“La falla mecánica me retrasó”

JULIAN KOZAC FUE DISTINGUIDO POR LA MUNICIPALIDAD DE GENERAL PIDO

El acto se llevó a cabo ayer a la mañana en el edificio Médano de esta ciudad, y estuvo encabeza por el intendente Juan José Rainone. El piloto aún no logra recuperarse de un cuadro de deshidratación que sufrió tras la carrera, y puso en duda su participación en 2018.
El destacado motociclista piquense Julián Kozac fue distinguido ayer por el municipio local, tras disputar el Rally Dakar 2017, que este año transitó los caminos de Paraguay, Argentina y Bolivia.
En esta edición que culminó el pasado fin de semana, el deportista pampeano logró quedar en el puesto 40 de la clasificación general y finalizó tercero en la categoría Malle Moto, reservada para los pilotos que no cuentan con ningún tipo de asistencia externa.
El breve acto se llevó a cabo ayer a la mañana en el edificio Médano de General Pico, y estuvo encabezado por el intendente Juan José Rainone, quien estuvo acompañado del secretario de Desarrollo Social, Daniel López, y de Guillermo Larrea y Martín Villegas, del área de Deportes, además de los ediles locales Héctor Viola y José Luis Angelucci. En tanto, a Kozac lo acompañaron “Lalo” Martínez y Didier Larrouserie, dos de los integrantes de su equipo, que también conforman Atilio Volpini y José Botasso.
Rainone manifestó: Los piquenses pudimos sentirnos orgullosamente representados fuera de nuestras fronteras”, y agregó que “Kozac y otros deportistas con destacadas actuaciones merecen el reconocimiento de toda la comunidad por su esfuerzo, es una forma de estimularlos a que continúen representando nuestra ciudad en distintos ámbitos y que otros jóvenes repliquen estos ejemplos”.

Carrera agotadora.
El deportista local, que fue recibido el domingo en General Pico por centenares de seguidores, no logra recuperarse del desgaste físico que implicó para él la competencia. Tal es así que el domingo, cuando viajaba de regreso a esta ciudad, tuvo que ser internado con suero en un centro sanitario de Luján, con un principio de deshidratación.
El miércoles volvió a sufrir una recaída por las mismas causas y se sometió a otra internación.
Pese a ello, aunque se mostró cansado, estuvo muy contento con la distinción que le otorgó la comuna de esta ciudad, y en diálogo con la prensa, dejó algunas conclusiones sobre la carrera.
“Fue un buen Dakar, tuvimos una falla mecánica y me retrasó, pero nos fue bien. No me senté aún a hacer un análisis porque estoy recuperándome. Ayer (por el miércoles) estuve internado con suero, por el tema de que tuve una deshidratación muy grande. Yo creo que las cosas se van a dar, tenemos tiempo hasta julio para pensar”, dijo.

Apoyo económico.
También se refirió al poderío económico que tienen las escuderías oficiales, y al esfuerzo que hizo para juntar los fondos para ser parte de esta prueba.
“Hay motos oficiales que son prototipos. Las 15 primeras motos cuestan 500 mil dólares cada moto, y es imposible cmpetirles. Para llegar a un equipo oficial hay que hacer una escalera muy larga, que uno por el tema del trabajo no lo puede hacer. Lástima que tuvo un desperfecto la moto, pero si no fuera por eso estaríamos entre los 25 primeros”, analizó.
Kozac dijo que en la edición anterior no tuvo inconvenientes con la moto, debido a que apostó a llegar a la meta y fue mucho más cuidadoso. En cambio en esta edición fue en busca de una mejor lugar y fue “a fondo” con su KTM 450.
Por último se mostró esperanzado de que su destacada actuación le pueda abrir las puertas a mayores auspiciantes, y dijo que en caso de tener que juntar los fondos como lo hizo en esta última edición, no será de la partida del Dakar 2018.
“A nivel nacional fue muy grande la mano que me han dado. Todo se va dando, hay que trabajar mucho, cuando se tranquilice todo, vamos a ver para qué lado salimos y si hacemos otro Dakar o no. Por el momento digo que no, porque no tenemos nada todavía”.