Inicio Deportes "No quedé conforme con los promotores"

«No quedé conforme con los promotores»

ENRICO CESCHAN, TRAS VOLVER DE MEXICO

El púgil catrilense Enrico Ceschan estuvo radicado durante un tiempo en México, en donde pensaba realizar las últimas peleas como amateur para luego ingresar al profesionalismo. En ese país, el boxeador se encontró con un panorama distinto al que le habían pintado, y decidió regresar a Catriló para continuar con su carrera deportiva.
En este momento se encuentra entrenando en su casa, mientras que se recupera de las heridas que le quedaron en una de sus piernas por la mordida de un perro, que sucedió el pasado sábado.
«En México no me sentí cómodo. Cuando llegué, unos promotores me ofrecieron algo que no era la pautado, entonces me di cuenta que querían sacarme ventaja. De mis peleas se quedaban con un porcentaje mayor al que habíamos hablado, y no me parecía justo. Por eso decidí regresar a la Argentina», contó Ceschan en diálogo con LA CHUECA.
El joven boxeador comentó que asistió dos semanas en uno de los gimnasios del famoso entrenador mexicano Ignacio Beristáin, miembro del Salón de la Fama del Boxeo Mundial y hacedor de campeones, entre los que se destacan nada menos que Juan Manuel Márquez, que entre sus triunfos más destacados sobresale el nocaut que le propinó al filipino Manny «Pac-Man» Pacquiao.
«Conocí a Beristáin, conversé en su oficina y me pareció una persona genial, que trata a todos de la misma manera. Fui dos semanas al gimnasio Romanza, en DF, donde yo vivía», dijo Ceschan, al tiempo que explicó que a la hora de guantear con mexicanos pudo comprobar que son boxeadores que tiran muchos golpes por asalto, y que todos van al choque, a la pelea franca.
«Pese a que no resultó, no estoy arrepentido de haber viajado a México. Es una pena que las cosas no me salieron como lo había pensado», indicó Ceschan.
Ceschan comentó que por el momento entrena en su casa, y que cuando termine la cuarentena con el coronavirus tiene pensado entrenar con el ex boxeador y ahora entrenador Dante Hirschfeld, en el gimnasio que tiene en Santa Rosa. «Tengo pensado viajar a entrenar varias veces a la semana, y ponerme de la mejor forma para cuando aparezca una pelea».
El púgil de Catriló explicó que ya envió todos los papeles a la Federación Argentina de Box (FAB) para convertirse en boxeador profesional. «En los próximos meses quieren debutar en el profesionalismo. Me gustaría combatir una vez por mes, espero poder hacerlo».