Inicio Deportes La hazaña de Banco Pampa

La hazaña de Banco Pampa

El 31 de marzo de 1985, como visitante en la cancha de Guardia del Monte de Toay y por la primera fecha del Torneo Clasificatorio para el Regional de esa temporada, Banco Pampa hacía su debut absoluto en la Liga Cultural de fútbol. Con goles de Loyola para los toayenses y Barrachia para los santarroseños, aquella tarde terminaba con un empate 1 a 1.
Un año y casi nueve meses después, el 21 de diciembre de 1986, el representativo bancario se coronaba campeón del Torneo Oficial culturalista. Un 2 a 1 sobre Atlético Santa Rosa le permitía cerrar una campaña extraordinaria, sin derrotas, con la que cortaría una de las tantas rachas de títulos seguidos de All Boys, justamente el equipo en el cual había germinado la semilla que derivaría en el nuevo campeón.
Dirigido por Julio Pérez, con figuras de la talla de Guillermo Palma, Estergidio Pérez, Alberto Mansilla, Daniel Petrucci y Osvaldo Lucero, entre otros, Banco Pampa grababa su nombre a fuego en la historia culturalista.

Desde cero.
El Club Banco de La Pampa fue creado en 1970 de la mano de directivos y empleados de la entidad fundada en 1959, quienes decidieron tener su propio lugar de esparcimiento y levantaron sus instalaciones en los médanos de la zona este de Santa Rosa.
Con el correr de los años se fueron sumando actividades deportivas y sociales, pero el fútbol competitivo no tuvo su lugar hasta una década y media después. En 1985, a partir de la iniciativa de varios directivos vinculados con el deporte en otros clubes, se decidió armar un equipo para intervenir en la Liga Cultural.
Salvador Ananía, Norberto Cantero, Aníbal «Cacho» Rechimont, Oscar Rovito y Daniel «Canguro» Gómez son algunos de los nombres que todos recuerdan como los impulsores de aquella idea de hacer fútbol, tarea para la cual confiaron en Julio Pérez, por ese entonces trabajador del Banco y delantero de All Boys, equipo con el que esa temporada estaba en conflicto y sin definir su continuidad.
«La historia es larga», dice hoy Pérez, uno de los grandes goleadores de la historia del fútbol pampeano, y recuerda que esa temporada All Boys lo había colgado al no darle participación en el Regional. La salida era la alternativa más viable y, aunque tuvo ofertas tentadoras para ir a jugar a Salliquelló, se decidió por sumarse al proyecto de Banco Pampa.
«El técnico sugerido era Edilio Zabala, pero al final a mí All Boys no me dio el pase y terminé dirigiendo», resume Pérez. Con Omar Lastiri como preparador físico y nombres como los de Estergidio Pérez, Hugo Pérez, José Luis «Chiquito» Rodríguez, Ernesto Panza Susvielles y un joven Marcelo Monge («era un diamante en bruto», asegura Julio), el novel DT empezó a armar de la nada un equipo que terminaría haciendo historia un año después.

Una selección.
All Boys, luego de su extraordinaria racha de los años ’60 y ’70 (14 títulos en 15 temporadas), había comenzado una nueva seguidilla en los ’80, con coronaciones culturalistas en 1983, 1984 y 1985. Pero para 1986 le surgía un competidor directo, armado con figuras de diferentes instituciones que, si engranaban, podían destronarlo.
«Nos juntamos en Banco varios jugadores que estábamos en el aire en nuestros equipos y terminó funcionando muy bien», destaca hoy Alberto «Tito» Mansilla, el talentoso volante que había llegado a La Pampa para jugar en el Racing-Tavella de Eduardo Castex y que luego había sobresalido en Atlético Santa Rosa.
«Lo curioso es que de aquel Racing algunos nos vinimos a Santa Rosa y otros a All Boys, y después nos terminamos juntando en Banco Pampa otra vez», agrega Tito, que había compartido equipo en Castex junto a los hermanos Pérez y que se sumó a Banco desde el Albo junto a Daniel Petrucci y Lucio Gamaleri.
«De All Boys llegó el Cabezón (Julio) Barrera, de Belgrano Roberto Médori y de La María Luisa sumamos a Osvaldo Lucero, que era muy joven y terminó haciendo un campeonato bárbaro, siendo el goleador», apunta Julio Pérez al referirse al armado de aquella «selección» de jugadores experimentados y jóvenes de diferentes equipos.
«Se formó un equipo muy competitivo; muchos teníamos experiencia y en general no tuvimos mayores inconvenientes», asegura Mansilla sobre esa campaña que les dio el título.

