La Selección, el Mundial y lo que viene

ROBERTO FABIAN AYALA ASEGURA QUE EN EL FUTBOL ARGENTINO DEBEN REPLANTEARSE MUCHAS COSAS

El Ratón estuvo en Santa Rosa jugando al footgolf y pidió “lucidez” para buscar un proyecto para el equipo argentino, sin desesperarse por el resultado inmediato. Dijo que Francia fue un justo campeón en Rusia y que fue el Mundial del orden y la disciplina.
Roberto Fabián Ayala parece no perder nunca la línea. A los 45 años es dueño de un físico prácticamente igual al que tenía cuando jugaba en la Selección, River, Racing o Valencia, y da cada paso con la misma tranquilidad con la que enfrentaba a los mejores delanteros del mundo.
Correcto, medido, ameno y hasta servicial, el Ratón deja en claro con cada acción porqué es uno de los futbolistas más respetados de las últimas décadas. Con tres mundiales en el lomo y siendo uno de los futbolistas que más veces vistió la camiseta argentina detrás de Javier Mascherano, Lionel Messi y Javier Zanetti, Ayala se muestra permanentemente como un líder, y sin la necesidad de levantar la voz.
Ya alejado de la función de manager deportivo, mientras hace el curso de entrenador de fútbol y se mete cada día más de lleno con el footgolf -su nueva pasión-, viajó al Mundial de Rusia 2018 como analista y volvió con la certeza de que en la Selección Argentina es necesario un replanteo general de cara al futuro, porque “se ha perdido la identidad” y hay “una gran generación que se está yendo”.
“No fue bueno lo de la Selección en el Mundial. Nos tenemos que replantear muchas cosas para mejorar nuestro fútbol y que por ende nuestra Selección sea competitiva en torneos importantes como estos”, reflexionó Ayala en una charla mano a mano con LA CHUECA, minutos después de terminar su participación en el torneo abierto de footgolf que se llevó a cabo en el Jockey Club Santa Rosa.
Mientras se sacaba fotos con todos los que se acercaban y atendía con cordialidad a chicos y grandes, el Ratón analizó el presente y futuro del equipo nacional, que lo tuvo como jugador en 107 oportunidades y como representante en los mundiales de Francia 1998, Corea-Japón 2002 y Alemania 2006.
“Esperemos que las cabezas (de la AFA) hoy tengan la lucidez necesaria como para tener un proyecto, bancarlo y sostenerlo, que es lo que nos hace falta. Y así mejorar nuestro fútbol”, señaló el ex marcador central surgido del Ferro Carril Oeste de Carlos Timoteo Griguol.
Evitando dar nombres propios, Ayala pidió por una reorganización general del fútbol argentino, y a partir de allí preparar un seleccionado acorde a la altura y la historia. “La AFA, como cabeza de todo, tendría que bajar línea hacia los clubes para que tengamos un fútbol local mucho mejor y más competitivo. Y la Selección se vería beneficiada, porque más allá de que prácticamente hoy los jugadores de la Selección están afuera, creo que teniendo un producto bueno y competitivo en el país, también podemos proyectar muy buenos futbolistas y armar un equipo que nos pueda representar bien y con una identidad, que es lo que creo Argentina ha perdido”, evaluó.

– Como uno de los jugadores que más veces vistió la camiseta de la Selección; ¿te gustaría que te convoquen para pedirte al menos una opinión sobre lo que hay que hacer de cara al futuro?
– Tener más partidos o menos partidos no significa saber más o menos que otros. Lo que uno tiene es un punto de vista, y lo importante es debatirlo. Pero más allá de nombres, lo que necesitás es personas que tengan capacidad y otras que apoyen y sostengan. Lamentablemente en Argentina buscamos el resultado inmediato, y es muy difícil. En el fútbol se puede dar el resultado inmediato, pero me parece que nosotros tenemos que hacer un trabajo mucho más profundo para conseguirlo.

– ¿Qué viste en el Mundial; algo nuevo desde el juego?
– El Mundial en general me gustó mucho. El tema organizativo fue excelente, me encantó, y Rusia dejó en claro que estuvo a la altura de organizar un Mundial de gran nivel. Y en cuanto al juego se notó que el orden y la disciplina táctica fueron claves. Fijate que hubo equipos como Rusia, que con ser ordenado avanzó mucho y casi pasa la instancia de cuartos de final. Y la campeona Francia, más allá de que sus jugadores mostraron un buen nivel y aparecieron en momentos claves, también ha sido una selección ordenada, que ha esperado su oportunidad y ha sabido jugar un Mundial; supo jugar los siete partidos. Fue un justo campeón, aunque quizás Bélgica fue la más vistosa, porque mostró buen juego y aparte lo tradujo en goles.

