Inicio Deportes "No pienso bajar los brazos"

«No pienso bajar los brazos»

ALFREDO AGUIRRE, EL MARATONISTA QUE SIGUE MEJORANDO SUS MARCAS

La pandemia del coronavirus afectó a todas las actividades culturales, deportivas y comerciales. En el caso del atletismo, para los maratonistas fue un golpe duro: en lo que va de la pandemia no se hicieron carreras presenciales y por lo tanto no hay premios en efectivo.
«Se me complica poder vivir, necesitaría un trabajo. Hasta el año pasado, participaba en un montón de carreras en diferentes partes del país y con lo que ganaba por los premios cubría los gastos de la casa y la comida. La situación de hoy es totalmente diferente y sólo me las rebuscó con los patrocinadores que siguen apoyándome y con los que me siento eternamente agradecido», dijo Aguirre.
Pese a la dureza que significa no tener un suelo fijo en época de Covid-19, «El Galgo» Aguirre no baja los brazos. Es habitual verlo entrenar por las calles colectoras de la avenida Presidente Perón hacia Toay, con un ritmo envidiable, sin permitirse parar ni un minuto, y mirando de vez en cuando su reloj, su único rival en estos tiempos.
El viernes disputó la carrera individual que propuso la Municipalidad de Toay, a través de la dirección de Deportes. El macachinense radicado en Santa Rosa se impuso con un tiempo de 15 minutos y 19 segundos, logrando su mejor marca personal en dicha distancia.
Pocos días antes, Aguirre también se había lucido en la prueba de 5 kilómetros del Gran Prix, con un registro de 15m35s.
Para el maratonista cada prueba individual que encara lo hace con suma responsabilidad, mostrando la misma vestimenta que utilizaría en carreras normales. «Lograr un buen tiempo es mostrar a los patrocinadores que sigo entrenando duro, que no bajo los brazos».
Además de las dos carreras individuales de 5 kilómetros, Aguirre también disputó 10 kilómetros, distancia que completó con un tiempo de 31m14s, y 21 kilómetros, con 1h12m. «Los buenos resultados que vengo teniendo se debe a que soy prolijo en los entrenamientos. Soy metódico, respeto el trabajo que tengo que hacer todos los días, como si mañana me dijeran que se larga una carrera normal».
Comentó que se siente bien físicamente. «En los últimos años castigué mucho el físico, corría siete maratones por año y después me prendía en muchas carreras. Por la pandemia entreno, me sumo a las competencias individuales pero respetando los descansos».
Con respeto al futuro, confesó que seguirá entrenando con la misma dedicación de siempre, teniendo como meta participar en distintas propuestas virtuales hasta que la actividad pueda regresar a la normalidad. «Sigo ilusionado en hacer una buena maratón, poder completar los 42 kilómetros en 2h20m. A los 39 años no quiero darme por vencido, seguiré luchando como todos lo pueden ver cada vez que salgo a entrenar».