domingo, 19 septiembre 2021
Inicio Deportes Las complementarias abrieron el camino

Las complementarias abrieron el camino

SE CORRE LA 36º EDICION DE LA MARATON A PAMPA TRAVIESA

Un centenar de atletas se mueve al ritmo de la música que ameniza el momento. Están parados a centímetros de la línea de partida y dan los últimos saltos a modo de calentamiento. Mientras los más conscientes se acomodan los barbijos y los menos intentan disimular su mala utilización para no ser apercibidos, observan de reojo el reloj con la cuenta regresiva.
Falta menos de un minuto y los rostros cambian. Las sonrisas que hasta hace un instante se podían adivinar debajo de los tapabocas, le dejan su lugar a músculos tensos y miradas fijas. El locutor anuncia la inminente largada y, cuando retiran la cinta y bajan la bandera argentina, dan los primeros pasos y los chips empiezan a trabajar al ritmo de las zancadas.
La prueba de 5 kilómetros, ya tradicional en los otoños pampeanos de maratones, abre por fin el fin de semana de A Pampa Traviesa. Atrás quedaron los sinsabores del 2020 sin actividad y de los últimos meses de incertidumbre; enterrados junto a las preocupaciones previas a cada hisopado y a las angustias por saber que un buen número de colegas no pudo decir presente.
El Covid-19 golpeó duro y aún pega fuerte, incluso derribando la posibilidad de estar en el mismo día de la gran fiesta compartiendo las calles santarroseñas con los protagonistas de la maratón. Pero al menos están corriendo y, aún en el Parque Don Tomás y rodeados de protocolos, cada uno de los participantes sabe que forma parte de un grupo selecto, que hace lo que lo apasiona y en un fin de semana histórico: el de la primera maratón en medio de la pandemia.

Los mejores.
Los 5K se pasan volando. Aún se escuchan los comentarios de esa partida particular con tapabocas -y algunas quejas por los que no cumplieron- cuando el telenense Walter Villalba encara los últimos metros del circuito que rodea el espejo de agua y vuelve a pisar el solado sintético de la pista. Con comodidad es el primero en cruzar la meta y, con un tiempo de 16 minutos y 35 segundos, se convierte en el primer ganador del fin de semana. Al pibe de Telén, de apenas 16 años, lo escoltan Luis Salas (La Plata) y Osvaldo Maidana (Bernasconi).
Entre las mujeres se destaca la figura de la santarroseña Soledad Altamirano, que sin inconvenientes se queda con la prueba marcando 20m.20s., escoltada por Mercedes Dacal (Santa Rosa) y Yésica Tomaselli (General Pico).
Al final se entregan los premios a los cinco mejores de cada género (ver clasificaciones aparte) y se libera la pista para la llegada de los competidores de los 10K. En una hora las imágenes se repetirán, con protocolos y barbijos para los atletas, que en ese caso dan dos vueltas al circuito. A su paso los acompañan cientos de aplausos, de un público que celebra esta posibilidad de que los suyos tienen para correr, pero que en muchos casos está lejos de cumplir con los requisitos básicos: ni tapabocas ni distanciamiento.
Al rionegrino Alexis Corrías, sin embargo, poco parece importarle lo que ocurre afuera. Se concentra en su carrera, hace 9 de los 10 kilómetros al lado del santarroseño Maximiliano Muñoz, pero en la recta final acelera y cruza la meta solo, con un registro de 33m.18s., seguido por el propio Muñoz y Gabriel Galarza (Resistencia).
El mismo final tiene la performance de la bonaerense Paola Griffa, que en su caso se despega del pelotón desde el comienzo y gana con comodidad con un tiempo de 39m.59s. Luciana Fernández (Córdoba) y Fiorella Caviglia (La Plata) completan el podio.

La maratón.
Las complementarias ya abrieron el camino ayer en el Parque Don Tomás, pero saben que el plato fuerte se vivirá hoy con la maratón y la media maratón de esta histórica 36º edición de A Pampa Traviesa. Desde las 8, unos 200 competidores largarán la prueba reina, mientras que a las 8.15 otro tanto irá por los 21K, en todos los casos con hisopados previos (ayer hubo dos nuevos positivos que no podrán correr).
En los 42K hay varios aspirantes a establecer las marcas mínimas que los depositarían en los Juegos Olímpicos de Tokio, a celebrarse en agosto de este año. Es la última oportunidad para que un varón baje las 2h.11m.30s. y se quede con el último cupo olímpico, y para que dos mujeres logren los 2h.29m.30s. para subirse a ese mismo avión. «Es casi imposible», dice un experto en la previa. Pero si de imposibles se trata, en este contexto de pandemia también era imposible la realización de A Pampa Traviesa.