No pudo ante Djokovic

DELPO

No pudo ser. El sueño de volver a levantar el trofeo como nueve años atrás quedó en la nada. Juan Martín Del Potro se quedó vacío, aunque en otro momento, cuando la frustración y el dolor no molesten demasiado, se dará cuenta que no perdió la final del US Open contra cualquiera, sino que lo hizo ante un gran tenista que jugó un enorme partido, el serbio Novak Djokovic.
Del Potro cayó ante Dkojovic por 3-6, 6-7 (4), y 3-6 en un partido que se prolongó durante 3 horas y 15 minutos, y que tuvo un set, el segundo, que duró noventa y cinco minutos.
Por algo que se podría llamar ironía o contra sentido, a pesar de llegar a la final, el año pasado sólo había accedido a semifinales, Del Potro perderá el número tres del Ranking de la ATP, el que, justamente, tendrá como nuevo dueño a Djokovic.
Además de recuperar el número tres del escalafón mundial, Djokovic consiguió su tercer título en el US Open y el número 14 de Grand Slam, alcanzado de esa manera al estadounidense Pete Sampras.
¿Dónde estuvo la clave del partido? ¿En qué momento Djokovic comenzó a adueñarse del desarrollo del match?
Habrá que comenzar a decir que los primeros siete game del partido fueron sumamente parejos. Ambos jugaron con profundidad, impusieron su saque, y no le dejaron margen a su rival para cualquier sorpresa.
Sin embargo en el octavo game se produjo el primer cimbronazo. Del Potro se puso 40-0, y nada hacía prever lo que sucedería, porque a partir de ese instante su servicio perdió efectividad, y “Nole” dio vuelta la historia con un quiebre.
El serbio se puso 5-3, mantuvo su saque en el game siguiente y ganó el set 6-3.
Del Potro sintió esa sorpresa y estuvo a punto de perder su saque en el arranque del segundo set, pero logró recuperarse de dos break-point, y se puso 1-0. Sin embargo no pudo zafar del problema en el tercer game, cuando Djokovic finalmente volvió a quebrarle el servicio.
Parecía un final anticipado. “Nole” dominaba el juego. Con sus precisos golpes le impedía a Del Potro meterse en partido, y cuando el tandilense lograba imponer la potencia de su derecha, defendía de una manera impresionante.
Estaba todo para Djokovic, cuando el serbio, por primera vez en el partido, tuvo problemas con su servicio, y en su tercera oportunidad de quiebre, Del Potro se lo robó, y se puso 3-3.
A partir de ese momento Del Potro vivió su mejor momento en el partido, porque de incomodado pasó a incomodar a Djokovic, quien no sólo comenzó a perder la precisión en sus golpes, sino también a cometer errores no cometidos antes.
Pero a Del Potro ese buen momento no le alcanzó para conseguir un nuevo quiebre. Tuvo la ocasión en el octavo game, cuando dispuso de tres ocasiones, pero Djokovic se defendió como si en eso le fuera la vida, y después de 19 minutos mantuvo su servicio.
La definición fue al tie-break, y allí el serbio recuperó todo el esplendor de su juego. Se quedó con la definición, y el segundo set.
Nadie en la era moderna logró revertir un 0-2 en una final de US Open, y esta no sería la ocasión para verla. Del Potro sintió el esfuerzo físico y el impacto emocional. Pero el tandilense tuvo un último momento para entregar y ese llegó en el quinto game cuando volvió a quedarse con el servicio de su rival.
Fue lo último de “Delpo”, porque Djkovic recuperó el quiebre en el octavo game, y cerró, como sucediera en el primer set, el partido con su saque.
Del Potro hizo un gran torneo, pero en la final se topó con un tenista que se reencontró con su juego, y demostró que es uno de los mejores de la historia.

“El cariño de la gente vale una copa”.
Pese a haber perdido la final del Abierto de los Estados Unidos ante el serbio Novak Djokovic, el tandilense Juan Martín Del Potro fue reconocido por el público en el mítico estadio Arthur Ashe y le regaló unas sentidas palabras.
“Nunca me di por vencido. Luché contra mis lesiones. Y tras nueve años poder estar acá de nuevo es algo incomparable. A veces uno puede perder un torneo pero llevarme el cariño de toda la gente vale igual que una copa”, expresó Del Potro en la ceremonia de premiación.
Del Potro ganó este torneo en 2009 y buscaba volver a coronarse en el último Grand Slam de la temporada. Después de tener un gran recorrido para llegar a la final, Djokovic estuvo
inspirado en el partido decisivo y lo batió en sets corridos por 6–3, 7–6 (4) y 6–3.
Con este resultado, Del Potro caerá al cuarto puesto del ranking mundial de la ATP y Djokovic ascenderá desde hoy al número tres.
Delpo presentó batalla y, aunque se quedó a las puertas, dejó claro de nuevo que sus problemas en las muñecas son historia y que está listo para optar a todos los títulos tras ganar en marzo en Indian Wells su primer Masters 1000. (IAM Noticias)