Inicio Deportes Los clubes, entre la negativa de AFA y la habilitación del gobierno

Los clubes, entre la negativa de AFA y la habilitación del gobierno

FUTBOL PAMPEANO

El fútbol pampeano quedó ayer envuelto en un marco de incertidumbre con respecto al futuro inmediato, porque mientras el Gobierno provincial habilitó la posibilidad de realizar entrenamientos, desde la Asociación del Fútbol Argentino (AFA) ratificaron que no autorizarán a ningún club afiliado a volver a las prácticas hasta tanto no se cuente con un protocolo nacional.
En La Pampa, donde ayer se abandonó la fase de aislamiento por la pandemia de coronavirus para pasar a la de distanciamiento, el gobernador Sergio Ziliotto anunció que desde este fin de semana quedaron habilitadas la mayoría de las actividades deportivas que no impliquen contacto físico, jugo de equipo o reuniones de más de diez personas. En definitiva, y en cuanto al fútbol se refiere, se habilitaron los entrenamientos de manera individual y en grupos de hasta diez personas, respetando el distanciamiento.
Así, atendiendo a los protocolos particulares, los clubes comenzaron a pensar en turnos y cronogramas como para el regreso a las prácticas después de tres meses, especialmente para las categorías menores, porque la mayoría de los planteles de Primera División regresarán recién cuando haya una fecha clara de un posible reinicio de los torneos, algo que hoy no aparece en el horizonte cercano.
Sin embargo, ese entusiasmo por la vuelta se encontró con una nueva traba, en este caso puesta directamente por la AFA y el Consejo Federal, la entidad por la cual los clubes pampeanos están afiliados a la casa madre del fútbol argentino.
«Ninguna Liga o Club de fútbol que esté afiliado a la AFA está autorizado a entrenar o disputar partidos, hasta que AFA emita su protocolo», informaron ayer desde el Consejo, ratificando la postura que la AFA había tomado en la semana cuando instituciones de Primera División del interior del país habían manifestado su intención de volver a las prácticas.
En ese sentido, explicaron que están trabajando en un protocolo a nivel nacional para que sea adoptado tanto por la Liga Profesional como por las ligas del interior, y que hasta que ese conjunto de reglas no esté definitivamente aprobado, no habilitarán entrenamientos para sus clubes en ninguna jurisdicción.
Aunque desde el Consejo Federal no hablaron de sanciones específicas, dejaron trascender que aquellos clubes en los que el fútbol se ponga en funcionamiento antes de que esté definido ese «protocolo genérico nacional», podrían exponerse a medida disciplinarias y se harían responsables directamente de cualquier situación particular que pueda surgir en medio de la pandemia.

¿Qué hacemos?
En ese contexto de incertidumbre, la mayoría de las instituciones del fútbol pampeano comenzó a realizar las consultas pertinentes para definir los pasos a seguir, porque vieron con buenos ojos la apertura local pero temen por alguna consecuencia a raíz de la no habilitación de la institución madre a la que pertenecen. Tanto en el ámbito de la Liga Cultural como en el de la Liga Pampeana se dieron durante toda la jornada distintas consultas telefónicas e incluso reuniones virtuales entre dirigentes.
En principio, desde el Consejo habrían anticipado que la semana próxima estaría listo el protocolo nacional, por lo que los pampeanos optarían por esperar unos días para volver a las canchas, aunque sea para entrenar.
Además, en el caso de la Primera División no hay una fecha aproximada de cuándo podrían volver los torneos oficiales (que deberían esperar a que se pueda jugar con público), por lo que la mayoría de los clubes no ve con buenos ojos la posibilidad de volver ya a trabajar y a mantener un plantel sin una fecha cierta de competencia.
En el caso de la Liga Cultural, en tanto, la complicación para el regreso se acentúa porque hay algunas instituciones que están en la provincia de Buenos Aires, al igual que muchos de los jugadores (una gran cantidad trabaja o estudia en Bahía Blanca) y que todos los árbitros que actúan en la Zona Sur. Y ese ida y vuelta con el territorio bonaerense, donde el status sanitario por la pandemia de coronavirus es diferente al de La Pampa, es imposible actualmente.