29′ la diosa fortuna los acompañó a los locales: se produjo una serie de rebotes cerca de la línea protegida por el arquero Darío Monsalvo, y Cisneros le dio el puntapié final a la pelota para anotar el 2-1.
Tras el descuento, el Depo tuvo dos chances claras para igualar. En una jugada Mariano Kloster lanzó un remate rasante y el balón rebotó en las manos del arquero visitante, pero nadie llegó a tocarlo. Luego, Maximiliano Alles ejecutó un corner y el espigado Cristian Bonkoski cabeceó, pero la pelota se fue muy cerca del travesaño. Las idas y vueltas continuaron, pero no modificaron el número parcial.

Sin cambios.
En el complemento el partido estuvo más entretenido y movedizo, aunque el resultado no se modificó hasta el minuto final, y a favor de la visita. A los 4′ Burgos ejecutó un electrizante tiro libre y la pelota se estampilló contra el travesaño, dejando en claro que Doblas iba a ir por más.
A partir de ese momento, y con los nervios y la angustia a cuestas, el equipo “girasolero” reaccionó y hasta el final fue muy superior a su rival, pero le faltó al puntada final para igualar. El delantero Cisneros fue el termómetro en la zona neurálgica, que decidía cuándo buscar por afuera, cuándo con el pelotazo, y cuándo con el remate de media distancia. Enzo Furch y Jorge Schenfelt también acompañaron con creces.
Así, el Depo generó más de diez situaciones de peligro, pero cuando estaba cerca de conseguir el ansiado empate, el árbitro Mariano Medina cobró un dudoso penal a favor del puntero cuando las agujas el reloj marcaban 45 minutos: Wagner fue el encargado de poner el 3-1 final desde los doce pasos, y de esa manera se terminó la historia.
El próximo domingo, Independiente tratará de cerrar la primera fase como único puntero cuando en su reducto reciba a Villa Germinal; mientras que Winifreda tendrá descanso y deberá empezar a pensar en mejorar de cara al futuro, porque la lucha por escapar al descenso seguramente lo acompañará hasta las últimas fechas.