– ¿Y de cara al futuro, qué proyectos ves como interesantes?
– Hubo selecciones que dejaron buenas sensaciones como Inglaterra, que es un equipo joven y que está trabajando para adelante, pensando en lo que viene. Bélgica también todavía es joven y tiene mucho por delante. Son selecciones que tienen un trabajo importante y un futuro prometedor, algo que nosotros no tenemos porque hay una generación que se está yendo.

“Locura” local.
Por otra parte, Ayala se refirió al fútbol argentino y a la diferencia que marcan los equipos grandes por tener “más billetera” que el resto y, por ende, mejores jugadores. “Los grandes tienen la posibilidad de contar con una buena billetera y eso marca la diferencia, que no se nota tanto en el juego pero sí en el hecho de contar con jugadores que son determinantes y te ganan partidos”, explicó el ex defensor.
Y agregó: “Hay equipos que tienen una propuesta buena, pero los resultados no llegan porque no tienen esos jugadores que te marcan la diferencia”.

– Siempre se habla de la “locura” del fútbol argentino y de las presiones por ganar como algo diferente al resto del mundo. ¿Es tan así desde el punto de vista del jugador?
– La presión es diferente porque el argentino lo siente de otra manera y así te lo hace notar. Pero ganar querés ganar siempre y en todos lados igual, porque el jugador es competitivo. Estés donde estés, necesitás esa adrenalina para jugar; por lo personal, por la gente que hay detrás y por el club que representás.

El entrenador del futuro
Fabián Ayala se retiró del fútbol a fines de 2010 luego de una fructífera carrera en la que jugó en Ferro, River, Nápoli, Milan, Valencia, Villarreal, Zaragoza y Racing, además de la Selección nacional. Inmediatamente tuvo dos experiencias como manager deportivo en Racing y Valencia, que no lo terminaron de llenar, y ahora, varios años después, le picó el bichito de ser entrenador y se decidió a hacer el curso.
“No lo hice en su momento (al curso de DT) porque pensaba que nunca me iba a inquietar esto de entrenar. Pensaba que sería muy difícil y no me veía al frente de un grupo, manejando un grupo”, comentó el Ratón. Y continuó: “Una vez retitado empecé a trabajar como manager, pero noté que el trabajo que uno puede hacer como manager o director deportivo se termina en los libros de pases…”.
“En cambio el campo de juego a uno lo llama un poco más, porque tenés la posibilidad de entrenar a los jugadores, de ir cambiando cosas, de mejorarlos, y en definitiva eso es lo que más me gusta. Por eso empecé el curso, pero sin apuros”, aclaró.
“Lo estoy haciendo y lo terminaré dentro de un año, pero no es que tenga esas ganas de que sea ya y salir a dirigir. Si aparece algún proyecto al cual me pueda sumar y empezar mi carrera, encantado, pero tampoco estoy desesperado”, cerró.

EL MUNDIAL DE MARRUECOS EN LA MIRA DEL RATON
Entre el footgolf y el arte
La vida de un futbolista profesional está llena de alegrías y sinsabores, sensaciones que generalmente forjan una personalidad especial y despiertan una pasión por competir que muchas veces es difícil de adormecer pese al retiro. Algunos buscan ser técnicos de fútbol inmediatamente y otros canalizan esa necesidad con otros deportes, principalmente el golf. El caso de Fabián Ayala combina ambas disciplinas, porque hoy su cable a tierra es el footgolf, disciplina con la que jugará un nuevo Mundial representando a la Selección argentina, a fines de este año.
“Llegué al footgolf un poco por casualidad. Me invitaron para promocionar el deporte y empecé por curiosidad, pero después me enganché, jugué torneos y ahora estoy metido a full. Gran parte de mi cuota física actual está basada en este deporte”, comentó Ayala.
“Y además es un cable a tierra, porque lo hacés distendido y competís contra un campo y contra uno mismo, no contra un rival”, agregó. “Es un juego muy lindo y que disfruto, pero ojo que hay que entrenar, cuidarse y tomárselo en serio si querés llevarlo a otro escalón”, aclaró.

– ¿Te pusiste alguna meta en este deporte?
– Siempre te vas poniendo metas y objetivos, y hoy pasa por estar a la altura en el Mundial de este año (se jugará en Marruecos). Ojalá que en equipo podamos hacer un buen papel; estamos capacitados porque tenemos muy buenos jugadores. Y en lo individual ver hasta dónde uno puede llegar.

– ¿Es cierto que tu otra pasión es el arte?
– Sí, desde chiquito me gustaba dibujar y pintar, y cuando me retiré retomé un poco. Pintar me da tranquilidad.