Inicio Deportes "La estructura del club es muy buena"

«La estructura del club es muy buena»

EL ENTRENADOR MARIANO FERRERO YA TRABAJA EN ALL BOYS DE SANTA ROSA

«Me gustaría que el fútbol de La Pampa crezca», le había dicho Mariano Ferrero a LA CHUECA a mediados de 2020, mientras cumplía con el aislamiento social preventivo y obligatorio en Capital Federal y esperaba que todo volviera a la normalidad para viajar a Santa Rosa, conocer de manera pormenorizada al club que lo había contratado unos meses antes y dar el puntapié inicial con un plantel al que tampoco había visto nunca.
«No me sorprende porque ya me habían dicho lo que era All Boys, pero lo que te puedo decir es que la estructura del club en general es muy buena. Tiene un predio muy cómodo para trabajar, con las canchas en buen estado; la verdad es que todo está muy bien», dice ahora el entrenador porteño, a pocos días de haber llegado a la capital pampeana y ya con la pilcha del Auriazul puesta, aunque con algo de incertidumbre en cuanto a cómo se dará este año futbolístico.
Ferrero, con pasado en la Primera División de AFA, había sido designado entrenador de All Boys el 13 de marzo de 2020 en reemplazo de Cristian Savarese, con el objetivo de levantar el ánimo de un plantel acostumbrado a ganar todo en el ámbito de la Liga Cultural (fue campeón en las últimas cinco temporadas), pero que había sufrido un duro golpe con la temprana eliminación en el Torneo Regional Amateur.
Sin embargo, la llegada del nuevo DT se paralizó unos días después de su anuncio al comenzar el aislamiento por la pandemia de coronavirus, que finalmente dejaría al fútbol culturalista sin actividad durante todo el año. Ferrero, que en aquella oportunidad no pudo ni viajar para presentarse ante el plantel, se incorporó finalmente esta semana al Auriazul y se puso a diagramar una temporada que, en principio y dependiendo de la situación sanitaria, comenzará con los torneos oficiales en marzo.

Con los chicos.
Ferrero anticipó su llegada a All Boys para estar presente en el campus intensivo de formativas (categorías 2008, 2009 y 2010) que se está llevando a cabo desde el lunes en el predio que el club tiene en cercanías al aeropuerto santarroseño. «Me llamó (Nazir) Leones en su momento, me comentó sobre el campus y me dijo que sería bueno si podía estar presente, y me pareció muy bueno para ir conociendo a los chicos y al club», comentó el entrenador, que llegó a dirigir en la máxima categoría del fútbol argentino con All Boys de Floresta.
«Así que arrancamos a trabajar con los más chiquitos y esperando resolver el inicio para los mayores porque estamos viendo el tema de los protocolos para entrenar. Posiblemente comencemos el lunes 25», anticipó Ferrero sobre el plantel superior, que debería comenzar a defender su corona local el domingo 14 de marzo.
«Entrenar se puede, al menos en grupos reducidos, para ir conociendo al plantel y esperando que se habilite la práctica de fútbol 11», amplió el DT, que llegó junto a Cristian Cardozo, ex jugador de Villa Mengelle de Jacinto Arauz y que será su ayudante de campo.
– ¿Tienen alguna precisión en cuanto al plantel de Primera?
– Al plantel lo estamos definiendo. Sabemos que algunos tienen que resolver cuestiones económicas porque fue un año para el olvido, pero en general no creo que haya muchos cambios con el plantel. La mayoría serán los mismos que estaban el año pasado.
– ¿En algún momento, en plena pandemia, pensaste que finalmente se podía caer esta llegada a All Boys?
– La verdad es que no porque siempre estuvimos en contacto y me cumplieron en todo. Además, durante todo el año tuvimos charlas con los dirigentes e hicimos entrenamientos y enviamos trabajos por Zoom con el plantel.
– ¿Cómo sobrellevaste el año sin trabajar, sin fútbol?
– La verdad es que fue un año para el olvido. Para los entrenadores, para los jugadores, para el fútbol y para el deporte en general fue un año horrible. En principio había alguna expectativa para mitad de año, pero después siguió todo parado y hubo que reinventarse para seguir adelante. Esperemos que vaya mejorando todo y se normalice para que el fútbol vuelva a estar presente como antes.

La vinculación con otro All Boys
La vida futbolística de Mariano Ferrero estuvo siempre vinculada a All Boys de Floresta, el club en el que hizo las inferiores como jugador y en el que se formó como entrenador.
Más allá de su carrera como futbolista en el Albo porteño (también jugó en Lamadrid), fue su paso como entrenador el que le dio trascendencia en la institución de Floresta, donde dirigió inferiores, Reserva, fue coordinador del fútbol juvenil y comandó tres interinatos en Primera División. Primero sucedió a Julio Falcioni, luego a Angel Bernuncio y finalmente a Ignacio «Nacho» González.
En 2019 llegó a Villa Mengelle de Jacinto Arauz para dirigir al Patotero en el Torneo Provincial de fútbol, y allí conoció a Cristian «Capocha» Cardozo, ex jugador de Villa y con paso por Huracán de Parque Patricios, entre otros clubes, quien será su ayudante de campo en esta nueva aventura en otro All Boys, el de Santa Rosa.