Inicio Deportes Las Gladiadoras, profesionales

Las Gladiadoras, profesionales

BOCA JUNIORS PROFESIONALIZO EL FUTBOL FEMENINO

Boca Juniors se sumó a los clubes nacionales que profesionalizaron el fútbol femenino, y lo hizo ayer en un acto que se llevó a cabo en su sede social con la presencia del plantel profesional «xeneize».
De esa reunión en la sede social participaron el secretario deportivo Nicolás Burdisso, el secretario general Christian Gribaudo y el ex futbolista Pablo Jerez, que está a cargo de la Subcomisión de fútbol femenino de la institución.
Un acto similar también llevó a cabo hace poco más de un mes atrás San Lorenzo, pionero en este proyecto de crecimiento del fútbol femenino en Argentina.
Se trata de un paso firme. Tan ansiado como esperado. Un avance que se venía impulsando al calor del crecimiento de la disciplina, de los cambios culturales y que sentará las bases para un desarrollo aún mayor de la disciplina en nuestro país. Un paso al frente en el camino de alcanzar el estándar de esas potencias que se lucieron en la última Copa del Mundo de Francia.
Las chicas del plantel de fútbol femenino de Boca firmaron sus contratos por una temporada con el club en las oficinas de Presidencia de la Bombonera. Esas «gladiadoras» xeneizes, incansables y luchadoras, sentaron un hito al convertirse en las primeras jugadoras profesionales del club, en una ceremonia cargada de emoción y alegría.
Las primeras jugadoras en sentar su vínculo formal con el club fueron las arqueras Abigail Chaves, Laurina Oliveros y Dulce Tortolo; las defensoras Julieta Cruz, Noelia Espíndola, Julieta Gergo, Cecilia Ghigo, Ludmina Manicler y Eliana Stábile; las volantes Lorena Benítez, Camila Gómez Ares, Florencia Quiñones, Fabiana Vallejos y Constanza Vázquez; y las delanteras Micaela Cabrera, Clarisa Huber, Andrea Ojeda, Estefanía Palomar, Fanny Rodríguez, Yamila Rodríguez y Carolina Troncoso.
La firma de los contratos, paso importante si los hay, no fue el único avance impulsado en post de elevar el estándar de competencia del plantel xeneize. Además de la experiencia de haber jugado en la Bombonera, el plantel aprovechó el receso para realizar una mini pretemporada con concentración incluida y sesiones de doble entrenamiento en la localidad de Ezeiza.