Inicio Deportes Marcela Castro, la "Maca Sánchez" del fútbol femenino pampeano

Marcela Castro, la «Maca Sánchez» del fútbol femenino pampeano

Marcela juega al fútbol desde cuando el término «machona» era utilizado para descalificar a cualquier nena que pateaba una pelota. En las improvisadas canchitas de Zona Norte y Villa Santillán, donde pasó su infancia y adolescencia, aprendió los movimientos, los códigos y los secretos de un deporte que hasta no hace muchos años era relacionado casi exclusivamente con la masculinidad.
Desafió a los prejuicios; aprendió; se destacó; sufrió golpes duros; se levantó; volvió a caerse y a levantarse, una y otra vez… Y creció, como futbolista y como mujer, peleando contra todo y contra todos para dar cada paso, y formando una coraza para poder soportar cada sacudón.
Su pasión por el fútbol estuvo siempre por encima de cualquier mirada ajena. Y desde su lugar, como jugadora, empezó a cambiar la realidad, apoyándose en caños, gambetas, asistencias y muchos goles. El reconocimiento primero fue personal, transformando descalificativos en elogios. Pero faltaba mucho.
Marcela insistió; se preparó; estudió. Y continuó con su legado ya como entrenadora; sin levantar la voz, sin quejas estridentes; trabajando y conquistando lugares que poco a poco fueron ocupando muchas más.
Hoy, con el fútbol femenino profesionalizado en gran parte del mundo, con más de 30 millones de mujeres jugando en todo el planeta, con más de un millón en Argentina y con más de mil disputando un torneo en La Pampa, ella siente que cada patada que dio tuvo sentido.

Orgullosa.
Cada tarde, Marcela Castro pisa el césped sintético de Estadio Municipal para hacer lo que más le gusta. Ya no patea ni corre como en otros tiempos porque los ligamentos de una rodilla le jugaron una mala pasada, pero juega al fútbol a su manera, enseñando a chicas y grandes los laberintos que ella supo descubrir prácticamente de manera autodidacta.
Sus ojos claros brillan de manera especial cada vez que aparece un recuerdo. Con una pelota gastada en la mano y otra no menos raída bajo la suela, Marcela se remonta a sus tiempos de enganche en Millenium, el equipo santarroseño que por los años 2000 dirigía Mari Acevedo -otra pionera- y se destacaba en torneos locales o interprovinciales.
Repasa sus participaciones en la Liga del Sur (con asiento en Bahía Blanca) como «la» jugadora del Club Sportivo de General San Martín, con actuaciones que la llevaron a estar ternada en un par de oportunidades entre las mejores futbolistas del campeonato. Cuenta jugadas, evoca compañeras, se emociona con algunos goles…
Hoy tiene 44 años y su vida pasa por enseñar lo que sabe. En 2006 se recibió como Directora Técnica Nacional de fútbol y nunca dejó de transmitir sus conocimientos. Pasó por diferentes lugares pero su lugar en el mundo es el Estadio Municipal, donde vio cómo la actividad iba creciendo a medida que lo hacía en todo el mundo.
«Cuando era chica nos decían machonas y muchas cosas más. A mí en particular nunca me afectó, pero a otras chicas o a sus familias sí. Fue difícil por momentos, pero siempre me la jugué porque es lo que me gusta. Y hoy, después de haber vivido todo el proceso y ante la realidad que tiene el fútbol femenino actualmente, obviamente que me siento realizada, satisfecha y orgullosa. El esfuerzo de muchas está dando sus frutos», resume.

Como «Maca».
Admiradora de Juan Román Riquelme («ya no hay jugadores como Román», sentencia), Marcela Castro sonríe cuando se la compara con Macarena Sánchez, la jugadora de San Lorenzo de Almagro que peleó durante años por la profesionalización de la actividad.
«¿Si soy la Maca Sánchez pampeana?, puede ser, pero a mi modo», acepta. «Yo siempre tuve mis formas, lo viví y lo sentí a mi manera. Ella hizo lo suyo en su lugar y en su espacio», agrega en referencia a la reconocida militante feminista.
«Yo me considero una luchadora del fútbol y el deporte. Y obviamente apoyo todo lo que tenga que ver con la ampliación de derechos de las mujeres en todo sentido», amplía cuando es consultada si se define como «feminista».
– ¿Disfrutás este momento del fútbol femenino de una manera especial?
– Sí, porque el crecimiento se fue dando lentamente y me siento parte de todo lo que se logró desde mi humilde lugar. Hoy lo estoy disfrutando porque es algo que crece sin parar y le digo a las chicas que lo aprovechen, que no se lo pierdan…
– Ellas, a diferencia de ustedes, lo viven de una manera natural…
Sí, por eso yo a veces en broma les digo ‘qué fácil la tienen ustedes’. Hoy los padres traen a las nenas de 5, 6 o 7 años a los entrenamientos con orgullo, como a cualquier otra actividad, y eso antes no existía. Se logró la igualdad. Entre todas lo logramos…

DT de tiempo completo
Marcela Castro es la responsable de todas las categorías del fútbol femenino que día a día hacen actividad en la escuela del Estadio Municipal. Más de cien jugadoras -desde los 5 años en adelante- entrenan diariamente bajo sus órdenes, entre ellas las que conforman el equipo de mayores que juega en la Liga Provincial que organiza el gobierno pampeano. También es la encargada de hacer el equipo para los Juegos Deportivos Pampeanos y ahora fue designada para armar la selección para los Juegos de la Araucanía.

Se arma la preselección pampeana
La primera convocatoria para armar la preselección de fútbol que representará a La Pampa en los Juegos de la Araucanía 2019 se llevará a cabo hoy en Santa Rosa, en lo que será un hecho sin precedentes porque por primera vez las competencias binacionales contarán con fútbol femenino en su calendario.
La igualdad de género en Araucanía se logró el año pasado y se pondrá en marcha esta temporada con los Juegos que tendrán lugar en nuestra provincia en noviembre. Nunca antes las chicas habían participado en la disciplina fútbol, por lo que La Pampa 2019 será pionera, aunque por tratarse de la primera experiencia será «no competitiva», para sumarse definitivamente a la lucha por los puntos desde 2020.
En ese contexto, y con el objetivo de comenzar a conformar el equipo pampeano, hoy se hará la primera convocatoria abierta para futbolistas de las categorías 2002, 2003 y 2004. La cita es en el predio Ricardo Forestier de Santa Rosa (Robustelli Nº 1.100) a partir de las 11.
Entre las encargadas de evaluar a las chicas estará la directora técnica Marcela Castro, integrante de un cuerpo técnico que también integran Telbi Vera, Melisa Evangelista y Antonella Chico.
«Es un orgullo que nos hayan designado para armar el seleccionado pampeano. Es otro logro importantísimo para el fútbol femenino», remarca Marcela, quien estima que hoy habrá más de 30 jugadoras en Forestier. «Es una experiencia nueva y estamos todas muy felices por tener esta oportunidad», agrega.
Luego de esta primera prueba, que agrupará a futbolistas de la zona centro, seguirán las citaciones en el norte, sur y oeste de la provincia, para que el cuerpo técnico luego pueda conformar el plantel definitivo.