viernes, 18 septiembre 2020
Inicio Deportes "Me propusieron combatir en Madrid"

«Me propusieron combatir en Madrid»

PABLO OJEDA, EL BOXEADOR PAMPEANO QUE NO BAJA LOS BRAZOS

El púgil de Uriburu Pablo Ojeda, que es uno de los pocos boxeadores profesionales con que cuenta La Pampa en la actualidad, sigue a la espera de poder volver a subir al ring no sólo con la ilusión de sumar una victoria, sino para poder ganar dinero.
«Cuando el Gobierno levantó la cuarentena volví a entrenar, primero lo hice en Villa Elisa, con Dante Hirschfeld, después como no pudo seguir con el gimnasio por su trabaje me pasé a El Fortín con Juan Campos, pero resulta que estamos de vuelta aislados y ahora debemos esperar», dijo Ojeda en diálogo con LA CHUECA.
Ojeda, que nació hace 29 años y vive en Santa Rosa para poder entrenar, no combate desde noviembre del año pasado cuando se impuso por puntos ante el bonaerense César Alejandro Pérez, en Uriburu, su localidad natal.
El deportista pampeano, que supo ser campeón Internacional superpluma del Consejo Mundial de Boxeo (CMB), aseguró: «La situación para los boxeadores no es nada fácil, pero no pienso bajar los brazos. Cuando habiliten los entrenamientos regresaré al gimnasio con más ganas».
Sostuvo: «La voy tirando como puedo, por suerte la Municipalidad de Uriburu me da una mano y estoy muy agradecido. Hoy no se puede hacer ningún plan por lo que está ocurriendo con la pandemia del coronavirus».
Ojeda confesó que a comienzos del mes pasado recibió una propuesta para ir a combatir a Madrid, España, a través de una persona que vive en Villa Mercedes, San Luis. «Cuando supe en que condiciones tenía que ir, descarté la pelea porque consideró que en un viaje también tienen que incluir a mis entrenadores, Andrés Puentes y Marcelo Barreiro. Además debe estar al tanto mi promotor, Damián Rosati, que a su vez es el coordinador del club Comunicaciones de Buenos Aires».
Comentó que no es la primera vez que descarta pelear en el exterior. «Si mal no recuerdo, unas 20 veces me propusieron salir a combatir afuera del país, pero siempre me negué. La mayoría de las veces fue porque desconfío, siento que te llevan para perder y ganar poca plata. Siempre te quieren embromar».
Agregó: «Hoy, si me llega una propuesta para ir a combatir afuera y me cierra lo aceptaré. Casualmente es un tema que tuve conversando con mis entrenadores, quienes me dijeron que me tienen en la lista para ir al exterior. Creo que a esta altura de mi carrera me puede servir».

«Con calma».
No combatir no es fácil para ningún boxeador profesional, mucho menos para los que viven del deporte, como es el caso de Ojeda. «Durante todo este tiempo me lo tomé con calma, aceptando que las cosas son así, que existe una pandemia. Hay que tener fortalece para pasar el momento y como vengo diciendo regresar con más fuerzas, más sólido desde lo anímico», indicó.
Enfatizó: «Tener objetivos por delante me permiten mantener el entusiasmo. Para mí es más emocionante sentir que me quedan muchos sueños por cumplir, como por ejemplo poder construir mi casa. Por esa razón espero con ganas poder primero entrenar y en algún momento volver a subir a un ring».