Inicio Deportes Malestar de trabajadores por los picados "clandestinos"

Malestar de trabajadores por los picados «clandestinos»

RECLAMO DE LOS DUEÑOS DE LAS CANCHAS DE FUTBOL 5

Un picado masivo en una cancha del Barrio Sur, un domingo por la tarde, encendió la mecha. La situación fue visibilizada en los medios porque se trataba de una violación del aislamiento social, preventivo y obligatorio que hasta ese momento regía en La Pampa. Pero no se trató de un hecho aislado. Al día siguiente, en el mismo lugar, el partido de fútbol fue aún más concurrido, y a los jugadores se sumaron familias y observadores que se reunieron a pasar la tarde y compartir unos mates.

Pasaron los días y las escenas se fueron repitiendo una y otra vez, especialmente los fin de semana. En cada canchita abierta se juntan a patear habitualmente jugadores de diferentes edades y hasta se llegó a armar un mini torneo de fútbol femenino en la zona norte de la ciudad. Todo de manera «clandestina» y sin ningún tipo de cuidados sanitarios.

«Nosotros entendemos la situación y las prioridades, y por eso fuimos presentando los protocolos y respetamos las restricciones. Pero el tema es que están jugando en todos lados y sin ningún tipo de control, y resulta que los únicos que no podemos trabajar hace cuatro meses somos las 100 familias que en La Pampa vivimos de Fútbol 5», se quejaron algunos propietarios y trabajadores de la actividad.

«Si hubiera contagios con el fútbol, por qué se pueden juntar en cualquier canchita sin ningún protocolo y nosotros no lo podemos hacer con todos los cuidados que presentamos. Como mínimo es injusto», agregó el dueño de un complejo, al tiempo que mostraba una foto en la que se ve a un grupo de jóvenes jugando esta semana un picado en la cancha de la Colonia Penal, sin cuidados ni restricciones.

«Al principio se escondían un poco y tenían algunos cuidados para que no los vieran, pero ahora ya juegan a cualquier hora y en cualquier lado. Y nosotros, que vivimos de eso, no podemos abrir», insistieron. Y aclararon que no están en contra de las libertades de cada uno, sino que ven como «una injusticia» que se haga «clandestinamente, pero a la vista de todos, una actividad que está prohibida».

Protocolo

En La Pampa hay, según estiman los propietarios, unas cien familias que viven del Fútbol 5, con canchitas de diferentes tamaños y superficies (desde las de sintético a las de tierra) distribuidas por toda la provincia. En Santa Rosa, por ejemplo, hay unos 25 espacios distintos que se alquilan por turnos y que tienen una afluencia casi permanente de jugadores y jugadoras de todas las edades.

En medio de la pandemia, los propietarios se reunieron para armar un protocolo en conjunto con la intención de tener todo listo para cuando fuera posible reabrir, y lo presentaron hace ya dos meses.

«En primer lugar, manifestamos el total apoyo a las medidas que se están llevando adelante ante la crisis sanitaria, pero debemos solicitarles a nuestros mandatarios municipales y provinciales que tengan en consideración las necesidades de este sector económico, que se encuentra sumamente afectado por la difícil situación económica a raíz de la cuarentena», explicaron en su momento. «Aclaramos que priorizamos la salud de los ciudadanos, ante todo, por esto las medidas solicitadas van acompañadas de un protocolo de salud coordinado», agregaron.

La actividad, sin embargo, aún no fue habilitada, como el resto de los deportes que implican un contacto físico. En ese contexto, el Gobierno pampeano solo abrió las restricciones para que en se tipo de disciplinas (el fútbol, básquet, rugby) se puedan realizar prácticas individuales o grupales (de hasta diez personas), pero sin oposición.

Algunas habilitaciones

Luego de que se viralizara una imagen de jugadores de Racing de Avellaneda y otros equipos realizando actividades no permitidas en una cancha de pasto sintético en Santa Fe, autoridades de esa provincia están analizando la posibilidad de habilitar el fútbol 5 durante 15 días, con todos los protocolos correspondientes, para luego evaluar si la actividad puede afectar el estatus sanitario actual.

Un paso más adelante está Salta, donde se habilitaron los partidos de hasta diez jugadores en canchas que cumplan con todas las medidas necesarias, y en el mismo camino estaba San Luis, otra de las provincias con mayor flexibilización a la cuarentena.

En Córdoba, en tanto, las autoridades están analizando la posibilidad de abrir las canchitas, pero por el momento no hay nada definido. En ese contexto, una de las alternativas es la del “metegol humano” para comenzar la reapertura.

¿Y el metegol humano?

Una de las alternativas que en algunas provincias barajaron para acelerar la vuelta de la actividad de las canchitas es el denominado “metegol humano”, que consiste en dividir los terrenos en pequeñas parcelas para que cada jugador tenga su espacio y no pueda invadir al resto. Sin embargo, en La Pampa no sería una posibilidad. “No es muy factible porque es casi lo mismo que jugar un partido normal, ya que se juega con una sola pelota y la tocan todos. Entonces es más o menos lo mismo”, señalaron.