Inicio Deportes Murió "Topo" González, uno de los grandes del fútbol pampeano

Murió «Topo» González, uno de los grandes del fútbol pampeano

José Edgardo «Topo» González, uno de los más grandes futbolistas de la historia de La Pampa, falleció ayer a los 55 años luego de sufrir un paro cardiorrespiratorio. Actualmente trabajaba en la Dirección de Deportes de la provincia y era, junto a su sobrino Gustavo «Luchy» González, entrenador de Costa Brava de General Pico.
Con una extensa trayectoria como jugador, destacándose en cada cancha que pisó, y con un amplio recorrido como director técnico en los últimos años, el Topo era un emblema del fútbol de La Pampa, que reaccionó con mucho pesar y numerosas muestras de dolor ante la noticia de su muerte.
«Se fue un amigo. Falleció José ‘Topo’ González. Te vamos a extrañar muchísimo! Un fuerte abrazo a su gran familia», escribió en su cuenta de Twitter el gobernador de la provincia, Sergio Ziliotto, acompañando la publicación con una foto de González en su reciente paso como DT de Costa, justamente el equipo de los amores del primer mandatario provincial.
Su deceso enluta a una amplia familia que conforman su esposa Teresita Moreno, sus hijos Florencia, Agustina, Milagro, Ignacio y Federico, sus hermanos (muchos de ellos jugadores en sus tiempos) y demás deudos, además de los amigos y a todo el ambiente del fútbol y el deporte pampeano en general.

Un grande.
Elevado al «Olimpo» de los jugadores pampeanos de todos los tiempos, el Topo González fue un mediocampista de un estilo único. Dueño de una pisada notable, tirador de caños de ensueño y de cambios de frente milimétricos, tenía una categoría extraordinaria para defender la pelota y para jugar y hacer jugar a sus compañeros al ritmo que él quería. Al trote, el Topo siempre estaba solo para recibir y devolver de primera, o para guardar el balón con todo su cuerpo hasta que uno de la misma camiseta se desmarque como para convertirse en el destinatario de sus elegantes pases.
Era un crack con todas las letras el Topo. Y al mismo tiempo era bravucón, guapo, protestón y con una personalidad que le permitía afrontar cada desafío sin temores, pero que al mismo tiempo solía jugarle malas pasadas por los excesos.
Los que transitan las canchas pampeanas desde hace varias décadas suelen ubicarlo en el pedestal de los grandes junto a Juan Carlos «Colores» Facio y Félix Omar «El Gato» Villalba, entre otros pocos considerados «genios».

Con Pekerman.
Integrante de una familia futbolera como pocas, José Edgardo González se crió viendo jugar a sus hermanos mayores y se terminó de formar en General Belgrano de Santa Rosa, aunque por razones de estudio su debut en Primera División se dio en Eduardo Castex, vistiendo la camiseta de Racing Club en 1983.
En esos comienzos fue captado por Argentinos Juniors a pedido de José Pekerman, que manejaba las formativas y tenía un vínculo con La Pampa por su paso como jugador por Matienzo de Ingeniero Luiggi. Se sumó al Bicho en 1985 y bajo la tutela de José llegó a jugar hasta la Reserva, pero antes de dar el gran salto decidió volverse porque extrañaba a los suyos y nunca había terminado de adaptarse a la vida en Capital Federal. El propio Pekerman insistió para que regrese al club, pero luego de algunas idas y vueltas el Topo se volvió a La Pampa.
En 1986 mostró su talento, por primera vez de grande en su ciudad, defendiendo los colores de Atlético Santa Rosa, y un año después se fue a Desamparados de San Juan, que era dirigido por Rodolfo Talamonti, justamente ex DT del Albo.
El regreso a su provincia fue para jugar en All Boys de Santa Rosa, club en el que se destacó en diferentes momentos y en el que quizás dejó sus mejores pinceladas, saliendo campeón local en un par de oportunidades y disputando los torneos del Interior.
También jugó en Centenario de Neuquén y tuvo una experiencia internacional en Jorge Wilstermann de Bolivia, aunque la mayor parte de su carrera la hizo en La Pampa. Independiente, Cultural Argentino y Costa Brava de General Pico, Estudiantil de Eduardo Castex (fue campeón del Provincial en 1998), Matienzo de Luiggi, General Belgrano, Sarmiento y Barrio Matadero de Santa Rosa fueron sus otros equipos.
Su retiro, con casi 40 años, se dio con la camiseta de la Unión Deportiva Bernasconi, en la que al mismo tiempo comenzó su carrera como entrenador, logrando el ascenso en 2005 y volviendo en 2018. Luego dirigió a Racing de Castex, a Sarmiento (logró el ascenso 2016 en la Liga Cultural) en un par de oportunidades y actualmente era uno de los entrenadores de Costa Brava -junto a su sobrino Gustavo «Luchy» González- en el Regional Amateur suspendido por la pandemia de coronavirus.
«Desde el Club Atlético Costa Brava expresamos nuestro más sentido pésame ante el fallecimiento de nuestro DT José Edgardo ‘Topo’ González. Extendemos nuestro profundo afecto y deseamos paz a sus familiares», publicó ayer su último club, y en el mismo sentido se expresaron el resto de las instituciones por las que pasó, al igual que ex compañeros y rivales, en todos los casos destacando que el Topo fue uno de los grandes.

Un «pisador» del barrio.

Entre los recuerdos y muestras de dolor que ayer invadieron las redes, el Club All Boys publicó una nota de su ex presidente, Jorge Altolaguirre, en la que califica al Topo González como «el más grande pisador de pelota», un título que muchos le dieron a lo largo de su carrera.
Altolaguirre, además, cuenta que en una ocasión el Topo fue tentado para ir a Uruguay junto a Claudio «Pampa» Biaggio, su compañero en el Auriazul, pero que prefirió quedarse en Santa Rosa. «Cuando Roque Fernández (técnico de All Boys) nos propone llevar a Biaggio a Peñarol (Uruguay), también quiere llevar al Topo a Danubio, pero él decide quedarse acá; le tiraba su barrio, sus hermanos y hermanas…», señala el ex presidente alboyense, y lo compara con otro crack que vistió esos colores, Félix «Gato» Villalba.

El elogio de Pekerman.

«Simplemente con el mejor», posteó el año pasado el Topo González al publicar una foto con José Pekerman, quien lo llevó a Argenitnos Juniors en 1985. «No me puedo olvidar del Topo, yo siempre admiraba su juego y sus condiciones. Las cosas no se dieron para él», recordó Pekerman en una reciente nota radial a 980 Master Deportivo.