viernes, 18 septiembre 2020
Inicio Deportes Los clubes evaluarán si hay torneo

Los clubes evaluarán si hay torneo

LA LIGA CULTURAL SE REORGANIZA EN MEDIO DE LA PANDEMIA

La AFA y el Consejo Federal decidieron, finalmente, que el 7 de septiembre es la fecha en la que podrán volver a entrenar todos los clubes de fútbol de las diferentes ligas del país. Incumpliendo con su postura de que las prácticas recién volverían cuando todo el país estuviera en Fase 4 (se adelantó el regreso porque ahora podían hacerlo los clubes poderosos), razón por la cual en su momento no habilitaron a las instituciones pampeanas, los dirigentes nacionales le pusieron fecha a los del interior, que ahora tienen que decidir de qué manera regresarán atendiendo a sus propias realidades.
En ese contexto, la Liga Cultural de fútbol comenzó a evaluar los pasos a seguir en lo que resta de la temporada, en la que el campeonato Oficial fue suspendido luego de disputarse apenas una fecha antes del aislamiento social, preventivo y obligatorio dictado en marzo.
La intención de los clubes era organizar un nuevo torneo en los meses que quedaran luego de la cuarentena, pero ahora que hay un horizonte con respecto a la vuelta a las prácticas, las dudas persisten. ¿Habrá tiempo para hacer un campeonato reducido? ¿De qué manera se jugaría? ¿Será posible jugar con público en las tribunas?
Ante estos interrogantes, la Mesa Directiva se reunió ayer de manera virtual y tomó la decisión de convocar a una reunión de Consejo Directivo para el próximo viernes 21 de agosto, para que allí los dirigentes de los clubes decidan sobre los pasos a seguir.
Lo que queda claro es que, si no es posible jugar con público, la gran mayoría de los directivos coinciden en que no sería viable jugar un torneo, debido a que el dinero de las entradas que abonan los espectadores es justamente la principal fuente de ingresos de los clubes, y que sin ese respaldo no pueden afrontar un campeonato.
En caso de que la situación sanitaria mejore y las autoridades nacionales y provinciales habiliten la presencia de público en las canchas pampeanas, la intención de la mayoría es jugar un mini torneo, con formato en zonas para la primera ronda y eliminatorias en la fase final. Si el 7 de septiembre comienzan los entrenamientos, el torneo (que no será Oficial, sino una copa, y no será obligatorio) podría arrancar en octubre y tendrían tres meses para jugar antes de fin de año.

Dos pasos.
De todas maneras, para definir si juegan un torneo o no, los clubes tienen otras cosas que evaluar a la hora de volver a las prácticas, como el cumplimiento de los protocolos a la hora de volver a entrenar. Ese tema será el principal en la reunión del 21, porque hasta el momento el Consejo Federal los obliga a cumplir los protocolos dispuestos para todo el país, que incluyen la realización de hisopados a todos los jugadores, y para cumplir con ello será necesario que la AFA se haga cargo de los costos.
De todas maneras, el Consejo podría enviar un protocolo más específico para las instituciones y las ligas del interior que no son profesionales, y que evitaría la realización masiva de los testeos por una cuestión de costos.
Una vez resuelto ese asterisco, pasarán a la posibilidad de jugar un torneo o no, lo que podría realizarse en una nueva reunión más cerca del 7 de septiembre, para conocer cómo está la situación sanitaria en ese momento.
Lo que ocurre es que la mayoría de los clubes no está dispuesto a volver a entrenar con sus equipos de Primera División si no hay un torneo en vista, porque las prácticas implicarían gastos sin un objetivo deportivo en el futuro cercano.
«Haremos una reunión de Consejo en una fecha más cercana a la posible vuelta a los entrenamientos para evaluar cómo está la situación en cuanto al Covid-19. Hasta que no sepamos si podremos jugar con público es difícil tomar una decisión de jugar un torneo», explicó ayer el presidente de la Liga Cultural, Guillermo Rechimont.
«En lo personal me gustaría que se juegue al menos un torneo cortito en los últimos tres meses, pero sin público es difícil por los costos y porque además no tendría mucho sentido», agregó el dirigente, que igualmente aclaró que, «como siempre, la decisión la van a tomar los clubes».
«Analizaremos la situación y los clubes decidirán si es posible jugar o no. Y si se juega, que no sea obligatorio, sino opcional, para que los que no quieran jugar queden liberados. Cada club tiene su realidad y, más que nunca en esta situación, serán ellos los que decidan los pasos a seguir», cerró Rechimont.

El caso de las Inferiores
A diferencia de lo que pueda llegar a ocurrir con la Primera División, cuya chance de jugar un torneo en los últimos tres meses del año está atada a la posibilidad de la presencia de público en las canchas, la Liga Cultural también charlará con los clubes la situación de las divisiones menores. En la mayoría de los casos los más chicos volverán a entrenar a partir del 7 de septiembre (por una cuestión de salud y porque las instituciones necesitan contar con sus cuotas de actividad para funcionar), y en ese contexto sería posible que tengan un mini torneo entre octubre y diciembre.