Mucho más que un consuelo

INGLATERRA VS. BELGICA Y KANE VS. LUKAKU EN SAN PETERSBURGO

Bélgica e Inglaterra disputarán hoy en San Petersburgo el partido que ninguno de los cuatro semifinalistas quería jugar, aunque en esta ocasión es algo más que un consuelo para los dos equipos, ya que podrían hacer historia si consiguen el tercer puesto.
Tanto los Diablos Rojos como los Pross quedaron fuera de la final cuando quizás aparecían como los favoritos para disputarla, pero los belgas cayeron por 1-0 ante Francia y los ingleses perdieron en la prórroga 2-1 ante Croacia.

Histórico.
Pese a la decepción por no alcanzar la final, los belgas tienen el aliciente de lograr la mejor clasificación de su historia en un Mundial, mejorando la cuarta plaza de México 1986, en la otra ocasión que los Diablos Rojos lograron acceder a semifinales.
Tras perder contra los Bleus el martes, el seleccionador de Bélgica, el español Roberto Martínez, dio un día de descanso a sus jugadores, que aprovecharon para estar con sus familias y no volvieron a entrenarse hasta el jueves por la tarde.
Si bien la llamada generación dorada del fútbol belga soñaba con el primer título mundial, ahora deberán concentrarse en lograr el último escalón del podio, que les daría moral para próximos torneos.
“En dos años habrá una nueva Eurocopa, en la que los Diablos Rojos estarán aún en forma y espero que todavía hagamos un buen torneo. A partir de septiembre tendremos que pensar en esto”, declaró el arquero Thibaut Courtois. Los belgas, en todo caso, tienen ganas de terminar con una victoria.
“El partido por la tercera plaza no es una pérdida de tiempo. Es un encuentro que queremos jugar”, advirtió el lateral Thomas Meunier, que podría volver al equipo tras perderse la semifinal por acumulación de tarjetas amarillas. “Queremos hacer historia con una tercera plaza”, añadió.

Jóvenes.
Respecto a Inglaterra, su técnico Gareth Southgate formó un plantel muy joven y talentoso para este Mundial, y la selección llegó mucho más lejos de lo que los analistas y la propia afición esperaban.
Así, la decepción por no haber alcanzado la final contrasta con el hecho de que Inglaterra ve con optimismo el futuro de esta selección. “Hemos demostrado que podemos hacerlo bien en los grandes torneos y el objetivo ahora es que no haya que esperar otros 20 años para jugar una gran semifinal”, declaró el capitán Harry Kane en referencia a la Eurocopa 1996, el último gran torneo en el que los Pross llegaron a las últimas instancias.
Es que para los ingleses queda ya muy lejos el título de 1966 y no jugaban una semifinal desde Italia 1990, en un torneo en el que acabaron cuartos, por lo que conseguir ahora un tercer puesto sería todo un logro.
Así, tanto para belgas como para ingleses, que han hecho vibrar a sus aficionados, la victoria sería hoy una linda manera de acabar el torneo.
Los dos equipos ya se vieron en el tercer partido de la primera fase, pero la victoria belga (1-0) no debe servir como gran referencia puesto ambos ya estaban clasificados y jugaron con muchos suplentes.

Duelo de goleadores.
Este partido por la tercera plaza tendrá también el atractivo de ver el duelo a distancia entre el inglés Harry Kane y el belga Romelu Lukaku, los dos jugadores que en principio lucharán por la Bota de Oro del Mundial.
De momento, la ventaja es para el inglés, que encabeza la tabla con 6 goles, sobre los 4 del belga. En esta lucha solo podrían inmiscuirse (al menos respetando la lógica) los franceses Antoine Griezmann y Kylian Mbappé, ambos con tres antes de disputar la gran final del domingo contra Croacia. (NA)