Inicio Deportes Recuperación de la pista del Estadio Municipal "Tomás Mariano González"

Recuperación de la pista del Estadio Municipal «Tomás Mariano González»

«Personal de la Dirección de Deportes y Recreación avanza con las tareas de recuperación de la añeja e histórica pista atlética del Estadio Municipal Dr. Tomás Mariano González». A través de un comunicado, la municipalidad de Santa Rosa informó ayer sobre los trabajos que se están haciendo y rápidamente saltaron los recuerdos de un lugar único para el deporte de toda la provincia.

José Luis Carluche, actual director de Deportes, Raúl Risso, histórico dirigente y entrenador de atletismo, y Daniel Wilberger, ex atleta y periodista especializado en la materia, repasaron con LA CHUECA algunos momentos históricos del lugar, destacaron los proyectos actuales y coincidieron en un concepto: «Es un símbolo del atletismo de Santa Rosa y La Pampa».

Trabajos

«En los últimos tiempos la pista era utilizada por Crecer Juntos, por algunas escuelas para educación física o por algunos atletas que venían a correr a la noche, pero solo estaba en condiciones la recta principal y algunas otras partes. Al resto de la pista la había invadido la gramilla», explica Carluche mientras recorre los 350 metros de cuerda del óvalo atlético del Estadio Municipal.

Se agacha a remover unos yuyos, empareja con el pie algo de tierra movida, destaca el trabajo del personal y adelanta algunos detalles del proyecto de recuperación del espacio, con el objetivo de acondicionarlo para que allí se desarrollen los trabajos de «iniciación y formación de la Escuela Municipal de Atletismo», y para que muchos atletas puedan hacer pasadas y entrenamientos sin la necesidad de recurrir al solado sintético de la pista del Parque Don Tomás, que de esa manera tendrá un descanso y evitará un mayor desgaste.

«Este es un lugar único y en el centro de la ciudad, que puede servir no solo para los chicos que empiezan en el atletismo, sino también para aquellos que quieran venir a trotar un poco», agrega Carluche, al tiempo que muestra cómo la tierra y las malezas fueron tapando la pista propiamente dicha.

Actualmente, la recta principal de la pista, paralela a calle Brasil, está ya totalmente limpia y pareja, y en el mismo camino van la cabecera de la calle José Ingenieros y la recta opuesta de la Bolivia. Los mayores trabajos están ahora sobre la curva de la calle Delfín Gallo.

En ese sentido, se reconstruirán los cordones internos y externos de la pista que se presentan deteriorados, como también las correderas y los cajones de salto en largo, y el foso para las pruebas con obstáculos.

«La intención es emparejarla totalmente y luego cubrirla nuevamente con la conchilla que tenía, que es muy buena para correr y le da una linda estética al dejarla toda blanca», señala Carluche, y recuerda especialmente el mojón donde se encendía la «antorcha olímpica», en la cabecera de partida de la recta principal.

Historia pura

El Estadio Municipal, primeramente Plaza de Ejercicios Físicos o Plaza Centenario, según repasa José Higino Alvarez en su libro ‘El Deporte en La Pampa’, fue bautizado formalmente el 22 de marzo de 1925 con un partido entre Atlético Santa Rosa y Racing de Eduardo Castex.

Conocida como «Cancha Centenario», luego pasó a llamarse «Ministro Borlenghi» y en 1957 adoptó el nombre actual «Dr. Tomás Mariano González», para convertirse con el paso de los años en un lugar mítico para el deporte pampeano.
Con el fútbol como emblema (allí hacían las veces de local muchos clubes de la Liga Cultural), el escenario se fue abriendo a deportes como el básquet (en 1960 se jugó el Campeonato Argentino) y a otras actividades sociales, culturales y recreativas.

En 1967 comenzó una remodelación y al año siguiente se inauguró la pista de atletismo, que se transformaría en el principal escenario de la provincia, albergando a los mayores talentos pampeanos y recibiendo a figuras de talla nacional e internacional.

«Es un lugar histórico del atletismo, porque pasaron grandes glorias y además fue escenario de muchos torneos y competencias importantes», resume Daniel Wilberger, periodista especializado en atletismo y ex atleta en los tiempos de oro de la pista municipal como representante de la Agrupación Juventud y Deporte.

«Se inauguraban los Juegos Deportivos Pampeanos, el encendido del pebetero era emblemático en la cabecera de la recta; recuerdo que una vez, para unos Juegos Deportivos, hizo una exhibición la famosa Brigada Blanca de la Policía Federal Argentina…», repasa de memoria Wilberger, y destaca que el lugar también fue utilizado por cuerpos de Bomberos, Policía y escuelas para entrenar, además de ser la pista elegida para los famosos «tests de Cooper» de otros tiempos.

«En esa pista, Nazario Araujo, atleta olímpico (corrió la maratón en Munich ’72), vino una vez a correr un desafío y marcó el récord de 10 mil metros», agrega. Y recuerda una particularidad de sus tiempos de atleta: «Cuando en los ’80 se hacía La Pampa Corre, que se largaba en la rotonda del avión, la llegada era en el Estadio Municipal. Se entraba por el portón de Bolivia y Delfín Gallo, se hacía la última curva y la recta principal, para llegar frente a la tribuna llena…»

Un símbolo

«Fue la primera pista oficial», recuerda Risso, entrenador y dirigente histórico del atletismo pampeano. «Antes estaba la del Club Belgrano, el famoso ‘Anillo Embrujado’, que se usaba a veces para atletismo, pero que era una pista de motos… También había una más precaria en la Villa Don Bosco, pero la primera fue esa», agrega con respecto a la del Estadio Municipal, que comenzó a perder actividad una vez que se inauguró el campo deportivo del Parque Don Tomás, con una pista de solado sintético, en 1998.

«Siguieron algunos entrenamientos, interescolares e intercolegiales, pero todos los federados ya pasaron a competir en la laguna. Y después, cuando se puso la cancha de hockey (donde estaba la de fútbol) y ya no pudieron hacerse lanzamientos, prácticamente se dejó de usar y quedó para los más chiquitos de la Escuela de Atletismo», explica Risso.

«El Estadio es el símbolo del deporte de Santa Rosa y La Pampa, por eso es muy bueno que se recupere la pista, que fue escenario de campeonatos nacionales, intercolegiales y vio pasar a grandes atletas», añade, y recuerda que en los primeros años llegó «un equipo de atletismo de Buenos Aires en el que estaban los hermanos Juan Carlos y Emilia Dryzca, que eran de los mejores vallistas del mundo».

«Además, cuando se inauguró la pista tenía uno de los mejores pisos del país. Antes se usaba carbonilla, pero cuando empezaron a desaparecer las máquinas de tren a vapor, la carbonilla no se conseguía y se empezó a usar la conchilla. Y la pista del Estadio Municipal fue una de las primeras en tenerla», cierra Risso con orgullo.