Inicio Deportes "Me cuesta irme, pero es lindo dar el salto a Europa"

«Me cuesta irme, pero es lindo dar el salto a Europa»

NICOLAS CAPALDO VIAJO A AUSTRIA PARA FIRMAR CON SALZBURGO

El mediocampista pampeano Nicolás Capaldo dio el soñado salto a Europa. Ayer viajó a Austria para realizar la revisión médica y firmar su contrato con el Red Bull Salzburgo, una institución que jugará la Liga de Campeones y que pagó 5,5 millones de dólares por el pase del santarroseño.
El volante de 22 años tenía una cláusula de rescisión de 17.000.000 de dólares, fijada en 2019 por Boca Juniors, pero la pandemia trastocó los mercados futbolísticos y el Xeneize, que necesitaba ingreso de dinero para realizar incorporaciones, terminó negociando su salida por una cifra menor.
Finalmente, el equipo austríaco, financiado por la compañía de bebidas energéticas que también tiene clubes en Alemania, Brasil y Estados Unidos (posibles futuros destinos para Capaldo), terminará pagando un total de 5,5 millones de la moneda estadounidense por la ficha del pampeano, cuyo 20% -con un tope de un millón de dólares- le corresponde al club Deportivo Mac Allister, donde el futbolista se formó antes de pasar a Boca en 2015.
Ayer, en el Aeropuerto Internacional de Ezeiza, Capaldo fue despedido por familiares y amigos, y antes de subir al avión que lo llevó a Austria tuvo palabras de agradecimiento para los hinchas de Boca y para el club en general, además de asegurar que dio todo por esa camiseta, incluso en una posición que no era la suya.
«Como dije siempre, soy hincha de Boca», aclaró el pampeano para mostrar sus sentimientos con el club que le abrió las puertas del fútbol grande de Argentina, y en el que debutó en 2019 de la mano del entrenados Gustavo Alfaro. «Crecí ahí, debuté ahí, jugué ahí… Me cuesta irme, pero es algo lindo dar el salto a Europa, para crecer como jugador y también económicamente», reflexionó Capaldo.
«Estoy siempre agradecido a la gente y quiero que sepan que yo siempre di lo máximo y que nunca me guardé nada», amplió el mediocampista santarroseño, que en la última temporada jugó mayormente como lateral derecho a pedido del entrenador Miguel Angel Russo.
«Me voy conforme; el equipo me necesitó en una posición que no era la mía y yo trate de ayudar. Traté de dar lo mejor en esa posición nueva, traté de hacerlo de la mejor manera», dijo sobre el hecho de jugar como «4». Y agregó: «Obvio me van a encontrar miles de errores, de cómo era la posición, de cómo debería haber hecho en ciertas jugadas; pero traté de dar lo mejor para el equipo, que en ese momento era que yo juegue ahí».
Finalmente, Capaldo se refirió al apoyo incondicional de los hinchas, que no pudieron estar en la cancha en el último año debido a las restricciones por la pandemia. «Agradecerle a los hinchas porque siempre dieron el apoyo en todo momento. Por culpa del Covid no pudimos disfrutarlos este último tiempo, pero son lo más grande que hay. Boca es hermoso», cerró el pampeano, que firmará un contrato por tres temporadas con el Salzburgo, equipo que deberá informar si le permite sumarse a la Selección Argentina Sub 23 que desde esta semana comenzará a entrenar de cara a los Juegos Olímpicos de Tokio.

Se fue Andrada.
Además de Capaldo, el otro jugador de Boca que ayer dejó la institución fue el arquero Esteban Andrada, quien viajó a México para sumarse al Monterrey a cambio de 5,5 millones de dólares.
En tanto, el delantero colombiano Sebastián Villa y el defensor peruano Carlos Zambrano se sumaron a las tareas de pretemporada que el Xeneize. Russo contó con un plantel de 31 jugadores y aún falta que se sumen los colombianos Edwin Cardona y Frank Fabra, ambos en la Copa América.
Entre las caras nuevas de Boca se alistaron Nicolás Orsini, Norberto Briasco, Esteban Rolón y Marcelo Weigandt.
Ahora, con el dinero ingresado por Capaldo y Andrada, Boca irá a la carga por un centrodelantero de jerarquía y el apuntado es el colombiano Roger Martínez, del América de México, quien le ganaría la pulseada a su coterráneo Miguel Borja, que seguiría en Junior de Barranquilla.