Inglaterra, con un cabezazo agónico

GRUPO G: BELGICA VENCIO SIN SOBRESALTOS A PANAMA Y ALIMENTO SU SUEÑO MUNDIALISTA

Inglaterra derrotó ayer a Túnez por 2 a 1, con el tiempo reglamentario cumplido y un cabezazo de su capitán y figura, Harry Kane, en un partido que se disputó en la ciudad de Volgogrado por el Grupo G del Mundial Rusia 2018.
El propio Kane también fue responsable de la apertura del marcador a los 11 minutos del primer tiempo, en tanto que Ferjani Sassi, de penal a los 35 de la misma etapa, marcó el empate parcial para los tunecinos.
El partido se jugó en el estadio Arena Volgogrado, donde los jugadores fueron atacados por mosquitos cuando calentaban y siguieron “luchando” contra los insectos en el desarrollo del juego.
Arrancó con todo Inglaterra y tuvo dos situaciones claras en los primeros cuatro minutos: tras una mala salida del fondo Jesse Lingard remató desde el área chica y Mouez Hassen sacó con el pie y de inmediato Raheem Sterling entró por el segundo palo tras un pase desde la izquierda y la tiró afuera desde inmejorable posición.
Inglaterra manejó el desarrollo y la insistencia tuvo rápidamente su premio, tras un cabezazo sin marca de John Stones que sacó Hassen en el ángulo superior izquierdo, pero el rebote encontró a Kane, que ya sin oposición definió con un toque suave.
Luego de los 25 minutos iniciales Túnez pudo salir un poco del asedio y respondió con un disparo desde afuera del área de Ferjani Sassi que se desvió al tiro de esquina.
Pero a los 35 minutos Kyle Walker le dio un codazo a Fakhereddin Ben Youssef adentro del área y Sassi transformó el penal en gol con un remate bajo que se metió junto al palo derecho de Jordan Pickford.
En el complemento el conjunto inglés insistió y tuvo posesión, pero no fue tan profundo como en la primera mitad. Parecía que todo terminaba igualado, pero cuando el terminaba el partido Kane apareció por el segundo palo y batió de cabeza a Mustapha, para llevar a Inglaterra a un agónico triunfo.

Goleó Bélgica.
En el otro partido del grupo, Bélgica superó sin sobresaltos a Panamá en su debut, con una goleada por 3 a 0 que alimentó su sueño de una buena producción en el Mundial.
El volante Dries Mertens abrió el marcador en el estadio Fisht de Sochi con un remate espectacular de media distancia y el delantero Romelu Lukaku amplió ventaja mediante un cabezazo y una definición precisa, tras asistencia del propio Mertens, figura del cotejo. Todos los tantos fueron en el segundo tiempo.
El seleccionado belga, señalado como uno de los mejores equipos del certamen, fue dominador de principio a fin. Panamá, consciente que en la comparación de fuerzas era inferior, se limitó a defender en su área a la espera de una contra.
Bélgica fue paciente ante la resistencia de los dirigidos por el colombiano Hernán “Bolillo” Gómez y en la segunda etapa encontró la diferencia a partir del desequilibrio de sus individualidades. (Télam)