Inicio Deportes Jornada de testeos para los pampeanos

Jornada de testeos para los pampeanos

CAPALDO EN BOCA Y LOS PALACIOS EN SAN LORENZO, PREPARADOS PARA EL REGRESO

Los planteles de la Liga Profesional de fútbol que retomarán los entrenamientos el lunes regresaron ayer a sus actividades con los testeos obligatorios para cada uno de los jugadores, entre los que estuvieron los pampeanos Nicolás Capaldo, de Boca Juniors, Julián y Matías Palacios, de San Lorenzo, entre otros de los integrantes de la máxima categoría.

Durante toda la jornada los diferentes clubes fueron realizando las pruebas serológicas y de PCR en el marco de la pandemia de coronavirus, testeando a cada uno de los futbolistas, cuerpos técnicos, médicos y demás integrantes del staff que a partir del lunes volverán a las prácticas con diferentes protocolos.

El plantel de Boca comenzó a la mañana temprano con los testeos en el predio que el club tiene en Ezeiza a la mayoría del plantel, mientras que el lunes recién lo hará el director técnico Miguel Russo, quien aún se encuentra en Rosario y es paciente de riesgo por haber sufrido hace dos años una grave enfermedad y por tener 64 años de edad.

Por lo tanto, se verá con el correr de los días si el entrenador estará todos los días que haya prácticas, pero ya tiene lista -en el sector del comedor en el primer piso- una carpa especial desde donde podrá ver las tres canchas en donde trabajarán los futbolistas.

Ayer, con turnos programados desde las 8 de la mañana, cada jugador de Boca llegó en su auto particular, ingresó al complejo y se estacionó directamente delante de la puerta del consultorio. Allí se hicieron el hisopado, un electrocardiograma y estudios de sangre, para luego retirarse a sus domicilios.

Uno de los primeros en someterse a los estudios fue el santarroseño Nicolás Capaldo, que pasó la cuarentena en su ciudad junto a sus familiares y en las últimas horas regresó a Buenos Aires para sumarse al Xeneize. El club, en su parte de prensa de la jornada, destacó la presencia del volante pampeano, con una foto en la que se lo ve llevando un tapaboca con el escudo y los colores de la institución.

Otro de los de primer turno fue Carlos Tevez, quien tiene a su padre internado en terapia intensiva con coronavirus (también sus suegros tuvieron la misma enfermedad) y aún debe firmar la prolongación de su contrato con Boca.

Los jugadores no pueden tener contacto entre ellos, todos tienen diferentes horarios para los estudios y esperaron el ingreso en sus vehículos. En tanto, el delantero Ramón Wanchope Abila se realizó el testeo en la ciudad de Córdoba, y el lunes ya estará en el predio de Ezeiza con el resto del plantel.

Cada uno de los futbolistas se llevó del predio de Ezeiza tres mudas, más una planilla y un termómetro para que a partir de hoy se tomen la temperatura y la anoten, para que el cuerpo médico pueda hacer un seguimiento más detallado.

La idea es que el lunes el plantel se vuelva a realizar el hisopado y luego comenzarán a entrenar. Los jugadores estarán divididos en tres grupos de seis en dos turnos. Cada grupo será mezclado entre titulares, suplentes y algún juvenil, todos de diferentes posiciones, para evitar (si alguien tiene Covid-19) no perder a todos los del mismo puesto.

En el centro de entrenamientos de Ezeiza Boca tiene disponible 9 canchas y por orden de la secretaría de fútbol se resembraron y se les puso nuevo drenaje.
Boca, campeón de la Superliga 2019/20, jugó su último partido oficial el 14 de marzo, cuando goleó a Godoy Cruz por 4 a 1 en Mendoza, por la suspendida Copa de la Superliga.

El próximo compromiso oficial de Boca será el 17 de septiembre ante Libertad de Paraguay, en Asunción, por la tercera fecha del Grupo H de la Copa Libertadores 2020, y una semana después visitará a Independiente Medellín en Colombia.

Los Palacios

Otro de los clubes que ayer realizó sus correspondientes hisopados al plantel fue San Lorenzo de Almagro, con vistas al regreso a las prácticas luego de la autorización de la AFA y el Gobierno nacional.

Entre los futbolistas del Ciclón que se sometieron a los testeos de Covid-19 estuvieron los hermanos piquenses Matías y Julián Palacios, quienes se animaron a subir a sus redes sociales el momento en el que profesionales de la salud le realizan el hisopado al mayor.

«¿Cómo estuvo eso hermano?», posteó Matías en su cuenta de Instagram, acompañando el video que muestra el momento del análisis hecho a su hermano, a quien se lo ve bromear con las profesionales y luego sufrir el hisopado. Además, los piquenses, con tapabocas personalizados del Ciclón, mostraron un video de cuando arribaron juntos al estadio Pedro Bidegain para realizar las pruebas.

En las pruebas de San Lorenzo no estuvieron los hermanos paraguayos Oscar y Angel Romero, que todavía se encuentran en su país, al igual que otros jugadores que regresaron en las últimos días del exterior y que aún están guardando el período de aislamiento social correspondiente.

Tampoco estuvo en el hisopado, el otro flamante refuerzo «azulgrana», el delantero Jonathan Herrera, debido a que su esposa padece coronavirus y aunque el jugador dio negativo de la prueba a la que se sometió está realizando el aislamiento de protocolo, informó el club de Boedo.

El Ciclón retomará las prácticas presenciales el lunes próximo en el predio de la AFA en Ezeiza debido a que las instalaciones de la Ciudad Deportiva del Bajo Flores se encuentran comprendidas dentro del plan Detectar del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires.

Más testeos

En una jornada cargada de pruebas en la mayoría de los equipos, también tuvo su testeo el defensor Juan Rodríguez (surgido de El Recreo de Santa Rosa), en la vuelta de Defensa y Justicia; el entrenador santarroseño Luis Zubeldía, de Lanús; más el PF de River, el baronense Pablo Dolce.

Desde los autos

River Plate también realizó ayer los testeos obligatorios para el regreso a los entrenamientos, aunque de una manera particular. Tanto futbolistas como integrantes del cuerpo técnico no tuvieron que bajarse de sus autos particulares para realizarse los testeos, porque se los hicieron en el estacionamiento de la clínica que contrató el Millonario para tal fin. La delegación de 50 personas fue arribando por turnos al estacionamiento, cada uno bajaba su ventanilla y los especialistas le hacían las pruebas.