sábado, 21 septiembre 2019
Inicio Deportes Los chicos pampeanos lograron el segundo lugar

Los chicos pampeanos lograron el segundo lugar

JUEGOS EPADE

La Pampa obtuvo un valioso segundo lugar en la XIV° edición de los Juegos Epde, superando ampliamente a sus seguidores y mejorando su cuarta ubicación de la anterior edición, mientras que el local, Río Negro, volvió a lo más alto de podio superando en la general por 9 puntos a nuestra representación.
El punto más alto de la delegación pampeana fue el título de campeón en básquet masculino, superando en gran forma al local por 82 a 61, mientras que Río Negro se quedó con las otras tres finales venciendo a La Pampa en fútbol y ambos géneros del vóley.
Además de los jugosos puntos obtenidos en los deportes de conjunto, la muy buena cosecha del atletismo con sendos subcampeonatos, la natación femenina y la gran sorpresa del judo femenino, sumaron en el mismo sentido y contribuyeron a lograr el mejor trabajo en muchos años a nivel patagónico.
En la general final, Río Negro sumó 71 puntos y recuperó el primer lugar que cedió a Neuquén el año pasado, que ahora retrocedió al tercer escalón. La Pampa terminó con 62 unidades (15 más que el año pasado cuando fue cuarta), Neuquén sumó 54, Santa Cruz 53, Chubut 42 y Tierra del Fuego 33 unidades.

Resultados.
Además del triunfo del básquet masculino (ver aparte), ayer La Pampa cedió en las tres restantes finales. En fútbol el local ganó 2 a 0, el voley masculino hubo un partidazo que terminó en el tie break 3 a 2 y en el vóley femenino con un 3 a 1 para el local.
En fútbol, con un gol en cada período Río Negro dio la vuelta olímpica con poco. En un juego de trámite parejo en el que los pibes que dirige Gonzalo Rattalino mantuvieron en general la iniciativa ninguno de los dos tuvo el suficiente fútbol para imponer supremacías. La eficacia frente al arco en las pocas situaciones que se generaron hicieron la diferencia.
Además, esos goles llegaron en momentos justos. El primero en el cierre del primer tiempo y el segundo cuando La Pampa, en el comienzo, se había adelantado en busca de la igualdad. Una contra que no terminó en ataque directo pero que propició, pase atrás mediante, un disparo desde la puerta del área de uno de los que llegaba de frente.
La Pampa intentó pero no pudo definir bien las ocasiones que, a puro empuje, pudo generar.
En voley, tanto en mujeres como en varones, los equipos de nuestra provincia la pelearon ante rivales de jerarquía, que lo habían demostrado en la fase inicial y que pese al esfuerzo y a los sets que los pampeanos «robaron» terminaron imponiendo esa pequeña diferencia a su favor.
La última jornada trajo más medallas de Sofía Gazán en natación, con podios y plata en 200 metros libres y 200 metros mariposa para afianzar el segundo lugar en la general, detrás de Río Negro y delante de Neuquén.
En judo femenino, la última jornada permitió el avance del local al segundo lugar detrás de Tierra del Fuego, ganando el lugar a La Pampa que igualmente cerró con un meritorio tercer lugar luego de muchos años en el fondo de la clasificación.

Festejo del básquetbol.
Fue un partidazo el que protagonizaron La Pampa y Río Negro en básquetbol masculino en los Epade. El equipo de Marcelo Germanetto hizo indubitables méritos para vencer y capturar el único título por equipos para los pampeanos.
El tablero final, la chapa de 82 a 61, es de estricta justicia para lo que sucedió en el flotante del Gimnasio de Bariloche, pero admitamos que no hay esa diferencia entre ambos equipos, son mucho más parejos de lo que dicen los números.
La Pampa hizo un juego sin fisuras, intenso y sin baches de principio a fin. Y en los momentos en que Río Negro lo sometió fue con una intensidad imposible de mantener. Aún sin disponer de estadísticas precisas, afirmamos que fue mejor en todos los departamentos. Rebotes, libres, porcentajes de dos y tres puntos, todos aspectos en los que La Pampa fue mejor.
Tal vez por la presión de la localía, Río Negro fue muy intenso en algunos pasajes, pero tanta intensidad lo llevó a no poder mantenerla en el tiempo. En cambio La Pampa nunca se salió de lo suyo, fue muy equilibrado y terminó dando una concierto en el último tramo del cuarto final, donde hizo la enorme diferencia final.
En definitiva, más que cuestiones técnicas, siempre imprescindibles, en la cabeza del cuerpo técnico y los pibes estuvo la fortaleza para alcanzar el éxito.
Al final de los primeros 10 minutos, Río Negro ganaba 16 a 10, pero al final de los 20 La Pampa sacó ventaja de 36 a 26. Esa renta se diluyó rápidamente en el tercer cuarto, incluso quedó abajo, pero pasado el “rush” de los vestidos de verde retomó el control y cerró ganando 47 a 46.
Así de parejo fue, pero siempre dio la sensación de que La Pampa disponía del dominio mental del juego. Y lo demostró ampliamente cuando el reloj marcó que había que tener el corazón caliente y la mente fría.
El final, lógico, fue de emoción y festejo. Merecido. Y compartido con muchos padres y familiares que llegaron a la ciudad para seguirlos y por muchos de los demás deportistas pampeanos, que le pusieron color y calor al duelo final.
Asistimos, en el final de la fiesta, a un caballeroso intercambio de medallas. Los pibes de Río colgaron del cuello de los pampeanos el oro y los nuestros devolvieron con las medallas de plata. Una foto final conjunta le puso el moño a una tarde que para muchos será inolvidable.