El campeonato.
El Torneo Oficial 1986 de la Liga Cultural se jugó en la segunda mitad del año, luego del Mundial de México que consagró a la Selección Argentina de Diego Maradona. En los primeros meses de la temporada se había disputado el por entonces habitual Torneo Clasificación para el Regional, en el que Banco Pampa le había dado pelea hasta la última fecha a All Boys, equipo que terminó logrando el pasaje por un punto (ambos acabaron invictos).
El Oficial 1986, a diferencia de los que se venían disputando hasta esa temporada, tuvo la particularidad de reunir en un mismo torneo a los equipos de las zonas Norte, Centro Sur y Sur de la Cultural. Se armaron dos grupos de ocho equipos en los que jugaron todos contra todos, para luego hacer cruces eliminatorios entre los tres mejores de cada uno y, posteriormente, un triangular con los tres sobrevivientes.
«Fue un campeonato largo en el que participaron todos», recuerda Estergidio Pérez, el defensor que había llegado a Banco desde All Boys para acompañar a su hermano Julio y porque, además, tenía una promesa (luego cumplida) para ingresar a trabajar en la entidad bancaria. «Para ese segundo año se armó un buen equipo y pudimos hacer una gran campaña», añade Estergidio.
Como local en el Mateo Calderón (no tenía cancha propia), Banco Pampa inició el Oficial 1986 con un empate 1 a 1 ante Atlético Macachín como parte de la Zona 2, en la que también estaban Atlético Santa Rosa, La María Luisa, Centro Rolón, Independiente de Doblas, Unión de General Campos y Deportivo Alpachiri.
En la Zona 1 jugaban All Boys, Belgrano, Villa Mengelle de Jacinto Arauz, General San Martín de Santa Rosa, Punto Unido de 25 de Mayo, Unión Deportiva Campos de General Acha, Pampero de Ataliva Roca y Guardia del Monte de Toay.
Al finalizar la primera ronda, Banco Pampa ganó la Zona 2 y tuvo que eliminarse con Villa Mengelle, tercero en la Zona 1. Con una goleada 6-3 como local y un 3-1 como visitante, el equipo de Julio Pérez pasó al triangular final sin complicaciones.
La gran sorpresa la dio Atlético Macachín, que había terminado tercero en su grupo y eliminó a All Boys, ganador de la Zona 1. El otro clasificado fue Santa Rosa, que dejó afuera a Belgrano en el cruce de los dos segundos de grupo.
En el triangular final, en canchas neutrales, Banco Pampa no detuvo su andar ganador. Lo inició con un triunfo 1-0 en Doblas sobre Macachín (gol de Lucero), vio desde afuera la victoria 2-1 de Santa Rosa sobre el Rojo y lo cerró con un 2-1 sobre el Albo en cancha de All Boys, con anotaciones de Mansilla y Juan Carlos Lescano.
«Recuerdo que en Santa Rosa jugaba el Tano Savarese de central, le peleé una pelota, se la gané y la crucé de zurda», relata Tito Mansilla sobre su gol en aquel partido definitivo, en el que Julio Pérez alistó a Palma; Barrera, E. Pérez, Médori y Alou; Lescano, Mansilla y Gamaleri; Lucero, Petrucci y Molina.
Al año siguiente el proyecto comenzó a caerse. Julio Pérez dejó de ser el DT, algunos jugadores se marcharon a otros clubes y los dirigentes que habían impulsado la incursión en el fútbol le fueron soltando la mano por diferentes situaciones. Banco Pampa ya había grabado su nombre en la historia grande de la Liga Cultural.

La campaña del campeón.
Banco Pampa fue campeón en 1986 de manera invicta. Ganó 12 partidos y empató 6. En la Zona 2 enfrentó a Macachín (1-1 y 1-1), Rolón (1-0 y 0-0), Unión de Campos (2-1 y 3-1), Independiente de Doblas (7-2 y 6-1), La María Luisa (1-1 y 1-0), Alpachiri (1-1 y 3-1) y Santa Rosa (1-1 y 2-1). En el cruce eliminatorio superó a Villa Mengelle (6-3 y 3-1) y en el triangular final venció a Macachín (1-0) y a Santa Rosa (2-1). Su goleador fue Osvaldo Lucero, con 13, seguido por Daniel Petrucci, con 10.