Nueve minutos de furia

LIGA PAMPEANA: RACING LO DIO VUELTA Y VENCIO A FERRO DE PICO

Racing Club perdía 3 a 0 frente a Ferro Carril Oeste de General Pico y en nueve minutos dio vuelta el resultado y ganó heroicamente 4 a 3 en el estadio La Fortaleza Alba de Eduardo Castex, por la segunda fecha del Torneo Clausura de la Liga Pampeana de fútbol.
Los goles y los últimos minutos del complemento salvaron el espectáculo. Porque el partido comenzó con un bajo nivel futbolístico. Racing jugó el primer tiempo como lo hizo a lo largo de todo el torneo: tiene la pelota, dominio territorial y no patea al arco. Ferro en cambio llegó dos veces y marcó. A los 7 minutos ya se puso en ventaja por intermedio de un tiro bajo de media distancia, desde aproximadamente 25 metros, de Ezequiel Riera que se metió en el palo izquierdo de Correa.
Y después a los 38 minutos una falla defensiva local le permitió recuperar el balón a Nicolás Hernández que sacó una habilitación impecable para Brian Calabrese, y el delantero definió al palo más lejano del arquero albo. Y en el primer acto no pasó nada más.

Remontada.
El complemento comenzó con un equipo local más inquieto y con mayor actitud para tratar de revertir un resultado que ya parecía prácticamente definido. Y encima Ferro Carril Oeste a los 10 minutos estableció el 3 a 0. Nuevamente un centro milimétrico cruzado de Hernández para el ingreso de Esteban Camerlinck que bajó el balón para el ingreso de Valsichik, y el centrodelantero literalmente “se chocó” el balón para que ingrese dentro del arco racinguista.
Ni el más optimista de los simpatizantes albos pensó que el partido lo podían dar vuelta. Aunque Racing Club no se entregó. De guapo fue a buscar el arco de enfrente, porque futbolísticamente mostraba falencias en todas las líneas. Y en nueve minutos fue un torbellino de golazos. Porque todas las conquistas fueron de una factura excepcional.
A los 21 minutos Astudillo habilitó a Alan Caser, que picó por la izquierda y definió cruzado para batir al arquero piquense, y lograr el primer descuento.
A los 24 minutos un desborde de Brian Caser para llegar hasta la línea de fondo, ejecutar un centro atrás y Diego Moyano conectó un tremendo zapatazo que pegó en la parte interior del travesaño y se metió en el arco de Pontet.
Ya era distinto el ánimo y los albos se animaban a buscar el empate. Y llegó a los 27 minutos. Quizás la conquista más linda para los espectadores. La perdió Bellendier en la salida, la recibió Brian Caser y de media vuelta la metió en el ángulo superior derecho de Pontet, que no pudo hacer nada para evitar la caída de su valla. Fue inatajable.
Y finalmente a los 30 minutos llegó la hazaña. Ahora la perdió el experimentado Hernández en su campo, Alan Caser la jugó rápidamente para el pique de su hermano por la izquierda, Brian le ganó -como toda la tarde a su marcador- y cuando salió Pontet se la “picó” para que el balón pase por la humanidad del numero “1” y se meta mansamente en el arco piquense. Era 4 a 3. Y nadie lo podía creer.
El pitazo final desató un festejo alocado para un plantel que viene con altibajos, que carece de confianza para convertir y ayer logró un heroico triunfo en su cancha. Y tendrá que seguir sumando si tiene aspiraciones de luchar por una plaza para el Torneo Provincial 2017.

Compartir