La Selección en medio de un caos

SAMPAOLI ESTUVO A PUNTO DE CAER, PERO TAPIA LO SOSTUVO EN EL CARGO

Las diferencias entre el entrenador y los jugadores se acentuaron ayer, en medio de rumores que aseguraban que el DT no seguiría en el cargo. El presidente de AFA intervino para evitar el escándalo, pero el clima no mejora.
Las diferencias irreconciliables entre el entrenador Jorge Sampaoli y sus dirigidos llegaron a un punto de no retorno y el lugar del técnico en el banco de suplentes de la Selección argentina ante Nigeria estuvo en serio riesgo, hasta que ayer entró en acción el presidente de AFA, Claudio Tapia, para sostenerlo en el cargo, aunque sin certezas respecto del plano de autoridad que podrá ejercer sobre los futbolistas.
Las versiones cruzadas con información sobre las internas que por estas horas tienen en llamas la vida íntima del seleccionado argentino en Bronnitsy tuvieron ayer distintos capítulos, desde que los jugadores la habían solicitado al técnico que diera un paso al costado para eventualmente ser reemplazado por el secretario técnico Jorge Burruchaga -algo que en realidad venía rebotando desde el jueves-, hasta que los jugadores habían tomado el mando del equipo y lo armarían en función de los históricos de esta generación que ya vio pasar por sus manos a varios entrenadores.
Sin tiempo para analizar demasiado la situación sino a través del desmadre en que había caído la organización interna del seleccionado, Chiqui Tapia, tomando también algunos consejos recibidos desde Buenos Aires, decidió salir a la palestra para evitar un papelón internacional, en algún punto parecido a lo ocurrido con el español Julen Lopetegui un día antes del comienzo del Mundial, aunque con un contenido de disímiles características.
Tapia actuó de mediador entre el técnico y los jugadores, aunque no ya para limar esas diferencias que ya no tienen marcha atrás, sino para atenuar el temporal y evitar el escarnio público, aunque para adentro las cosas sigan igual de mal.
Por eso, afrontando el principio de autoridad que conlleva su cargo, Tapia ratificó en su puesto a Sampaoli (cuando lo presentó en sociedad, dijo de él que la Selección tenía “al mejor técnico del mundo”), que estará en el banco de suplentes ante los nigerianos, pero hasta ahí nomás.

Sin autoridad.
Según fuentes consultadas por Télam, no es seguro -aunque se niegue en otros ámbitos- que el técnico pueda ejercer sus funciones en los próximos días sin el condicionamiento del plantel, cuando su autoridad está absolutamente devaluada.
Todo esto generó entonces un gran desconcierto en el resto del cuerpo técnico -numerosos por cierto (13 integrantes)- que acompaña a Sampaoli en Rusia, ya que por efecto cascada estos entuertos también les dificultarán el trabajo diario.
Y en el entre tanto el pus que generó con el tiempo esta infección parece a punto de saltar, ya con esta generación a punto de extinguirse y que, en esta instancia final pone blanco sobre negro respecto de la influencia que tuvo sobre cada entrenador que pasó por el seleccionado argentino y se terminó yendo anticipadamente y en situaciones nunca aclaradas.
La leyenda del “club de amigos de Lionel Messi” tomó entonces visos de realidad, aunque los damnificados, en este caso cada técnico que los dirigió desde Alfio Basile para acá, por códigos en algunos casos y para no enfrentarse con el mejor del mundo en otros, nunca quisieron corroborar.
Pero si en el entrenamiento de ayer ya se observó a los jugadores bien lejos de Sampaoli (y solamente a uno de sus ayudantes, Lionel Scaloni, haciendo de nexo entre ambos), es un gran interrogante que puede suceder hoy, cuando se realice el entrenamiento más fuerte que se puede hacer en estos pocos días de preparación antes del cotejo con los nigerianos.
En definitiva, el clima para esta definición mundialista anticipada es el peor. En la Selección reina tristemente hoy un verdadero caos. Y al fin y al cabo, los que más lo sufren son los hinchas, los de allá y los miles que hicieron el esfuerzo de venir hasta acá. Por eso, hoy más que nunca, el final está anunciado. Sampaoli sigue, y los jugadores también, pero cada uno por su lado. (Télam)

Equipo con más cambios
En medio del caos por el recorte de autoridad para el DT que hicieron los propios futbolistas, Jorge Sampaoli volvió a poner en funcionamiento ayer la maquinaria organizativa de cara al partido del martes ante Nigeria, que determinará el rumbo definitivo de este desvencijado seleccionado argentino, y entre las variantes que realizará estará el debut absoluto en el arco de Franco Armani por Wilfredo Caballero y el probable ingreso de Gonzalo Higuaín por Sergio Agüero.
En el único entrenamiento del día, ya que por la tarde los jugadores recibieron las visitas de sus familias, los indicios sobre lo que tiene previsto hacer Sampaoli con la formación del equipo ante los africanos se diluyeron en un “siete contra ocho” que tuvo a dos comodines: Lionel Messi y Ever Banega.
Cristian Ansaldi, Federico Fazio, Giovani Lo Celso, Maximiliano Meza, Paulo Dybala, Cristian Pavón y Sergio Agüero formaron un equipo que se enfrentó a otro compuesto por Eduardo Salvio, Marcos Rojo, Nicolás Tagliafico, Javier Mascherano, Angel Di María, Marcos Acuña, Gonzalo Higuaín y Enzo Pérez.
Y si bien esas formaciones en una lectura superficial no dicen demasiado, en la idea del técnico, según pudo averiguar Télam, hablan por sí solas.
Es que los ocho componentes del segundo equipo cuentan con todas las chances de ser titulares frente a los nigerianos, en una oncena que se completaría con Franco Armani en el arco (Caballero está pagando con su puesto el error cometido ante Croacia), más Mercado y Otamendi, en la defensa.
Así, Armani; Mercado, Otamendi, Rojo y Tagliafico; Salvio, Mascherano, Enzo Pérez y Acuña; Messi e Higuaín, sería en principio el equipo que empezó a trabajar ayer en la mente del técnico.

“Me cagaste a trompadas “
Javier Mascherano ironizó ayer con el delantero Cristian Pavón sobre una supuesta pelea que habrían protagonizado tras la goleada de Croacia, según publicó el mediático DT Ricardo “Caruso” Lombardi en un video por redes sociales. “Me cagaste a trompadas”, bromeó Mascherano con Pavón en otro video casero que se grabó ayer en la concentración de Bronnitsy cuando el plantel recibió la visita de sus familiares. En esa grabación, que se difundió por internet, el ex futbolista de Barcelona se estrecha la mano con el jugador de Boca y luego se toma una foto con el padre del cordobés.