Merino: “Me siento mucho más madura”

La argentina Delfina Merino, flamante mejor jugadora del mundo, elegida por la Federación Internacional de Hockey (FIH) el pasado lunes en Berlín, asumió ayer que será “imposible” alcanzar a su compatriota Luciana Aymar, ocho veces ganadora de ese galardón.
“‘Lucha’ fue una jugadora increíble, una extraterrestre. Para mí es un orgullo que me comparen con ella por todo lo que logró pero tengo claro que alcanzarla es imposible”, dijo en una entrevista con Télam en Rosario, donde se concentra con el seleccionado argentino.
Las Leonas jugaron ya dos amistosos ante Inglaterra en la ciudad santafesina (ganaron los dos encuentros disputados durante el fin de semana pasado), mientras que el viernes y sábado próximo concluirá la serie con otros dos partidos ante el mismo rival.
Merino, de 28 años, explicó que, al margen de las diferentes cualidades técnicas, existe “un límite de edad” porque para igualar el logro de la rosarina “debería jugar al hockey hasta los 40”, algo que consideró “inviable”.
Remera rosa, pantaloncito negro, cabello rubio largo y atado con una colita, la bonaerense Merino mateaba en un salón del Hotel Presidente mientras recordó con humor su charla con Aymar una vez recibido el premio en Alemania.
“Le dije: “vamos 8 a 1, es un afano, pero cuidate…” Fue una broma interna, no me la creo ni un poco”, aclaró el nuevo símbolo de Las Leonas. Delfina se convirtió en la tercera argentina en lograr el máximo premio de la FIH después de Aymar, que lo levantó en 2001, 2004, 2005, 2007, 2008, 2009, 2010 y 2013, y Cecilia Rognoni, quien se lo adjudicó en 2002.
“Este reconocimiento me llegó en un muy buen momento de mi carrera, me siento mucho más madura que cuando empecé a jugar en Las Leonas con 20 años. Hubo un recambio generacional, el plantel hoy es muy distinto y eso es un desafío”, comentó. (Télam)