Messi en su laberinto

OTRA FRUSTRACION MUNDIALISTA

Se fue otra oportunidad. Solo él sabe si habrá otra, porque en Qatar 2022 tendrá 35 años. Lionel Messi quedó retenido en la telaraña de Francia, que le cerró los caminos y lo dejó con la frustración de una nueva chance perdida en el Mundial de Rusia 2018, parado en el medio de la cancha del Arena Kazán negándose a irse.
Sin poder resolver la marca planteada por N’Golo Kante y Blaise Matuidi, Messi no pudo darle continuidad a la ilusión encendida en los hinchas argentinos por su gol ante Nigeria en el partido anterior.
Más allá de su bajo nivel individual, la Pulga fue víctima de un equipo opaco, sin trabajo ni coordinación, que nunca lo ayudó a resaltar sus virtudes en el campo de juego. El único futbolista que asomó por momentos como un posible socio para su juego fue Ever Banega, en el choque ante Nigeria, pero el volante de Sevilla no pudo repetir con Francia y Messi apenas mostró pincelazos de su juego ante los dirigidos por Didier Deschamps.
Lo poco de Leo en la tarde de Kazán se remitió a un pase profundo para Cristian Pavón, una jugada individual que definió con un remate sin fuerza y un pase gol para Sergio Agüero, en el tercer tanto argentino.
Cuando el árbitro iraní Alireza Faghani marcó el final del encuentro, Messi se mostró abatido y Javier Mascherano lo fue a buscar para que lo acompañe junto a sus compañeros a saludar a los miles de argentinos que habían alentado en el estadio. Luego se sacó la cinta de capitán y se fue a los vestuarios. Más tarde, se retiró del Kazán Arena sin realizar declaraciones.
El estado de ánimo del crack del Barcelona fue tema de discusión en los últimas días, incluyendo temas extrafutbolísticos, como la incertidumbre por el estado de su relación con Antonela Roccuzzo. La joven, que no estuvo en Rusia ni el Día del Padre ni cuando Messi cumplió años (el 24 de junio), finalmente llegó junto a sus hijos a última hora del viernes a Kazán y pudo visitar a su esposo en la concentración.
Luego, Roccuzzo y la familia de Messi estuvieron en el Kazan Arena, donde el futbolista no pudo torcer su historia en los Mundiales y volvió a despedirse sin éxito, al igual que en Alemania 2006, Sudáfrica 2010 y Brasil 2014. ¿Estará para Qatar 2022? (NA)