Inicio Deportes Mauri deja el Milan y define su futuro

Mauri deja el Milan y define su futuro

EL PAMPEANO JOSE MAURI SE JUGO UN PICADITO CON EL INTENDENTE ELECTO, LUCIANO DI NAPOLI

José Mauri nunca perdió la humildad. El joven de Realicó, que hace cuatro años juega en el poderoso Milan italiano, mantiene las costumbres de cuando aún no era un futbolista profesional de una de las ligas más competitivas del mundo.
En cada receso europeo visita a familiares y amigos prácticamente sin parar, por lo que sus estadías en La Pampa se convierten en una especie de vida itineraria de pueblo en pueblo, compartiendo recuerdos, asados y, obviamente, picados.
El mediocampista pampeano, que a los 14 años se fue a Italia persiguiendo su sueño de futbolista, regresó hace una semana a Argentina luego de la temporada europea y, mientras define su futuro ya fuera del Rossonero, pasó por Santa Rosa y se jugó un ‘fútbol 5’ con un grupo de amigos y conocidos, entre ellos el futuro intendente de la ciudad, Luciano Di Nápoli.
«Yo con la política nada que ver. Ya es la segunda vez que jugamos (con Di Nápoli), pero de casualidad, porque es amigo de mi primo, al que visito siempre en Santa Rosa», señaló ayer Mauri ya desde Córdoba, otra de sus paradas.
«Siempre trato de visitar a todo el mundo para recuperar al menos algo del tiempo que no pude pasar con ellos desde que me fui a Italia», agregó el joven de 23 años.
– ¿Te hacen sentir como un jugador de elite en cada visita a tus orígenes, o para tus conocidos seguís siendo el mismo Josesito de cuando te fuiste?
– La ventaja que tengo es que siempre me tratan como uno más, tanto en lo positivo pero también en lo negativo. Porque ser jugador de elite te trae más desventajas que ventajas. No quiero entrar en polémicas ni busco ser reconocido, pero a veces siento como que a algunos les molesta que a uno le vaya bien.

El futuro.
Mauri, luego de formarse entre Ferro de Realicó, El Recreo de Santa Rosa y Ferro de Intendente Alvear, decidió cruzar el charco para probar suerte en Italia cuando apenas tenía 14 años. Su destino fue el Parma, club en el que terminó su etapa de juvenil y con el que debutó en Primera División en 2013, con 17 años.
Su gran salto se dio en 2015, cuando el Parma quebró por sus inconvenientes institucionales y económicos, dejando a todos sus jugadores con libertad de acción. El club que sumó al pampeano fue nada menos que el Milan, con el que firmó un contrato por cuatro años que se vence a fines de este mes, por lo que el joven realiquense está por estas horas definiendo su futuro. Aunque sin apuros.
«Por suerte ofertas no faltan, pero queda mucho para el cierre del libro de pases y los libres tenemos todavía un tiempo más. Además, en Italia cambiaron más de diez técnicos y habrá que esperar a que se acomoden un poco las cosas para tomar una decisión», explicó Mauri en diálogo con LA CHUECA.
– En Argentina se habló un par de veces de la posibilidad de que vengas a jugar a algún equipo. ¿Hay alguna chance ahora o tu idea es seguir en Italia?
– Sé que se habló en su momento, pero nunca nadie me llamó oficialmente para venir a Argentina. Y ahora la idea es seguir allá, en los primeros campeonatos de Europa. Pero en el fútbol nunca se sabe lo que puede pasar y por eso no hay que cerrarle la puerta a nada.

Con altibajos.
En la temporada que terminó hace menos de un mes el Milan volvió a pelear por cosas importantes y, aunque no logró clasificar a la próxima Liga de Campeones, con su quinto puesto en la Serie A sí se metió en la Liga de Europa que viene. Además, fue semifinalista de la Copa Italia, en la que cayó ante Lazio, luego campeón.
Sin embargo, al finalizar los torneos se fue el entrenador Gennaro Gattuso y quien pasó a manejar todo como director del club es otra gloria de la institución, el ex defensor Paolo Maldini.
«En lo personal mi año fue de altos y bajos», apuntó Mauri al referirse a la temporada 2018/19, en la que no tuvo la continuidad que en principio pensaba lograr con Gattuso como DT.
«Había empezado bien y hasta el mismo técnico me pidió que me quedara, lo que me había generado más ganas y expectativas», señaló, «pero con el correr del tiempo no tuve muchas posibilidades».
En el mismo sentido, el pampeano recordó que tuvo «algunas diferencias (con el DT) que son normales en un equipo de fútbol», pero que le costaron su lugar en el plantel principal. Pese a ello, terminó jugando algunos partidos en Serie A, aunque sin la regularidad deseada.
«Cuando tenés continuidad tomás más confianza, es más sencillo todo y las sensaciones son mejores. Pero si no se da, uno es profesional y tiene que seguir trabajando para que cuando te toque entrar no se note esa falta de partidos», cerró.

La Selección que no fue
José Mauri, que posee la doble ciudadanía argentina-italiana, fue en su momento convocado para las diferentes selecciones juveniles de la Azzurra, disputando partidos en representativos U16 y U17 de Italia, y también con citaciones para una U21. Sin embargo, como en su momento se barajó la posibilidad de ser convocado para la Selección argentina, decidió decirle que no a nuevas convocatorias del equipo europeo por su ilusión de vestir la Albiceleste. «Estuvo la chance, pero al final no se dio», se lamentó.