Inicio Deportes "Necesitábamos tener este empujón"

“Necesitábamos tener este empujón”

DINO PIERALIGI, TRAS LA VICTORIA QUE CONQUISTO EL PASADO DOMINGO

En una tarde soleada, ante un buen marco de público, el santarroseño Dino Pieraligi, con Chevrolet, se dio el gusto de ganar la final del TC Pista Mouras, por la cuarta fecha del año, en el Autódromo Provincia de La Pampa, cerca de la ciudad de Toay.
Pieraligi, que el 18 de abril cumplirá 22 años, ratificó el domingo lo que había mostrado el sábado cuando dominó en la serie más rápida. En tanto que en la final, el joven piloto se impuso de punta a punta, escoltado por Marcos Castro Serrano (Ford) e Ian Reutemann.
Tras esta competencia, Pieraligi saltó al octavo puesto en el ránking y además se convirtió en el primer santarroseño en lograr la victoria en una categoría nacional en dicho escenario deportivo.
Para los Pieraligi fue un fin de semana lleno de emociones. Al triunfo de Dino hay que sumarle el séptimo puesto que obtuvo su hermano Enzo, también con un Chevrolet, en el TC Mouras, la categoría que encabezó el espectáculo del fin de semana.
Cruzar primero la línea de llegada fue para Dino mucho más que ganar buenos puntos o subir al escalón más alto del podio. Fue demostrar que con trabajo, dedicación y sueños se puede alcanzar la meta. Ni que hablar lo que significó para cara uno de los mecánicos que trabajan en el equipo, Pieraligi Sprint, que comanda su padre, Miguel Pieraligi.
“Para mí es emocionante la victoria. Esto significa alcanzar el sueño de mi padre, que tuvo desde chico. El comenzó con esta pasión y por problemas económicos no pudo seguir. Ahora somos nosotros, con mi hermano Enzo, los que estamos cumpliendo lo que quiso toda su vida”, dijo Dino.
Entre foto y foto, Dino no paró de agradecer los gestos que recibió de cariño. Cada abrazo hacia Dino fue el abrazo a toda la familia que como otras en La Pampa siguen adelante con la fuerza de la pasión por el automovilismo. “Gracias a toda la gente que vino a acompañarnos, que nos brinda cariño. Estoy súper contento, no lo puedo creer”.
-¿Cómo viviste la carrera a través de las vueltas?
-Una vez que pude doblar primero en la primera curva y poder alejarme, me tranquilicé. Recién me puse nervioso en las últimas vueltas, cuando vi que se elevó la temperatura de aceite. En un momento pensé que el motor no aguantaría.
_¿Cuál fue la clave del triunfo?
-Tuve un motor muy, pero muy bueno. El chasis se comportó de diez, de hecho fue lo que me permitió doblar mejor en la primera curva para agarrar el primer puesto.
-¿Con quiénes te comunicabas por la radio?
-Con mi hermano Enzo y Mauro, el ingeniero de pista. Ellos fueron los que me iban marcando algunas cosas.
-¿Cómo fueron los últimos giros?
-Sobre el final, me puse muy nervioso. En la recta miré continuamente los relojes. En una vuelta tuve que levantar al fondo de la recta para que refrigere mejor el motor e ingresar a la curva con menos temperatura.
-Siempre es difícil ganar de local.
-Es muy difícil poder ganar de local, le pasa a muchos pilotos. Esta victoria significa el empujón anímico que necesitábamos. Las fuerzas para salir a buscar sponsors pensando en las competencias que vienen.

El arranque.
Dino explicó que tras no poder correr en la primera fecha por falta de presupuesto, llegó la posibilidad de salir a pista en la carrera siguiente en La Plata, con el motor de Stupiello. “Pude arrancar en la segunda carrera gracias a Stupiello y a mi familia que hizo un gran esfuerzo para conseguir el presupuesto. Y fui segundo. Resultó el primer empujón anímico”.